Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Mayo de 2020.

Primero de Mayo: Mi cuadra entre banderas

20200501170201-sin-titulo-1.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay       Fotos: De la autora

Las Tunas.- Por primera vez en días mi barrio tiene música, esa que salta de balcón a balcón y te contagia. También las banderas ondean entre ese himno de estos tiempos: “Resistiré”. Es Primero de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores, y el corazón proletario marca la diferencia. ¡Estamos en la batalla, la eterna batalla por la vida! ¡Y hay que cumplir las misiones desde casa, con la misma esperanza que hoy en los hospitales la medicina se pone zapatos altos!

Aplausos ininterrumpidos rompieron el silencio de la mañana de este viernes. Algunos de voz potente contagiaron con sus “Vivas” a una cuadra que, entre viviendas y edificios multifamiliares cobija a más de mil familias tuneras. Liam Rafael Mancebo no se conformó con acompañarnos a las nueve de la noche, y cantó el Himno Nacional que sabe de memoria, a pesar de sus escasos tres años. Tras él, se sumaron los más cercanos a su portal, adornado con la bandera del 26 de Julio.

Fiesta de confianza y esperanza. Gesto agradecido a estos meses donde los esfuerzos son desmedidos desde la máxima dirección del país, los Consejos de Defensa, los gobernadores provinciales y municipales, organismos estatales, instituciones… y fundamentalmente cada uno de los miembros de Salud Pública que ya perdieron el sentido de los días y las noches.

Garantía que significa que lo poco se reparta entre muchos, y se cumplan las medidas sanitarias al precio justo: los agentes del MININT tampoco duermen. En estos tiempos de pandemia son miles de obreros quienes hacen de sus desvelos el abrazo profundo de la Patria. Por eso cuando escribo estas líneas hago un alto. Salgo al balcón y miro. Mi cuadra entre banderas es la luz que nos alcanza en los oscuros meses de aislamiento.

Hay razones para esta música que “Resiste” por el barrio y esa apasionada ovación de puerta en puerta… ¡Viva el Primero de Mayo!, una frase que ya tiene más tinta roja para escribir sus memorias en Las Tunas y en Cuba.  

 

 

Etiquetas: , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Las horas del alma en el “Gustavo Aldereguía”

20200505035212-sin-titulo-1.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay           Fotos: Cortesía de la entrevistada

Las Tunas.- No la conocí con el uniforme verde y el nasobuco, a pesar de sentirla muy cercana desde sus andares como enfermera de mi consultorio. Solo la mirada profunda que reestrenaba, de puerta en puerta, durante las campañas de vacunación contra la poliomielitis o en las visitas de seguimiento a pacientes y embarazadas permitió que la identificara. Al regresar de la misión en Venezuela fue a trabajar al policlínico Gustavo Aldereguía. Hace mucho no la veía y noté sus ojos diferentes. Estaban mucho más desvelados y pasionales que de costumbre. Luego supe el porqué.

Acordamos hablar por el chat. Carmen Delgado Acosta no tenía tiempo para más. Ella forma parte del gran equipo que en ese centro asistencial del reparto Santos, en esta ciudad, integra la barrera humana contra el Covid -19. Trabajan 24 horas y desde el Cuerpo de Guardia de aislamiento, en fortaleza con el grupo de respuesta rápida, desborda en retos que pueden complicarse de un momento a otro. Hay mucha tensión en la aparente calma que diluye los minutos. No hay lugar para encuentros de viejas amigas. Solo caben el compromiso profundo por la profesión y la vigilia.

El “Aldereguía” – como le llama el pueblo comúnmente – es una suerte de hospital para los más de 15 mil habitantes que residen en los repartos Santos y Buena Vista, las zonas urbanas más pobladas de la parte Este de esta capital. Allí, tradicionalmente, buscan el socorro a sus dolencias por la integralidad de los servicios y la cercanía comunitaria, además de la calidad humana y la preparación de sus trabajadores, quienes en estos tiempos de pandemia lo convierten en su “casa verde”.

“Nuestro objetivo es atender en el cuerpo de guardia – cuenta Carmen - a quienes llegan con síntomas respiratorios o los casos sospechosos de coronavirus. Aplicamos los protocolos establecidos. Somos un equipo bien unido, la doctora Anitza Vázquez, yo como enfermera y Reyna Caballero, que es la auxiliar de limpieza y trabaja a la par y todas corremos el mismo riesgo, pero nos entregamos con igual amor a nuestra misión.

