Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes al tema Criterios.

¿¡¡¡La farmacia…!!!?

20170304160506-farmacia-2.jpg

 

 

Por Graciela Guerrero Garay         Foto: WEB

Las farmacias son como los mercados, la mayor parte del tiempo llenas de personas y, el día que sacan medicamentos, comparables con las ferias de domingo. Recurrir a ellas puede ser la nota “traumática” en la agenda personal de cualquiera.

No siempre es el maltrato quien provoca malestar en los clientes, usuarios o consumidores – a esta altura de las reglas del servicio, cambiamos de categoría según el lugar o los términos de quien oferta o sea el “dueño”-. Tampoco la demora por los trámites requeridos para hacer el “tarjetón”, o si a quien le toca es un domicilio que viene a comprar las íntimas de más de 14 libretas desesperan detrás del mostrador.

El tema tiene espinas, demostrativas de que el trabajo en los dispensarios requiere análisis prácticos, realistas y profundos, más cuando la ubicación de los mismos se corresponde con un número X de consultorios, es decir, la gente de La Victoria debe comprar en su zona y salvo situaciones peculiares, se le vende en otro lugar. O sea, sus locaciones responden al sentido de acercar la farmacia a la comunidad, un reclamo de los electores en las rendiciones de cuenta y materializado, por ejemplo, con la Leningrado, en el Consejo Popular 18 de esta ciudad.

Los horarios fueron extendidos, pero las colas no acaban, incluso de noche. La falta de medicamentos y el acaparamiento parecen ser el leitmotiv, pues inexplicablemente a pocas horas de empezar el nuevo ciclo de venta “el se acabó o no hay” sucede con demasiada frecuencia con los analgésicos, antitamínicos, cremas, diuréticos, antiparasitarios, sedantes… y puede extenderse a cualquier producto de hasta los registrados en el tarjetón.

El déficit de medicinas es objetivo. En los medios nacionales es noticia en la medida que las quejas llegan de todo el país, lo mismo que el asunto de las ventas por la calle, tratado hace muy poco en La Habana  por el Ministro de Salud Pública, Roberto Morales, quien llamó a estos trabajadores a rescatar la dignidad de los servicios y la honradez del gremio. Las Tunas no está ajena a ese mal.

Sin embargo, tan urgente y necesario de mirar con garganta profunda es igual el tema del vencimiento de las recetas médicas, válidas solo por una semana para los antibióticos y antiparasitarios, y un mes para los restantes. ¿Es coherente sostener esa regulación cuando la falta de medicinas es real y no siempre tiene solución en siete días ni en un mes? ¿El gasto de recursos como papel, modelos, tinta y demás la justifica en los momentos actuales?

Si le sumamos el hecho de la cantidad de pacientes que, por una simple receta, tiene que dirigirse, esperar e interferir el ritmo de trabajo de los consultorios y, por consiguiente, el tiempo de atención de los galenos, es elemental sopesar una medida que no tiene fundamento lógico, máxime cuando varios de esos fármacos aparecen en la lista de “está en falta”.

Organizar el trabajo, sobre todo, en los cambios de turno, para evitar una espera tediosa en tiempos de prisa y con una población envejecida y con limitaciones físicas –que no tiene en la mayoría de las farmacias ni donde sentarse, ni ventilación adecuada, ni bebederos– es un imperativo. Quizás no sea ocioso poner un listado de los medicamentos existentes en las afueras de estos locales. Se acabarían muchas interrupciones a nivel de mostrador.

Y puede, quizás, que resulte una inversión más coherente imprimir sueltos que

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

CRITERIO: El reto de lo imposible

20160721040429-lenteparada2.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay   Fotos: De la Autora

Cada vez que monto en cualquiera de las rutas de ómnibus urbanos que circulan por la ciudad especialmente la ruta 7, recuerdo el bocadillo humorístico del actor tunero Ramy referido a …quien no (…) no sabe lo que es la vida. Realmente con un calor tan “inhumano” abordar una “Diana” – mejoradas con una puerta de salida- es para no salir de casa.

Al menos, estoy convencida de que aunque multipliquen por nueve la cantidad de guaguas, la demanda siempre será superior a las capacidades reales de este servicio. Su diseño no está acorde con el fenotipo y la cultura social de los cubanos – digo igual tuneros- ¡Y por suerte observo que los super-obesos no montan con frecuencia en este medio de transporte público!

