Facebook Twitter Google +1     Admin

Esa ciudad que se despierta es un Balcón

20180818233019-montajeeciudad1.jpg

 

 

Por Graciela Guerrero Garay            Fotos: Reynaldo López Peña

Las Tunas.- Cuando regresé a finales de los 80 a esta, mi ciudad, muchos amigos no entendieron a priori que volviera “a mi aldea”. Para ese entonces ya no estaba cubierto de marabú el reparto Santos ni Buena Vista. Existía el complejo de la Salud. Las fábricas de la zona industrial y las huellas del incipiente desarrollo urbanístico hablaban de una transformación evidente, aún con aquel epíteto de provincia “cenicienta” que permeaba la vida y simulaba un primer plano dentro de la cabeza y la lengua de mi gente.

Los muchachos no estaban obligados a ir a Santiago de Cuba, como yo, para hacer la universidad. Ahora podían armar sus rompecabezas futuros en casi todas las disciplinas del nivel superior. Tampoco tenían que salir con zapatos viejos de la casa, para no enfangar los que “iban de viaje”. Recuerdo que papi llevaba en la mano “los bonitos” y, en la parada de la guagua, me cambiaba.

Ahí, escondidos en un rinconcito, esperaban el regreso de mi viejo, quien los limpiaba y dejaba listos para repetir “la misión” en mi próxima visita si caía un aguacero. Mi generación no tuvo opciones: Oriente, Santa Clara o La Habana y si hoy nos parecen pocas las salidas programadas a esas provincias, no quieran saber lo que era un viaje largo en una Leyland o una Skoda.  Con los llamados “colmillo blanco” – creo marca Hino, de fabricación japonesa- estos trayectos eran más atractivos, pero coger un pasaje era tan difícil o más que ahora. Del tren ni hablar. Lo odié para siempre.

Sin embargo, de a poquito, algún detalle en nuestras “regresadas” me decía que “la aldea” se transformaba para bien. Le nació una Plaza Martiana, una fuente de Las Antillas, estrenó semáforos, asfaltó mi calle de tierra fangosa, llenó de edificios los marabusales enormes… y tantas cosas más que de verdad no entiendo cómo, todavía, algunos coterráneos no reconozcan que Las Tunas es otra. Sencillamente, otra, y que los habitantes actuales, los nacidos a las puertas del período especial, con el período especial, y hasta hoy tienen privilegios, oportunidades y opciones que no tuvimos cientos en plena juventud.

No significa que se avanza como pudiéramos y soñamos. Mucho hubiera si no despilfarráramos tanto, si respetáramos las normas de calidad, si cada colectivo fuera un auténtico equipo de trabajo previsor, responsable y emprendedor y si no remacháramos tantas veces con el “mismo cántaro en la misma fuente”, entre numerosas cosas más. Pero lo cortés no quita lo valiente.

Mi ciudad está singularmente bella. Se respira esa voluntad política y gubernamental de hacerla funcional, de modernizar los viejos y olvidados espacios, revitalizar los más cercanos y necesitados de mantenimientos y aires modernos, atractivos y coherentes con los tiempos que corren y marcan estilos y tendencias locales, nacionales y foráneas. La espiritualidad y la cultura son calidad de vida. Los abastecimientos, su prevalencia y la diversidad de ofertas no anulan los valores de las mismas.

Lo ideal sería que, por ejemplo, en cualquier centro de recreación y servicios todos los gustos, hasta lo más exóticos y exigentes, encontrarán satisfacción plena, desde un producto hasta un capricho. Empero, esa excelencia no sale de la nada. Hay que trabajar bien fuerte desde la tierra y en cada eslabón de la larga c

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Esa gloria del grano de maíz es para Fidel (+ videos)

20180813180920-37249563-202708760416996-4066849153274085376-n.jpg

 

 

Por Graciela Guerrero Garay       

Las Tunas.- Los desagradecidos le llaman culto a la personalidad, pero ignoran que Cuba tiene memoria. Los detractores dicen cualquier cosa. Los más, gentes de todas partes, sienten un apego especial al líder invicto, al amigo solidario, combatiente sin fronteras, profeta justo, repartidor de justicia, hacedor de sueños y dador de ideas nobles, humanistas.