“Es muy intenso todo, pues el proceso comienza aquí y hay que hacerlo rápido y con mucha profesionalidad. Al menor signo de algo sospechoso, aislamos al paciente, y los viajeros interprovinciales se llevan a los centros habilitados para su control y observación. Desde aquí sabemos que de nosotras depende mucho que la vida de los tuneros no se comprometa y no exista contaminación local”.

En sus palabras mediante el video llamada está la misma perseverancia y altruismo que la llevaron a destacar en su misión internacionalista. Reencontré a la  enfermera que no descansaba desde que entraba al consultorio y jamás subestimó la labor de sus colegas.

“Bueno, también es meritorio el trabajo del Equipo de respuesta rápida. Esto no es solo mi labor, sino la de muchos. Es fuerte porque somos humanos, sabemos que la familia está inquieta por nosotros, que los que atraviesan por estos riesgos están desesperados. Por eso detrás de estos trajes hay muchos sentimientos y responsabilidad.

“Te puedo hablar de las tres jefas del Grupo Básico de trabajo, las doctoras Lisandra Guerrero, Iliana Luis y Yulit Basalo. Las supervisoras, Gelsy Cordero, Yanelis López y Yoandra Leyva. O de los licenciados en Higiene Yaneisy Santiesteban, Ailen Villagómez y Daili Fernández. Es un equipo grande, unido y muy entregado. No nos importan las horas. Est

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Mi Juan entre los colores de sus 71 años

20200506052402-94352631-231428457956615-5521424816877338624-n.jpg

El reloj es el reloj y el tiempo es el tiempo, aunque creamos que esté atrapado ahí, en esas manillas que caminan en silencio o, quizás, en el mecánico sonido… tic/tac tic/tac…

No sé… Sí sé que me hizo creer en el amor, que poco a poco, con besos, tolerancia, alegrías, abrazos, incomprensiones, retos, promesas, sustillos y el día a día de esperar, soñar, confiar, desconfiar y volver a apostar por los impulsos del alma, echamos a andar…

En la rudeza de sus manos y la fuerza de sus hombros desdibujé a la chiquilla asustadiza, aferrada a esos latidos del pecho que me hacían el camino. Me arrancó poemas de cualquier tipo… me pintó arco iris y apostamos… Hoy este hombre de mis mil demonios, los rosas, los negros, los blancos, los multiperlados, cumple 71 años y doy gracias a Dios por ponerlo una tarde del verano de 1984 frente a mí.

Por mi Pochy, mi Juan Díaz (el segundo nombre, Benito, no me gusta) tuve el sueño confundido del ¿me caso o no me casó?, ¡y me casé!… Y heme aquí mirando las estrellas y pidiendo que estos 36 años de matrimonio se multipliquen y podamos estar infinitamente entre los cascabeles de esa cualquier cantidad de dicha que es nuestro hijo LLoa y nuestra nieta Sheila.

Heme aquí, hombre, haciéndote otra pública declaración de amor… perdida en tus canas y aferrada a seguirte por esas divinas nubes donde llegamos, para bien de los dos, saltando desde aquel muelle de cayo Carena, la afrodisiaca islita de la bahía de Cienfuegos…  donde mi miedo a los cangrejos lo aplastaste con el fuego de tus besos y mi encantamiento total. Felicidades mi amor, que sigas con esa salud de hierro que tienes y nunca, carajo, dejes de ser mi pesado Titán.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Apuntes para Hiroshi… mi nieto del corazón

20200509183152-93615244-126691742297216-6127340824263917568-n.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay         Foto: Cortesía familiar

¡Voy a tener un hermanito! Y en la cara de mi nieta Sheila estaba cuajada la alegría de ese momento único donde la familia – la de todos, claro está – redondea la vida y se transforma desde el corazón y la añoranza. Simula que fue ayer, pero hace ya un año que el pequeño Hiroshi nos regala esa pueril inocencia que en él, risueño por naturaleza, se nos antoja el mejor de los caramelos o el trino de los canarios.

Cumplió su primer añito en medio de un virus que es una suerte de tornado diabólico estremecedor en el mundo entero de los íconos de cualquier ventura. Pero no. Con la debida protección, con los imprescindibles, y los que fuimos dentro de esos bolsos cargados de ternura para el retoñín de los Giro Jorge, tuvo un día feliz el varón primogénito de su papá hipnotizado de tanto gozo, junto a su orgullosa y “pulpo mamá” , empinada en la mejor de las enseñanzas que ha tenido.

