Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Abril de 2006.

Capital en OCTOSÍLABOS

20080821230135-porque-cornito.jpg

A la ciudad no le ha parido la poesía. Ella nació para acunarla, multiplicarla por los altavoces, regalarla a los pájaros, al viajero, a la luna y al sol. Pero no es una poesía cualquiera,  aunque las multitudes le hagan palmas entre el bambú y la danza, al calor del cerdo asado, el aguardiente de caña, el sombrero de yarey y la guitarra. Es una poesía de la tierra. Es campesina. Es popular. Es décima. Y no más.

Las Tunas es su Capital y todo tiene que ver con las raíces, con el modo de “robarle”  la gracia al sinsonte, al labrero, al azadón, al gorjeo del viento y la picardía de las estrellas. Pero no es un fenómeno nuevo ni de ayer, es de siglos. Tiene  mucho que ver con su artífice mayor, Juan Cristóbal Nápoles  Fajardo, El Cucalambé.

Hablan los investigadores que Juan  Cristóbal dio suficientes pruebas de talento y aptitudes para la poesía y su dominio, no solo entre los poetas de la familia. El clásico de esta vertiente, Rumores del Hórmigo, que publicó en 1856, lo demuestra. Su carácter peculiar dentro de la literatura cubana, la manera singular de reflejar el criollismo, el amor patrio, la vida del campo y la sonoridad de sus estrofas lo distinguen entre sus compatriotas y lo encumbran dentro del siboneísmo en  la Isla.

Este arraigo es muy bien manejado por las instituciones culturales tuneras y, avalados por la idiosincrasia de El Cucalambé, el arraigo popular de la décima en todo el territorio, que abarca ocho municipalidades con un poco más de medio millón de habitantes,  conciben rescatar el valor autóctono de este acervo y la memoria del vardo local, que nos legó el buen uso de la estrofa.

Para más suerte y, por esas cosas del destino,  quedó intacta una parte de las paredes que  formaron su casa en la finca El Cornito. Justamente aquí, en las afueras de la ciudad, donde radicaba desde la colonia el ingenio de los Nápoles Fajardo y la casona natal, se  construyó un motel que conserva el nombre original y la fuerte arboleda de bambú, donde cuentan que el poeta cantaba sus  composiciones e improvisaba sus bien hilvanados octosílabos.

Hoy el recinto es sede, desde hace más de 30 años, de la Fiesta Campesina más popular de Cuba, que tiene carácter internacional y ha ganado, por su calidad y diversidad de opciones culturales, turísticas y recreativas, la aceptación de un número cada vez mayor de países iberoamericanos, con la participación de sus poetas, repentistas, trovadores y personalidades culturales.

Todo ello ha entronado y devenido reina a la décima en Las Tunas y, aunque algunos, quizás conservadores, no están totalmente de acuerdo en designarla como la Capital de la espínela, nadie puede quitarle el mérito a este territorio Balcón del Oriente cubano de agrupar, cada año, lo más selecto de los trovadores, poetas, repentistas e improvisadores del país y otr

... (... continúa)
No hay comentarios. Comentar. Más...

Alma mía

20060419034945-grayjuan.jpg

Por Graciela Guerrero Garay

Alma mía, este es el día del amor. No me contamines con mentiras. Nunca dejes que pierda esa humanidad inherente a los seres de mi especie. Púleme las uñas que dañan la verdad, el optimismo, el bien público, los deberes sociales, el amor a la tierra, el respeto a la naturaleza, mi condición ciudadana, mis compromisos patrios.

Todos los soles y lunas son de amor, eso me dices desde adentro. No dejes que los trueque. Alértame cuando no vea las piedras del camino. Quítame el desdén del egoísmo que mutila las buenas actitudes cotidianas. Mátame la omnipotencia que me simula ser superior a los demás o me hacen abusar de lo que soy o creo ser.

Exige más y oblígame a multiplicar las palabras justas de los excelentes diccionarios. Bórrame la superficialidad que me distancia de las esencias que tu bien conoces, alma mía. Siembra flores en mis manos que alcancen para cubrir el planeta. Llévame a respetarme, para respetar a mis iguales.

El decimocuarto día de febrero es tuyo, pero empeña tu magia en que yo lo sienta doce meses, veinticuatro horas. Puede que así, esa palabra tuya que nos salva de ser caníbales selváticos mate definitivamente la guerra, la discordia, la avaricia, la desigualdad... en fin, las miserias humanas.

No permitas que escriba en falso lo que es placebo, más allá de un convenio de dos o un juego de enamorados. Tu sabes que el amor es otra cosa. Y si todavía, a esta altura de los silencios y las voces, no acabo comprendiéndolo, sacúdeme, quita la neblina de mis ojos, tapa mi boca profana y, definitivamente estírame las manos, no para pedir, sino para agradecer y dar amor, ese que tu, alma mía, hiciste de luz para todos los rincones posibles.

Aunque no haya aprendido la lección, gracias. Está ahí y siento tu insistencia por otra oportunidad. Perdóname y vamos a andar. También me dijiste que el amor es eso, volver a empezar; más puro, más fuerte, más humano, más... Hagamos el pacto y guíame, otra vez... yo prometo y tú, ayúdame a honrar con todas mis acciones, ese universal amigo que llevas en tu seno, alma mía.

 

No hay comentarios. Comentar. Más...



Archivos

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next