Facebook Twitter Google +1     Admin

Mi guerrera eterna… estás aquí

20191008060041-sin-titulo-1.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay       Footmontaje: Yo

Hoy volverían los cakes, las flores, los besos y los regalos a sacarte esa sonrisa que me alivió tantos pesares de mi vida. Estarías con tu elegancia perenne y ese donaire tuyo de no dejarte caer nunca, ni cuando estuviste tantas veces en el hospital. Nunca dejarás de ser mi “María Felix”, como te decían todos en tu juventud y tu natal Cascorro.

Tus 88 años serían como siempre, entre tus hijos y tus nietos, tus nueras y yernos, tus amigas de la iglesia, el calor de los vecinos…el tío Ricardo y quienes llegaran de imprevisto a la casa. O tú declamando los poemas de José Ángel Buesa, que aprendí de memoria y era inevitable que hiciéramos el dueto… ¡tengo tanto de ti por todas partes…!

…¡Hasta esta fortaleza de ahora de escribirte estas líneas!… Cada minuto siento que te nos fuiste pronto… a pesar de quedarte eternamente… en mi piel, en mis balances, en las cartas que nos escribimos cuando estuve lejos, en tus aretes que adoro… en todo mi guerrera amiga, mi cómplice asombrada de cada una de mis rebeldías, de mis decisiones y de ese desafío prematuro de no ser doméstica ni dócil…

Mi mano tibia cuando me estrujó el llanto… mi fe en Dios y mis padrenuestros… Mami mía… mi vieja linda… mi fuerza viva…porque hoy sé que caminas conmigo, con mis hermanos, con tus nietos. No es la imaginación que tanto me admiraste…  es la certeza de sentir tu espíritu, ahí con papi, desde esas estrellas que me hacen guiños cuando doy las Gracias cada noche y te cuento… como siempre… y me dices… y yo hago.

Mami caramba. Hoy 8 de octubre tuvieras 88 años… pero estás con EL y lucho doblemente protegida. Gracias mi ángel. Gracias. Soy una prolongación de ti a mi manera. Estás aquí tocaya brava, y en la danza bendita del universo único volvemos a ser el dueto…

“Este domingo triste pienso en ti dulcemente
y mi vieja mentira de olvido, ya no miente. /La soledad, a veces, es el peor castigo…
Pero, ¡ qué alegre todo, si estuvieras conmigo !/Entonces no querría mirar las nubes grises,
formando extraños mapas de imposibles países;/y el monótono ruido del agua no sería
un motivo secreto de mi melancolía./Este domingo triste nace de algo que es mío,
que quizás es tu ausencia y quizás es mi hastío,/mientras corren las aguas por la calle en declive, y el corazón se muere de un ensueño que vive./La tarde pide un poco de sol, como un mendigo, y acaso hubiera sol si estuvieras conmigo;/y tendría la tarde, fragantemente muda,
el ingenio impudor de una niña desnuda./Si estuvieras conmigo, amor que no volviste,
¡ qué alegre me sería este domingo triste!”

Etiquetas: , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Andar por el amor consciente del paisano

20191007214642-otonielchofer.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay            Foto: De la autora

Las Tunas.- Marcada por la prisa habitual de cada día llegué a la parada, a sabiendas que las guaguas Diana no serían las amigables “cuatro ruedas” de hacerme el camino. Imaginé mi tiempo comprimido entre la ansiedad y la premura. Sin embargo, Otoniel Peña cambió las percepciones de rutina y  me demostró, una vez más, que el hombre puede apostar por la nobleza. Apuesta. Y marca la diferencia.

Cuando el moscovich gris perlado frenó, sin hacerle la menor seña, creí era un carro estatal, los cuales están en la obligación de contribuir al traslado de pasajeros desde que la dirección del país anunció, en septiembre, la restricción del diésel y la gasolina. Me equivoqué y lo supe al bajarme. Su chapa P082340 es particular. Le manifesté mi asombro y volvió a sorprenderme este joven tunero.

“Fui chofer en la Empresa de Confecciones Melisa – dice Otoniel-. Antes recogía, pero no como lo hago ahora. No se puede ser indiferente al momento que vivimos. Es nuestra gente la que está pasando trabajo. Siempre que salgo a la calle recojo en el camino o las paradas. Es un problema de sentimiento y conciencia. Todos los choferes debemos ayudar. Me siento bien conmigo mismo”.

Le agradecí la gentileza de sus palabras y el gran aventón que enderezó mi día. Llegué a tiempo a la consulta. Al regreso, otro gesto solidario de un carro de la Empresa de Servicios Especializados de Protección S.A (SEPSA) evitó que el gran aguacero del sábado me cogiera en la calle. Y es que muchos hacen los milagros de la sonrisa, la gratitud y hasta el cariño en los demás con sus actitudes fraternas y altruistas.

