20181102153921-63dbcdbc80a73077e21174b095029074-l.jpg

Por la trascendencia de esta entrevista de mi colega István la reproduzco íntegra. 

 

Escrito por Istvan Ojeda Bello      Foto: Del Autor

José Luis Rodríguez es hoy asesor del Centro de Investigaciones de la Economía Mundial (CIEM) pero no oculta dentro de su hoja de servicios sus años como ministro (1993-2009). Al contrario, asegura que esa experiencia práctica le permite tener una visión más clara de la realidad económica del país en las últimas décadas. Estuvo cerca de Fidel Castro Ruz, por lo menos desde 1981 hasta que este enfermara en el 2006. “Fue una universidad que lamentablemente no podré reproducir. Lo que aprendí ahí es un tesoro invaluable”, dice mientras aprieta ambas manos contra su pecho como si quisiera mostrar cada uno de esos momentos con el Líder histórico de la Revolución Cubana.

Tampoco teme que dentro los analistas de la economía en este Archipiélago lo cataloguen de “oficialista”, lo siente como un elogio que lo mantiene en el bando de quienes aseguran, y tienen argumentos para demostrarlo, que el socialismo sigue siendo el único modo de mantener para Cuba la soberanía y progreso social con equidad.

Convocado por la Asociación Nacional de Economistas y Contadores de Cuba (ANEC), él aceptó el reto de compartir con un grupo de periodistas sus opiniones sobre cómo la prensa del país aborda las temáticas económicas, lo cual obviamente está muy conectado con el desempeño pasado y actual de la economía nacional.

Conceptos claros preservan los consensos

Rodríguez insiste en la complejidad del proceso de construcción del socialismo porque, implica “el cambio de mentalidad: de la irracionalidad y el egoísmo capitalista a la racionalidad y la solidaridad en el socialismo”. Solo que esa transformación ocurre en medio de las “expectativas del consumismo y el elevado costo de satisfacer necesidades sociales”. De ahí que le conceda un importante rol a los medios de comunicación en la creación de una nueva conciencia social.

Justamente ahora cuando el país asume transformaciones importantes en su modelo económico recalca en la creación del consenso para asumir los costos de cada medida. “Cuando se toma una decisión económica, ya sea de inversión o subir los salarios, explica, eso tiene connotaciones políticas porque la gente lo identifica como una relación entre el individuo y el Estado que responde a sus intereses, pero que también responde al avance colectivo de la sociedad. Si eso no se maneja adecuadamente, no se tienen en cuenta esas repercusiones, nos ocurre lo que señalaba Raúl Castro en su discurso del 19 de abril [de 2018] que no se valoran adecuadamente los riesgos ni controlan los impactos, que no se rectifican por el camino las cosas que salieron de acuerdo con lo previsto y esa situación se hace mucho más compleja”. La construcción de esos consensos, aclara el experto, pasa por esclarecer varias dicotomías aparentemente atrapadas en un círculo vicioso.

La primera: Ingresos vs productividad

“Normalmente us

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , ,