Facebook Twitter Google +1     Admin

¡Llegó el Día Feliz!

20180718231513-e5d35c8781587eda5e7a9a459cb35c82.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay          Fotos: Reynaldo López Peña

Las Tunas.- Amaneció dulzón y “jugueriego” por el barrio, donde las vestimentas bonitas y los atuendos delatan la salida inmediata hacia el lugar escogido. Es el tercer domingo de julio y pocos ignoran que es el Día de los Niños. Para ellos, eternos elegidos en recibir amor por estas tierras, es el festín especial en las comunidades, centros recreativos infantiles y las instalaciones de la Organización de Pioneros José Martí (OPJM).

Por doquier hay alegría, matizada con un sol ardiente desde que empezó su ronda mañanera. Un amplio programa de actividades culturales y deportivas se habilitó a tiempo para esperarlos en la ciudad, los círculos sociales rurales, ríos, playas, piscinas. Los más pequeños disfrutan más, pues siempre vienen de vueltas con golosinas, libros, juguetes y alguna novedad entre sus manos y ojos chispeantes de picardía.

Otros deciden celebrarlo a su manera y buscan sus espacios habituales en los parquecitos del barrio, juegan al fútbol, a la pelota; vuelan papalotes o, simplemente, se sientan en sus lugares favoritos a jugar con los celulares o comunicarse por “Zappia”. 

El domingo casi agota su mañana en el reloj y por doquier hay un chico y una chica feliz. Es siempre así. Marca la diferencia esta vez que Cuba les dedica el día y los programas del divertimento tienen esa intención, todo está en función de convertirlo en un homenaje inolvidable.

Cuentan, entonces, que acá en el Zoológico de la ciudad y su Parque de Diversiones, los “monos” le sacaron la lengua a Jorgito y las bicicletas acuáticas no alcanzaron a tanto. ¡Hasta muecas e imitaciones hubo por ahí!

Nada, que la felicidad calza aquí zapatos sencillos y nada pomposos si se viene a ver, pero trae una magia indescifrable, contagiosa. Creo la culpa es del amor, la valía y esa gracia superinteligente y espontánea que personaliza y distingue a los infantes nuestros, los tuneros. Por suerte, Las Tunas es cualquier parte… Cuba, donde nada es más importante que un niño.

Etiquetas: , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Guayaberas entre bambúes, sombreros y décima

20180701074938-cultura-cuba-tunas-reylopez-12.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay        Fotos: Reynaldo López Peña

Las Tunas.- Vuelven las estrellas a El Cornito. El viento trae el sonido del tres, la guitarra y el verso octosílabo. Los sombreros  no protegen el sol, son símbolo del eterno yarey y la fuerte cubanía. El cumpleaños 189 de Juan Cristóbal Nápoles Fajardo invita, en esta 51 Jornada Cucalambeana, al guateque. La fiesta suprema del campesinado de Cuba e Iberoamérica enamora a los tuneros y a sus huéspedes.

Los finales de junio siempre son relevantes por estas tierras donde Rufina, su amorosa compañera, renace en el bailar de los bambúes que distinguen las praderas, donde el poeta bucólico más connotado del siglo XIX vivió hasta los 29 años. En este ingenio familiar tejió la identidad cultural de la isla e inmortalizó la décima.

Desde 1968 se reúnen aquí los amantes del género y la tradición, en un evento que puede calificarse  como clásico dentro de la cultura cubana y, en el cual, Las Tunas viste de gala el recinto con un amplio programa de actividades propias de los colores y expresiones que el bardo, El Cucalambé, supo atrapar en sus versos, para muchos construidos más para ser cantados que escritos. Y se canta, baila y edulcora en el eterno parpadear del campo que inspiró al poeta.

No queda entre en las ruinas del ingenio de los Nápoles Fajardo este jolgorio popular autónomo, cubanísimo, y defensor a ultranza de los valores de la espinela y el criollismo literario nacional y local. La ciudad también es conquistada por los cultores, quienes comparten sus sentires y modos de hacer y decir en diversas instalaciones. Esta 51 edición regala su homenaje al 40 aniversario del Sistema Nacional de Casas de Cultura y al punto cubano, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Convergencia, como la lírica enaltecida en “Rumores del Hórmigo”, el poemario que le atrajo admiradores de todo tipo. Natural, rupestre, amoroso… en “Hatuey y Guarina” con aquello de “oye el rumor de los vientos/ en los atejes erguidos/ oye muy fuertes crujidos/ de los cedros corpulentos: /oye los tristes acentos del guabairo en el corojo/ y mientras su acervo enojo/ reprime con gran valor, / siente a sus pies el rumor/ de las aguas del Cayojo.”

Magia, que paisanos y visitantes disfrutan con la avidez de un guateque diseñado para atrapar, desde nuestras tradiciones, la poesía campesina, el folclor y la riqueza intrínseca en la oralidad y la escritura de la décima, un sentimiento vivo de generación en generación y que por suerte, unas veces con más iluminadas que otras, las Jornadas Cucalambeanas mantienen.

Vuelven las estrellas a El Cornito. Esta ciudad es un ajiaco de Flores de Virama, punto guajiro, laúd, tres, controversias, catauros, repentismo, tonadas y retadoras improvisaciones, entre otras muchas cosas que atizan el espíritu y alegran el bambú, en el retozo interminable de su “A Rufina. Invitación segunda”:

…”Y en fin, cuando nos cansemos/ de tanto correr ufanos/ cantando versos cubanos/ a mi estancia volveremos. / Allí mil cosas haremos/ que quedarán inter-nos/ y descansando los dos/ sobre rústicos asientos, / bendeciremos contentos/ a nuestra Patria y a Dios.”