Nuestro muñeco y nieto por bendecida adopción (sin que sus chochos abuelos paternos Sorby y Pachi se les suban los humos) tuvo un día feliz y recibió todo eso que inspira a la familia que lo ama. Miren su carita no más. Le debía estas líneas…

Dios te guarde mi niño…quise tener tu recuerdo en mi face… ya ahorita eres un campeón en las redes sociales (genes, mi amor, genes). Te queremos de verdad. Y ya correrás escaleras abajo, apagarás muchas velitas y lo mejor, seguirás más lindo y saludable. Un abrazote de oso de tu abuela seducida y todos los amores que tienes acá en nuestros corazones. ¡A caminar más de prisa y volver loca a mamá!, bastante que me volvió a mí, pero no le digas nada, es nuestro compinche secreto… Te quiero lindo. Dios te bendiga. Hoy exactamente tienes un añito y 24 días.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Con tus ojos en los míos canta el mundo, Mamá.

20200510041911-fc0e663aac9e487e46768c177ab64a18.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay       

Las Tunas.- Es mayo, justo su segundo domingo, hermoso en lo eterno por ser el Día de las Madres en una buena parte del mundo. ¿Mundo? Sí, está ahí sacudido por un virus que se pinta de corona y no sé si es el rey o la reina de la analogía. O si llegó para dar lecciones y es como un aula, los aventajados aprenden pronto… los otros, un poco después o nunca. Y entonces llega la fecha del tesoro mayor de todos, mamá. Y es difícil no concebirlo como siempre, con besos, regalos, cake, abrazos, encuentros...

O sin flores nuevas en los cementerios. O sin los paseos con los nietos. En fin, la realidad se impone a la costumbre, pero está lo más cierto todavía. Ella, la de los más cálidos cariños y la incansable guerrera del hogar y la sociedad, está ahí, ahora más cerca que nunca, quizás porque la pandemia nos ha puesto la precisa necesaria: quedarse en casa.

Esa dicha hay que multiplicarla. Es un privilegio enorme, porque muchas estarán en la exhausta y amorosa vigilia de cuidar a los enfermos del Covid – 19. O en los laboratorios, unidades militares, centros de elaboración de alimentos, misiones internacionalistas, puntos de control, aeropuertos, aduanas, campos cañeros y agrícolas, mercados, preservando el orden público… en cualquier sitio donde el momento exige… ¡y en cualquier sitio hay una mujer… madre desvelada, guapa, decidida, con el corazón apretado de añorar…!

Mayo es el camino para acercarnos más…justamente cuando el amor tiene dimensiones infinitas y un gesto puede ser el ombligo del planeta, la caricia perfecta, el respeto mayor… Mamá y nosotros en ese palacio que fundó con sacrificio, sostenido muchas veces con las lágrimas y las alegrías que solo reserva para sí, con el coraje cotidiano de cumplir dobles jornadas, tutelar, suplantar roles, caer y levantarse… Empero, siempre dadora de la devoción perfecta, esencial en ternura, titánica por sus hijos.

Día de las Madres y las palabras no alcanzan para expresar alturas y sentimientos, aun cuando la vida nos la devuelva en una estrella o el dolor interminable de la ausencia. Es mamá. Y por ella, ante esta sacudida inevitable del domingo de mayo infectado por un virus letalmente universal, amémosla…

Lo esencial es invisible a los ojos, se ve con el corazón… Entonces, pongamos en sus manos las flores del alma, la luz de la esperanza, el elixir de cuanto hermoso conocemos en afectos y consideración humanos. No importa la edad ni los oficios, es la confianza nuestra, el sendero recto,  la vida en sí…

Un buen pensamiento, una mirada, una voz… un simple gesto lo dicen todo. Todo depende del pecho donde broten…  No hacen falta orgías ni cumplidos. Mamá merece ese divino abrazo que nos salva y ese todo de todo que nos brinda. Con tus ojos en los míos canta el mundo. En tu divino pacto no existe la maléfica tristeza de este virus. Es tu día y hasta el dolor dibuja una sonrisa. Es tu magia, mamá, en esa dimensión puntual de la confianza. ¡Te amamos! ¡Felicidades Madre!

Etiquetas: , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Criterio: Percepción de riesgo: ¿Espada o campana?