En el bregar cotidiano de un verano con vacaciones masivas para una parte importante de la población, ante la reducción del combustible y las demandas de un ahorro que debe guiarse, más que con el raciocinio, con la vergüenza de la dignidad que permita aflorar una voluntad consciente  para planificar y trabajar por el bien de todos, la actitud de mayorías deja mucho en qué pensar.

Cualquier comedia o película de terror fuera un éxito tremendo en taquilla si se filmara en bruto lo que pasa dentro de las guaguas. Ancianos con bastones y limitaciones físicas visibles a quienes muy pocos tienen la gentileza de brindarles un asiento.  Embarazadas que, la más de las veces, reciben tal cortesía de las propias mujeres pues los hombres, al parecer, son ciegos. Carteristas, broncas por un pisotón, los repudiados “repelladores”, niños y niñas que se asfixian y tampoco encuentran un ser cortés que los cargue y salve del molote… y mucho más.

En tanto, los choferes piden junto a los que “están abajo” que caminen al fondo y con buena imaginación uno siente que está en una competencia de estatuas. En fin, trasladarse hoy hacia el trabajo, al hospital, a cualquier sitio y a cualquier hora es mucho más que el tiempo de espera en las paradas, el “salvase quien pueda” para coger el ómnibus y el ejercicio a toda prueba de acrobacia y dinámica corporal. Es una demostración en vivo y a sudor de una de las indisciplinas sociales más comunes de la sobrevivencia cotidiana.

¿Solución? Difícil empeño, pues ni los “amarillos” ni los inspectores pueden evitar la alta demanda y el déficit de medios de transporte, agravada por la insensibilidad de los carros estatales de recoger voluntariamente a quienes, seres humanos como ellos, necesitan moverse para vivir el día a día. Falta de persuasión, llamados a la consciencia y hasta medidas coercitivas jamás faltaron desde el pasado siglo.

Todo sigue igual. La tolerancia a lo mal hecho es tan popular como el dulce de coco o la ausencia de palabras mágicas: buenos días, permiso, por favor, gracias… ¡Y de valores se habla por las cuatro esquinas! Ignorar que el mundo anda patas arriba y hay una lucha sin caretas entre el bien y el mal es, a mi juicio, pecar de ingenuos. Más, seguiré preguntándome dónde están las profundas herencias de humildad y fraternidad que nos legaron los abuelos.

Sin embargo, como José Martí creo en el mejoramiento humano y los buenos somos más que los malignos. Por eso, aunque las guaguas no alcancen y la gente haya perdido el sentido de ciertas normas elementales, algún mañana cercano la ternura que brota como manantial de los más pequeños

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

CRITERIO: Rutinas…

20160416110247-avecarlosjfinlay3.jpg

Por Graciela Guerrero Garay    Fotos: De la Autora

A veces, si no las más, siento que vivo en una ciudad cansada. En mi ¿imaginario?, entre la pesadumbre del sol o la incomodidad del polvo que arrastra el viento, extraño las flores. Pienso en la sequía, pero renuncio a que este fatalismo objetivo me prive de caminar entre el éxtasis que desgranan esas multicolores plantas emisoras de alegría y amor, mientras esquivo los baches y los carros por la ausencia de aceras.

Es una suerte que todavía exista alguien empecinado en conservar a capa y espada los jardines de su casa en los barrios, donde la rutina me sabe a conformismo y apatía. O no haya muerto el galán de noche que una vecina sembró en la jardinera del edificio para cambiar los olores de la cuadra. Otras, acuño que los decisores de dar colorido a la urbanización solo piensan en los grises y el otoño y, quizás, nunca le florecieron las ideas del espiritualismo del paisaje o van de prisa entre cristales de ruedas, sin percatarse que ya no tenemos mariposas y las abejas se salvan por las campanillas silvestres.

En mis tribulaciones no puedo detener la mente y no sé como mi nieta le explicará a mis bisnietos y tataranietos que hay rosas blancas, amarillas, rojas, tulipanes, azucenas, gardenias, vicarias, siemprevivas… ¡porque cuestan tan caras (cuando hay) en el mercado! que, ante el impulso de llevarlas para armar un necesario glosario de botánica, el monedero alerta del viandero vacío, la merienda de la noche y el “plato fuerte” de la tarde.