Aunque ya no está físicamente, el 13 de agosto será eternamente el cumpleaños del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y este día toda la gloria del grano de maíz será para él, ahora con una carga enorme de recuerdos y vivencias que perviven en el pueblo y fortalecen sus pensamientos revolucionarios, en la emprendedora obra de la Patria Socialista.

Ese amor respetuoso hacia el querido estadista genera diversas iniciativas a lo largo de la geografía de este territorio Balcón del Oriente Cubano, sobre todo en los espacios tradicionales donde se realizaron hasta su muerte las actividades para esperar y celebrar el onomástico, el cual alcanza nuevamente relevancia internacional por la influencia de sus ideales políticos e internacionalistas, especialmente en los movimientos de izquierda en América Latina.

Las más duras y mal intencionadas campañas mediáticas que tratan de confundir sentimientos y anular su ejemplo, no pueden con la trascendencia nacional y mundial del histórico líder del pueblo cubano, enfrascado en estos meses en estudiar y debatir la Reforma Constitucional, distinguida en sus esencias por los principios y el concepto de Revolución legados por Fidel a lo largo de su histórica lucha de liberación y autonomía.

Viva voz del pueblo y con la verdad que encierra la sentencia martiana de que la muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida, millones de cubanos – dígase tuneros- le dedican este 13 de agosto – como siempre- los mejores resultados productivos, se reúnen en las comunidades para reafirmar el compromiso de avanzar hacia los objetivos medulares de la economía y la sociedad, llevan flores a su tumba en el cementerio de Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba, ponen velas a la luz de su perpetuidad y cantan a la vida que encierra su vigencia en los alientos y retos cotidianos.

Es el cumpleaños del Comandante. Basta pues para volver sobre sus pasos victoriosos y darle en promesas y sudor los besos que quedaron congelados, en esa partida inevitable en la que seres de su magnánima fuerza jamás parten, se multiplican como él multiplicó panes y peces. Las Tunas con sus muchas nuevas instalaciones recién inauguradas es testimonio de que Fidel está. Este 13 de agosto se respira por doquier su andar eterno. Y amorosos respetos vuelven a danzar.    

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Dúo de alto riesgo: calor y alimentos

20180813164227-d11be8ab966081bf919d3439c92cfca1-l.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay y Misleydis González Ávila      

Las Tunas.- Laudelia Pérez es una de esas abuelas que la familia adora, pero a la vez tildan de extremista y quisquillosa por sus constantes advertencias sobre la cercanía del peligro, exigir cordura en asuntos del divertimento y opinar cada “cinco minutos” que el verano trae “males de barriga y hay que ver bien qué se come por ahí”. Sin embargo, mucha razón le asiste a su precavida sabiduría. Las esperadas vacaciones son un arma de doble filo.

La Organización Mundial de la Salud señala que las enfermedades transmitidas por los alimentos son generalmente de carácter infeccioso o tóxico y las causan bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas que penetran al organismo a través del agua o alimentos contaminados. De ahí que este sofocante calor pueda descomponer cualquier comida o merienda incorrectamente elaborada o conservada, sin notarse siquiera.

No hace mucho, una amiga lamentaba haber consumido, junto a sus dos hijos, unas hamburguesas que “sintió un poquitico pasaditas”. De los tres, la niña fue quien se intoxicó y, por suerte, no tuvo consecuencias graves. Después del mal rato, tomó conciencia plena de su ligereza de actuación. Comprometió la vida de los muchachos y la propia.

No son pocos los individuos que subestiman los riesgos y desobedecen las alertas sanitarias. O reprochan el trabajo de los inspectores cuando decomisan los productos, imponen multas o cierran establecimientos estatales y privados por violar la higiene, así como los métodos del proceso de elaboración y/o conservación de los comestibles.

Sobre el particular más de un especialista indica que el problema se crea, casi siempre,   porque las comidas se preparan por la madrugada para ir de viaje a la playa o excursiones diversas. En tanto, se consumen varias horas después y, a veces, se minimiza el hecho de que están descompuestos, como sucede con el arroz, carnes en salsas, perros calientes y pan con mayonesa, los cuales se echan a perder rápidamente.