20200514151949-95643878-3166475020063850-5278950694424936448-n.jpg

En uno de los bulevares de la ciudad, con sus diferencias geográficas y urbanísticas, no hay diferencias ante la despreocupación que muestran las personas.

 

Por Graciela Guerrero Garay         Foto: Reynaldo López Peña

Las Tunas.- Somos confiados por naturaleza, quizás tenga que ver con ese espíritu bonachón y familiar destacable en los cubanos y, en determinados momentos, simulador de cierto “aire” de autosuficiencia que provoca en algunos la falsa creencia de que “no les entran ni las balas”. ¡Y con una pandemia invisible y mortal mucha gente en la calle es una bomba de tiempo!

Este martes fui al policlínico Gustavo Aldereguía Lima para actualizar el tarjetón de los medicamentos y ratifiqué lo que ya, en varias ocasiones, es denuncia gráfica en las fotos de nuestro fotorreportero Reynaldo López Peña. O lo insinuaba el tráfico de carros y bicicletas por mi avenida, sin contar los reportajes televisivos de otras provincias.  El asunto no es salir de casa (porque hay gestiones impostergables). Se trata de respetar el distanciamiento social, fundamentalmente, al salir de casa.

Tanteé algunas personas de las colas, adultas todas, y alegaron no querer saber del virus, en una evasión que ni me atrevo a catalogar. Entonces me golpean en la mente las palabras exactas del doctor Francisco Durán, director nacional de Epidemiología del Minsap en Cuba, citadas en el portal Cubadebate: “Si prosiguen las indisciplinas sociales y empiezan a producirse eventos de transmisión, la situación favorable actual puede cambiar”.

Siento que esa confianza trasgrede la percepción de riesgo en los tuneros. Para suerte nuestra estamos entre los territorios de más baja tasa de incidencia. ¿Será así de continuar irrespetando la Ley y las normas sanitarias? ¿Quién no sabe que el nasobuco es apenas un detalle entre los tantos a tener en cuenta ante el coronavirus? No tenemos casos positivos en las últimas semanas, ¿y qué garantiza esta tranquilidad si no tomamos las precauciones al pie de la letra?

El anuncio de que se realizarán pruebas en las comunidades para detectar posibles contagios dice de alguna manera que, para las autoridades sanitarias, hay inquietudes más profundas de las que pueden sugerir los partes diarios. Y si cabe mirar en la dialéctica y la lógica, este lunes se reportaron 17 nuevos casos, de los cuales 15 (el 82,2 por ciento) fueron asintomáticos y tuvieron como fuente de contaminación, excepto uno,  personas enfermas.

No se trata de levantar falsas alarmas, pero crece y es real la cifra de cubanos sin señal alguna de tener el virus. No hay momento en que el doctor Durán lo reitere.

Este martes, en la esperada conferencia de Durán, se registraron 21 nuevos casos de coronavirus, de los cuales el 80,9 por ciento fueron asintomáticos. Las Tunas vuelve a salir invicta, enhorabuena. Empero, ¿significa eso que no existan enfermos sin síntomas? Indiscutiblemente no. El panorama que viví esta mañana por los alrededores de las áreas comerciales (léase bodegas, cafeterías, tiendas shopping y mercados) es inquietante.

En la popular poliservicio Dos Palmas la cola mantenía las distancias. Sin embargo, en “El Éxito” (de la cadena Caribe) no era así. Casi un centenar de personas esperaba para comprar el pollo regulado y, en la acera, buscando la sombra, lo hacían uno al lado del otro. El uso del nasobuco estaba a la orden. Todos lo traían.

En las áreas de los mercados &ldq

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , ,


Sombrillas y nasobucos… ¿o también viceversa?

20200522191202-96234594-3166475983397087-129952507647492096-n.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay        Foto: Reynaldo López Peña

Las Tunas.- Martha se ahoga con el nasobuco pero, aun así, decide llevarlo hasta dentro de la casa. Es asmática y evita a toda costa el menor síntoma catarral. Comenta alegre sus esperanzas de que siga todo favorable, pues no quiere renunciar a su “semanita en la playa con los nietos”. Su optimismo es contagiante.

Es una añoranza colectiva, dentro y fuera de Cuba. Sin embargo, otra vecina hace notar el detalle que, a las puertas del verano y los intensos soles que bañan estas tierras, se hacen tan imprescindibles las sombrillas como las mascarillas protectoras contra el mortal Covid – 19. Oiga – le dice – aunque las salidas de casa sean precisas y rápidas, hay que protegerse del sol. Esto da cáncer de piel.