Tampoco se si le dañaría la psiquis con llevarla hasta los puntos de venta y mostrárselas ahí, sin regalarle una a pesar de que salió bien en las pruebas y mejora la disciplina. Todo un rompecabezas donde al final la ficha perdida no aparece y dejo sin respuesta la persistente pregunta: ¿cómo se la ingeniaron mis abuelos y los abuelos de todos los abuelos para, sin tantos fertilizantes ni regadíos modernos, conseguir las semillas que nacieron en los parques, las calles, los bordillos de las carreteras, el monte y los espacios más periféricos de cualquier ciudad?

Las sombras… ¡vaya manera de encontrar la de mi misma!, pero ninguna de framboyán, laurel, algarrobo, álamo, ceiba, almendro… cuando el verano casi es el rey de todas las estaciones y anda de intruso hasta en los meses invernales.  Rutinas, las cuales presiento devienen hábitos inhóspitos para las almas más sensibles y la ciudad se adapta a sus ecos, tal como mis memorias se revelan ante la ausencia de una floresta diseñada para armonizar la vida y espantar la nostalgia.

Tal vez por eso muchas chicas no sepan cómo es la divina sensación de ser enamoradas con flores, y los chicos estén impelidos a hacer pininos en los bolsillos paternos para desarmarlos ante un posible “no tengo” y, después, correr a las tiendas a comprar un carísimo regalo, no siempre por la calidad sino por el precio.

La primavera está a las puertas y San Pedro quizás recuerde que las flores forman parte de la esperanza y el Olimpo, y las sombras son urgencias en una isla tropical y cálida, donde el oriente sabe a fuego y sus habitantes caminan y viven bajo los rayos del sol. Quizás, también, la ciudad crezca sobre estas rutinas rutinarias y vuelen mariposas y olores de belleza por sus cuatro puntos cardinales.

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

OPINIÓN: Precios… ¿Al borde de la lengua o el bolsillo? (1)

20160209201545-mercado-precios.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay         Fotos de la Autora

El Estado no debe meterse en los precios, dijo el hombre mientras se detuvo menos de cinco minutos ante el mostrador de un kiosco donde el tema, entre clientes y cuentapropistas vendedores de viandas, frutas y hortalizas, se debatía y nadie encontraba equidad en los diferentes puntos de vista. Para muchos, esencialmente quienes a todas luces son intermediarios, la ley de oferta y demanda es la que debe seguir marcando el valor de los productos.

En tanto, el pueblo trabajador espera ver pronto el resultado de las orientaciones del Primer Secretario del Partido y Presidente de Cuba, General de Ejército Raúl Castro, cuando en la Asamblea Nacional del Poder Popular abordó el asunto de los altos costos de los alimentos, a partir de análisis que pusieron sobre la mesa los diputados, hecho por demás recurrente desde hace años y, en muchos casos, sin justificación objetiva porque está demostrado que cuando se quiere se puede, siempre y cuando en esta compleja cadena productor-comprador no se piense con el bolsillo y la ambición, sino en el consumidor.

Para complicar las cosas o lograr un fin siempre existen argumentos, más si se trata de ganar dinero con los sudores ajenos. Otra perogrullada que con las carencias de las últimas décadas es a estas alturas “el chupa sangre” cotidiano de ese obrero, jubilado o profesional que aporta cuanto tiene en talento, vergüenza y sacrificio para sostener de manera honrada a su familia y, ante el mostrador estatal o privado, deja el salario de un mes y se va tan lleno de necesidades alimentarias como llegó al mercado.

El campesino necesita recursos para trabajar y no los tiene – dice Ramón Ávila, quien vive en el municipio Menéndez y por asuntos de enfermedad vino con su hija a Las Tunas. Son de mala calidad y muy caros, luego si bajan un poco siguen igual de malos. Las cooperativas llevan más ventajas, pero igual incumplen con ellas. Entonces el que contrata un camión y se va al campo, con el precio de la yuca, por ejemplo, quiere sacarle ganancia a todo… al camión, la gasolina, los envases y hasta los ayudantes que lleva. Yo ahora veo esto muy complejo. No encuentro cómo.

Al asomarnos al Mercado Ideal El Serrucho y La Unión, por ejemplo, los precios igual andan por el techo. Laura Pérez compraba un paquete de galletas, según ella (yo creo igual) más pequeño que hace años atrás cuando empezaron a venderla y respondía con una pregunta: ¿Usted cree que puedo comprarlo? No, pero qué les doy de merienda a los muchachos. Al menos me sale más rentable que un pan de 10 pesos diarios. Miré una lata de puré de tomate a 140 pesos y hasta 200 y más en moneda nacional, o a 9 y pico en CUC… lo que yo gano como jubilada. ¿Hasta cuándo será esto?