En una palabra, los más andamos por el amor consciente del paisano. El que ciertamente vale. No ese otro que se nota a las claras es obligado, sea por el policía o el inspector de Transporte que está en las paradas. Lo lindo de cada día es saber que como yo, al pie de la carretera, muchos encontrarán a Otoniel multiplicado. Enhorabuena gana la virtud en esa complicada madeja del bien público.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Jamás olvidaremos el crimen de Barbados

20191006154441-499ee454c8ec9930b20aae86d1211bcb-xl.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay          Foto: Tiempo 21

Las Tunas.-  Todos los 6 de octubre, aunque no me veas y aun cuando no esté, puedes decir que yo, Maricela, hermana de Carlos Leyva, nunca voy a olvidar el crimen de Barbados. Esos malditos terroristas le arrebataron su juventud a él y a sus compañeros del equipo, pero también mataron la alegría de 57 familias cubanas, 11 guyanesas y cinco coreanas. Enlutaron a Cuba. Desde ese negro día de 1976 jamás tuvimos paz.

Las palabras y aquel brillo difuso cansado en los ojos, marchitos y húmedos, de esta tunera me sacuden los recuerdos. Nadie lo creyó hasta que Fidel estremecía más el dolor y la rabia con aquella frase contundente: “¡Cuando un pueblo enérgico y viril llora, la injusticia tiembla! Y la desgarrante noticia fue un hecho: el vuelo 455 de Cubana de Aviación, procedente de Barbados con destino a La Habana, nunca llegaría. Le pusieron una bomba y explotó en el aire. Murieron las 73 personas que estaban a bordo.

Es uno de los actos terroristas más violentos, desgarrantes y sin pasado que marcan la historia de odio contra la isla gestados por la Agencia Central de Inteligencia Americana (CIA). Sus actores Luis Posada Carriles, Orlando Bosch, Freddy Lugo y Hernán Ricardo ni después de muertos expiarán sus culpas. El tiempo tampoco seca las lágrimas ni las añoranzas de los seres queridos de las víctimas.  La memoria y la condena de los cubanos por el vil ataque son también eternas.

Las Tunas perdió a dos jóvenes esgrimistas campeones. Carlos Leyva y Leonardo Mackenzie traían sus medallas de oro del Campeonato Centroamericano y del Caribe. Sus nombres reviven cada año entre quienes los conocieron y las generaciones actuales del terruño. Es una historia triste, pero por nuestra es contada y respetada, más allá del  Museo Memorial Mártires de Barbados que la guarda donde fuera la casa natal de Carlitos, en la calle Lucas Ortiz 344.

Marisela rechaza tomarse una foto. Para ella su rostro tiene todas las cicatrices que lleva en el alma, más cuando la partida del hermano, poco a poco, enfermó y causó la muerte a su padre. Ella sabe que así están todos los familiares y amigos. Demasiado duro, inesperado e injusto para olvidar o conformarse.

Toma las flores y sale camino al cementerio. Con ella vamos todos. Cuarenta y tres años después, sigue vivo aquel grito de dolor y desespero profundos. Cuba igual condena al maldito terrorismo y jamás olvida el aciago 6 de octubre de 1976.   

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Perdonar… ¿vale el intento?

20190927050633-373f6727afe4e9dbfb9126e48d82579d-spanish.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay       Foto: Internet 

No sé… al leer estas enseñanzas o, tal vez, necesarias reflexiones, quedé en pacto conmigo y moví la cabeza afirmativamente. Entonces, decidí llevarlas a tod@s porque, en esa sabiduría que entrañan las palabras, pensé que en cualquier lugar de este mundo, ahora mismo… o después, pudieran necesitarlas, de estar en la disyuntiva: ¿Perdono o NO perdono?

Aquí les dejo la máxima, el concepto o la frase que recibí de esos amigos imprescindibles de mis listas de Yahoo:

Perdonar no es olvidar, ni justificar, ni minimizar, ni reconciliarse...
Perdonar es un proceso personal del cual uno no espera nada de nadie, es un reto que nos proponemos para no quedarnos encajados en el pasado...
Perdonar es avanzar y no dejar que lo malo del pasado nos afecte en el presente.

Ojalá mis amores con este rayito de sabiduría les pueda regalar el destello de un rayito de luna o los colores del arcoíris que se me pintó bonito esta tarde en el cielo… ¡Y todavía me digo… de dónde salió si no cayó ni una peloncita gotita de agua!

Ahh… Perdonar… ¿vale el intento?

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...



Archivos

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next