Sea bienvenida siempre esta fiesta de guayaberas, entre bambúes, sombreros y décimas.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Abrirán por primera vez Salón de Paisaje Infantil en Las Tunas

20180701073210-suenosverdes.jpg

 

 

Por Graciela Guerrero Garay        Fotos: Puchy

Las Tunas.- Las 70 obras que se expondrán en el primer Salón de Paisaje Infantil de esta provincia quedaron seleccionadas este martes, en la galería – taller del Grupo Eureka, principal promotor y gestor de la importante iniciativa, con la cual los paisajistas tuneros saludan la Jornada Cucalambeana y dan un toque novedoso al programa del evento más relevante de la cultura tradicional del campesino cubano.

Con el título “Sueños Verdes”, la muestra recoge los cuadros de 18 niños y niñas del taller de creación infantil de igual nombre y demuestra cuánto aprendieron y canalizaron su vocación por las artes plásticas, bajo la tutela del profesor Carlos Gutiérrez y el pintor Ángel Luis Velázquez, Puchy, maestros y artífices de la idea de formar aquí una novel cantera apta para la academia.

Cada sábado en la galería del Grupo Eureka, ubicada en la Oficina del historiador de la ciudad, los futuros paisajistas  reciben clases teóricas y prácticas sobre las diversas técnicas, a partir de las motivaciones, destrezas y capacidades propias, más cuando sus edades oscilan entre los cinco y 11 años.   

Al decir de Puchy, coordinador de “Eureka”, a seis meses de fundado el taller de creación infantil ya se puede hablar de resultados y éxitos, sobre todo por el interés constante de los pequeños pintores, el apoyo de la familia y la perseverancia en que se mantenga la esencia que permitió, el 19 de septiembre del pasado año, agrupar a los creadores tuneros que llevan al lienzo o la cartulina su complicidad con el paisaje local y nacional.

Cuando faltan pocos días para que Las Tunas se convierta en un gran guateque iberoamericano y la décima y las tradiciones campesinas revoleteen por el Balcón del Oriente, la exposición “Sueños Verdes” anda feliz con su laboreo previo al estreno, el cual marcará seguramente un hito en estas “Cucalambeanas”, distinguidas en esta edición 51 con este primogénito regalo infantil paisajístico.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Cartas… ¿dónde están las cartas?

20180626175616-54899-fotografia-g.jpg

 

 

Por Graciela Guerrero Garay     Foto: Internet

Las Tunas.-  El cartero viene todos los días a traerme el periódico, pero nunca trae cartas. ¿Ya las cartas no se usan?, me dice con cierto pesar en sus ojos. ¿Te imaginas si las muchachitas en vez de llamarme tanto, me escribieran una carta? La podría leer mil veces cuando me desvelo y creo que el asma me llevará de nuevo a terapia intensiva. Nadie entiende el valor de una carta.

Deberían hacer un concurso para que la gente haga cartas, insta rotunda, con un brillo de añoranza en sus ojos cansados. Es joven aún, pero varias enfermedades le ponen un matiz oscuro a su rostro. Migdalia Betancourt no es la única que añora esos pliegues de papel escritos por las manos del ser querido… personales, confidenciales, espléndidos en detalles, cercanos… Al menos, eso encontramos cuando indagamos un poco.

Un mero sondeo interpersonal con lectores de diferentes edades y niveles culturales arrojó que todos, al menos una vez, redactaron una misiva amorosa, perfil que parece ser el más explotado, incluso desde la adolescencia. Pero, al mismo tiempo, estos 20 entrevistados confesaron que hace más de cinco años no utilizan ese maravilloso modo de incrustar los mensajes y sentimientos para siempre.

¿Razones?, diversas. La común de las “culpas” recae sobre la digitalización de la comunicación y la proliferación de los celulares, aunque igual alegan que con la crisis de papel del período especial se desaparecieron los sobres y se impuso el teléfono, “porque incluso hasta los telegramas perdieron su primacía”, señalaron otros.

Para Leo, como todos conocen a este cartero recién jubilado y querido, el asunto resulta “algo triste en verdad. En mis últimos años de trabajo repartí muy pocas cartas. ¡Y cómo me gustaba ver la cara feliz de la gente cuando recibía una carta! Es verdad que la demora de la correspondencia se agudizó mucho desde los 90 hasta hace dos años, que fue cuando dejé mi oficio. Eso puede haber influido, y también se perdían, llegaban abiertas o no llegaban”.

Algo interesante es que a los adolescentes les gusta escribir esas misivas llenas de emociones expresas o secretas, pero al ponerlas frente a los modernos MMS y SMS se quedan con estos. Los adultos mayores desean que alguien querido le escriba desde la distancia, “para guardarlas de recuerdo o leerlas cuando los extrañe, pero escribir, ya no, las manos se cansan”.

Mientras las cartas familiares, íntimas o amorosas – llamadas informales y/o personales-  van en total declive y se las traga la novedad de la tecnología, las clasificadas como formales, aumentan y se mantienen a la orden del día en la vida social de los tuneros.

Reclamaciones, quejas, solicitud de servicios, avales de cualquier índole, documentos de fe, de negocios, despidos, ventas, recomendación, autorización, recibo y aplicación, entre otras, son cartas que circulan con una misión y mensajes específicos según remitente y destinatarios y, al parecer, no están todavía sujetas al furor del reinado digital, amén de que se tecleen,  impriman y hasta se acepte su envío a través del correo electrónico.

¿Desleal competencia? No se sabe aún. Algunos encuestados prefieren no tener que hacerlas por el tema de la burocracia, las respuestas demoradas o la pérdida entre buzones y valijas.

Las otras, las perfumadas y pintadas de amarillo por las huellas del tiempo y el valor sentimental parecen

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...



Archivos

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next