Las consecuencias aparecen más tarde con los eventos diarreicos. Es un azote mundial y datos de la OMS señalan que anualmente estas enfermedades, ocasionadas por transmisión alimentaria o hídrica, causan la muerte de alrededor de dos millones de personas, la mayoría niños.

Por tal razón, jamás será arbitrario incrementar las exigencias de control con la venta de alimentos en los meses veraniegos, así como extremar la vigilancia en los centros de elaboración y almacenamiento. Otro detalle vital es observar las fechas de caducidad y la conservación, manipulación y presencia de las ofertas ambulatorias. La precaución vale igual para los dulces, sobre todo porque el huevo y el merengue son muy vulnerables a las altas temperaturas.

La mejor conservación del agua es añadiendo el hipoclorito de sodio. No basta hervirla como se piensa. Este líquido, esencial para la vida y mantenerse hidratado frente a los fuertes calores, también se descompone, más cuando las lluvias incrementan el riesgo de ser contaminada.

En otras palabras, depende de la responsabilidad individual y la conciencia familiar que no enfermemos en una temporada donde el medio ambiente, si bien es el mejor aliado para el descanso y el divertimento, es un enemigo potencial de nuestra salud, pues las bacterias y virus que producen los desórdenes estomacales están ahí y el calor ayuda a desarrollarlos.

Lo mismo sucede con las dolencias res

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Diana Karla logró sus sueños (+ video)

20180728192436-diana.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay     Foto: De la autora

Las Tunas.- Cuando conocí hace dos años a la pionera Diana Karla Grau Gómez recordé el poema “Romance de la niña mala”, de Raúl Ferrer. Cursaba el quinto grado y pocos apostaban porque pudiera lograr sus sueños. La veían desaliñada y con bajos rendimientos académicos para ser atleta, esgrimista, como quería ser. Hoy es una triunfadora y terminó con promedios superiores a los 90 puntos el séptimo grado, en la Escuela de Iniciación Deportiva (EIDE) Carlos Leyva González, de esta ciudad.

Es una jovencita, pero sigue con el pelo rebelde, de auténtica jabá, el cual se alisa para las fotos. Mientras, no esconde la alegría por regresar de los Juegos Nacionales Escolares, celebrados en La Habana, con su mejor y primera experiencia en un evento de ese tipo, “pues pude combatir con mi arma, el sable, y poner en práctica lo que aprendí en la especialidad. No traje medallas en lo individual, pero el equipo sí, y el año que viene entro en una categoría superior. Tengo 12 años. En las otras competencias, sí”.  

Su determinación me devolvió a la niña del seminternado Rafael Martínez Martínez que juró ganar las lides municipales y provinciales con la espada y, desde el círculo de interés, trajo los diplomas al centro. Fue la estocada de triunfo a los vaticinios de sus compañeros, quienes no creían que Diana llegara tan lejos. Las instructoras valoraron el talento y la EIDE le abrió puertas. Sus sueños comenzaron a rodar con resultados concretos.

Las pasadas vacaciones vino a darme la noticia y prometió que sería la mejor deportista de Las Tunas. En estas, trae galopante y eufórica la vivencia de los Juegos Nacionales y la buena historia de su vida en el deporte, una pasión que defendió con carácter en la enseñanza primaria y por la que puso en aprietos a la mamá, al no querer matricular en la secundaria básica que le correspondía.

“Yo no quería ninguna secundaria. Quería, la EIDE, ser esgrimista, por eso apenas llegó al seminternado la posibilidad de los círculos de interés deportivos me matriculé en esgrima”, dice resuelta a buscar esas medallas que siente esperan por ella en algún espacio de tiempo futuro. Apenas comienza su largo camino, pero ya ganó una plaza en los Juegos Nacionales y sus metas están firmes, como para matar a incrédulos.

Ahora vuelve a sobrevolar el poema de Raúl Ferrer… Diana siempre fue cordial, compartía la merienda como nadie, se fajó más de una vez por las injusticias cometidas contra una amiga, se esforzaba en sacar mejores notas así, con el “jabao” subido y rebelde y esa mirada triste que refiere una infancia con ciertos algoritmos familiares. Sin embargo, dijo que lucharía por ser esgrimista y lo alcanzó. Con los años, apuesto por sus medallas de oro.

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...



Archivos

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next