Martha guarda silencio y asienta con la cabeza. Y recordó… Era una mujer joven, creo no llegaba a los 50 años, pero tenía cáncer de piel. Yo iba a la consulta de las células madres y ella a Oncología. Era triste verla, siempre estaba deprimida y apenas se le veían los ojos detrás de las gafas. Tienes razón, no hay porque exponerse al sol si una puede disfrazarse, puntualizó.

Ahora todas las tensiones están centradas en cómo prevenir y evitar al contagioso y letal coronavirus. Sin embargo, la pandemia cohabita con otras enfermedades de alto riesgo y no hay porqué descuidarse. Usar gorras, pamelas, sombreros, pullover con capuchas, entre otros atuendos que protejan el rostro y el cuerpo son vitales también para mantener una salud idónea.

Una información de la colega Misleydis González Ávila, publicada en febrero en el periódico 26 Digital, indica que ese tipo de cáncer es el de mayor incidencia en la población tunera, donde más de cinco mil personas tienen algún tumor maligno y es la causa de muerte de unos mil 300 cada año.

En ese y otros despachos noticiosos, los especialistas indican que protegerse del llamado astro rey es la mejor manera de prevenir las lesiones cutáneas, agudizadas también por el estrés, ingerir inadecuados niveles de agua, no mantener una dieta balanceada y usar sustancias químicas.

Ante la negativa incidencia del Covid- 19 en los hábitos cotidianos y las limitaciones objetivas de alimentos para mantener las dietas o comer de manera balanceada, así como la utilización de desinfectantes que irritan la piel e influyen en estas dolencias de manera nociva, se impone cuidarse con mayor responsabilidad de estos fuertes calores e intensos rayos solares.   

En pocas palabras, al decir de Martha, “a disfrazarse, llevar un pomo de agua a las colas y pensar que sí, que la vecina tiene razón, las sombrillas son tan importantes ahora como el nasobuco”. Desde mi balcón, con el sol quemante de las tres de la tarde, veo pasar a muchos sin protección alguna y la mayoría es joven. Otra vez la pobre percepción de riesgo gana la partida. También el cáncer de piel puede ser letal.

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

El blanco riachuelo de la familia La O

20200526155107-foto-1.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay         Fotos: Cortesía Familiar

Las Tunas.- Las mujeres de la familia La O Zayas parecen traer en sangre la voluntad de curar y destilar humanismo por los poros. Es una historia que quizás de alguna manera misteriosa empezó allá, en los montes perdidos de un pueblito llamado Mateo Sánchez, perteneciente al municipio Mayarí, de la provincia de Holguín.

Por los rumbos que coge la vida, Las Tunas se convirtió en el crisol de sus amores y acá sembraron las semillas de un apellido que, entre el golpe del pilón y el fogón de leña, conquistó respeto. Antes, dejaron profundas huellas en su pueblo natal y el hospital “Mártires de Mayarí”. Entre estos “mundos” perduran las huellas y los coterráneos sienten hoy  esos riachuelos blancos que llevan con altruismo, vinculados a una de las profesiones dadoras de vida y bienestar social: la Salud Pública Cubana.

RAÍCES DE LA MEMORIA

Evangelina Zayas traía sangre africana y de mambí. La humildad y el coraje le multiplicaron panes y peces para criar a sus hijos, cinco hembras y dos varones. La oscuridad del monte no le aplacó los ánimos y se vio de comadrona por aquellos caminos. De la sabia de servir y crecerse bajo el sol y los entuertos bebieron, sin dudas, sus “vejigos”.

Para el viejo Fermín La O los días y semanas tenían el color del tiempo. Si llovía, había cosecha, comida y paz. En sequía y tiempo malo, desvelos y temores. Así, brincando piedras y descalzos, la prole rompió la ignorancia en una escuelita cercana. La vida viró la hoja.  “Mateo Sánchez” quedó atrás.

Las muchachitas y uno de los varones salieron a buscar la luz que trajo el año 1959. La alborada de Enero no podían perderla. Esos negros soñaban alto para seguir en aquella pequeña finca de grises y pobrezas. Se apretaron los cordones y buscaron sus mañanas.

DE TODAS, UN POCO

Ser enfermeras era una hermosa elección que tenían delante de los ojos.  Había que terminar los estudios y preparar el camino del futuro. María Antonia quería estudiar. Terminó la secundaria en 1966 y pasó el curso de emergente. Con 18 años entró vestida del uniforme de sueños en el hospital rural de Arroyo Seco, de Pinares de Mayarí. Estudiando y trabajando ganó el grado 12. Y en el “Mártires de Mayarí” escaló su próxima meta: hacerse enfermera Obstetra en el hospital de Holguín. Nunca imaginó que este sería el puente que la traería definitivamente a Las Tunas.

El déficit de esta especialidad la ubicó, en la década del 70, en el hospitalito rural de Bartle, donde se jubiló luego de 44 años de trabajo. Cumplió misión en Duaca, Venezuela,  en el estado de Lara, en el 2007, y es hoy una abuela feliz y  madre de muchos hijos allí, donde jamás renuncia a ser enfermera y nadie olvida que dieron el primer grito en sus manos.

Juanita, la mayor, se inclinó por ser asistente de Estomatología, pero terminó como Auxiliar General del centro hospitalario del municipio. Tiene dos nietas médicos. Martha atrapó las raíces de llevar la cofia hasta “que las fuerzas les den”. A su tiempo, se llegó al hospital “Lenin” y tejió su meta. El “Guevara” sabe sus pasos de memoria y su amor por la enfermería.

No hace mucho regresó de los cerros y alumbró “B

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

A mi padre en el Día de la Fiesta del Pentecostés

20200531190016-31.jpg

Por Graciela Guerrero Garay         Foto: Familia

El 31 de mayo del 2003 fue un día que me enseñó el auténtico significado de ese atolondramiento profundo que causan los imprevistos. Era domingo, como hoy. Yo lavaba como siempre en mi balcón, cuando vi llegar la guagüita del SEPSA donde trabajaba mi cuñada. Nunca pude imaginar que esa primera alegría de verlos se trastocara, en las mínimas fracciones del segundo en que caían sus palabras, en la más triste y desconcertante noticia de mi vida. En la primera herida abierta para siempre, con esa hondura del sentimiento que te deja un eterno vacío de soledad, añoranza y certeza de que hay lazos que jamás se rompen.

Hace 17 años. Pero no es hoy porque es hoy, ni porque sea el aniversario de la muerte de mi padre. Es ese cada día que me lo devuelve en mí misma. Es una mezcla de todo lo humano que existe en una relación paternal. Porque papi no era perfecto, era de carne y hueso, pero con una grandeza de espíritu que quienes lo conocieron no me dejarán mentir. Nos enseñó la rectitud del carácter, a poner a la familia como el don más preciado, a que sus 6 hijos eran su vida y que la madre y los hermanos siempre lo serían y deberían estar unidos por encima de cualquier diferencia, modos de ser o distancias.

Nos inculcó, muchas veces con el cinto en la mano o la voz en alto, que la honradez y la vergüenza de los hombres son sus riquezas capitales; a estudiar por encima de cualquier obstáculo, servir a los demás, creer en Dios, trabajar, compartir y darle a los amigos el lugar que merece un amigo. Fue un profeta valiente, con el verbo exacto en todas las circunstancias,   decidido y preciso en dar sus criterios, defender su sabiduría y experiencia y aconsejar el bien  a un niño cualquiera hasta al más viejo de sus conocidos.

Luchador innato y con una meridiana claridad de lograr sus metas. Creo que por eso se hizo enfermero, mirando atento al magnífico tin de doctores que le rodearon en el popular Centro Médico de Las Tunas, donde entró como auxiliar general de limpieza y ganó con su disciplina e interés una beca en la Escuela de Enfermería de Las Tunas. Papi nunca se fue. La vida jamás borra las huellas del amor ni la fuerza de la sangre.

En la gloria de Dios está su esencia y el perdón de sus mortales pecados. Desde el cielo cuida a sus hijos, sus nietos y bisnietos, a las familias que crearon, a sus amigos y a todo el que eleve los ojos al cielo y, desde la humildad, pida un favor al universo. MI viejo, ahora este mundo necesita de las almas buenas y de luz, multiplícanos la fe y la esperanza como dador del bien que siempre fuiste en esta tierra. Desde arriba se ven las cosas en su dimensión exacta. No eres un santo, fuiste, y lo intentaste con tus mayores sacrificios, un padre digno. Sigue conmigo, yo te amaré hasta que mis ojos estén abiertos.

Enhorabuena, el investigador Pablo Julio Gallardo me ayudó a compilar estos recuerdos.

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...



Archivos

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next