20180102064611-finde2017.jpg

 

 

Por Graciela Guerrero Garay    Fotos: Rey López

Las Tunas.- La última noche y el minuto exacto del parto del nuevo año fueron en este Balcón de Oriente, Las Tunas, de regocijo público. La gente laboriosa y sencilla de esta provincia cubana esperó con esperanza y alegrías, en familia, el 2018 y las tradiciones populares salieron a “caminar” y “mojar” las calles.

Desde su propia fiesta, cada quien disfrutó (mos) esa algarabía del vecino, la ocurrencia del amigo que con sus traguitos de más aseguraba que le habían quitado “el rabito del puerco”, y lo traía en la mano. Los “Viva” y los “Felicidades” inundaron los barrios, mientras los muñecos de trapo se quemaban en algún lugar cercano de la casa, y los jarros y cubos de agua salían disparados de los balcones y portales para que lo “malo se vaya”.

Gozo de pueblo, empinado en sus talones para agradecer y buscar, en el año que ahora mismo significa una nueva vida, lo mejor de todo cuanto existe, sobre todo salud, sueños y metas pendientes. En lo personal, me gustó  muchísimo ver, por doquier, casi uno detrás del otro, a mis paisanos asar sus lechones, bailar sin límites y caminar en un ambiente de santa paz, por cualquier lugar, recibiendo las buenas vibras que subieron a lo alto el 31 de diciembre en la ciudad.

Este amanecer de enero, el primer día que hace 59 años hizo la luz a lo cierto, con el triunfo de la Revolución Cubana, la primera de América Latina, la calma anda de ronda. Hay abrazos entre quienes ayer no se vieron y lo más bonito, quizás, es que nada detiene los sueños, aunque el período especial, la quebradura de la economía, los sacrificios personales y colectivos, los reclamos de una solvencia doméstica equitativa al sudor cotidiano sigan en la punta de la lengua y marque el “chuchuchú” de los encuentros en las últimas décadas.

Hoy hay fiesta y alegría en los ojos, reuniones familiares y de amigos; sigue la ronda, actividades sociales… hoy Las Tunas, Cuba, tiene el corazón contento, y sabemos, aunque lo dudemos incluso hasta nosotros mismos, que este 2018 será el camino del cambio y las doce estrellas que nos acercarán a ese socialismo próspero y sostenible por el que resistimos y luchamos. 

Etiquetas: , , , , , , ,