Otra señora aludió que “por ahí te venden las botellas a 20.00 pesos, pero no confío en esos carretilleros pues compré una y el tomate estaba mezclado con boniato, por eso me decían que era una pasta”. Otras opiniones confirman que es un riesgo alto adquirir alimentos sin saber quién vende ni de dónde sale la mercancía, más cuando hay tantas enfermedades en el ambiente y lo consumirán los niños.

Con más o menos razones, el tema de la comida y sus precios supera la expectativa de los mercados agropecuarios estatales y privados, o si salen de la tierra o de la industria. La verdad es que este asunto requiere y abarca miradas menos epidérmicas, porque nadie pide aumentos salariales si

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

OPINIÓN: Papa caliente…¡¡¡¡ Precios!!!!!!(2)

20160209200745-montajemercados.jpg
Este martes en Las Tunas el tema y las opiniones sobre la venta de viandas, frutas, especies y hortalizas nada difiere del lunes. En la zona de los mercados estatales Leningrado y la Unión, en el reparto Santos, uno de los más habitados de la ciudad y con amplia presencia de carretilleros y kioscos, solo tres abrieron y los precios están más caros que antes de aplicar la medida. El desabastecimiento en los mercados agropecuarios estatales es evidente. Los tuneros dicen...

Por Graciela Guerrero Garay           Fotos: De la Autora

Justo el domingo pasado cuando en las llamadas Ferias Agropecuarias los tuneros encontraron mucho más bajos los precios de los productos del agro los comentarios volaron  “de contentos”, más si estos maratones de fin de semana son los únicos donde hasta ese día el pueblo podía comprar alguna cosa sin llevarse en la jaba y la boca el amargo sabor de sentirse robado, estafado y menospreciado por una ley de oferta-demanda imposible de evadir.

Cerca de 48 horas después de ponerse en práctica la nueva tarifa de venta para viandas, frutas, hortalizas y condimentos naturales (ajo, cebolla, ají, cebollino y tomate) el desabastecimiento de los mercados estatales, la ausencia de los carretilleros y los puntos de venta menguados en sus opciones y la mayoría cerrados traen de cabeza a los consumidores, quienes si bien encuentran la medida justa y necesaria ahora debaten opiniones montadas en la cuerda floja de qué pasará mañana.

Después de recorrer los mercados y placitas esta reportera fue al grano con cuentapropistas, carretilleros y trabajadores de los mercados, al tiempo que entrevistó a una veintena de clientes y tanteó el asunto vía telefónica con colegas y amigos residentes en la ciudad de Bayamo y Cabaiguán. Un criterio común resultó del sondeo: mientras el Estado no pueda mantener una oferta estable no funcionará nada. Ayer en la feria había productos, pero no en las cantidades ni variedades de las anteriores. Hoy lunes amaneció en las placitas y los mercados lo que no se vendió. Lo demás está vacío.

En una información del colega Roger Aguilera  publicada el sábado 6 de enero las opiniones no diferían mucho y hablaban de desabastecimiento “por primera vez desde que se abrió hace nueve años el mercado El Tropical, que oferta vegetales y jugos”. Mientras, un artículo de István Ojeda difundido en la edición impresa y digital de 26 llamaba la atención sobre si “¿es posible intervenir por decreto los precios en el mercado?”, y recordaba que en “las últimas dos décadas, desde el Gobierno no se ha tenido éxito diciéndoles a los vendedores particulares cuánto cobrar por sus mercaderías o servicios”.

La realidad de este inicio de semana le da la razón cuando también aludía “en medio de un contexto en el cual el sector privado y cooperativo tiene un peso importante por ejemplo en la producción de alimentos, el Estado está apostado en los últimos cinco años por una variante más inteligente: incidir de indirectamente sobre los mecanismos de conformación de los precios, como la reducción de los impuestos o fortalecer la deprimida infraestructura del sistema estatal de la agricultura”.

Encuestados como el Doctor José Luis Marañón decía que “esta situación era lógica, en tanto el Estado no mantenga en sus mercados un surtido variado y con precios asequibles a la población, que obligue a los puntos de v

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

CRITERIO: Precios… ¿Al borde de la lengua o el bolsillo? (1)

20160203043935-gedc0499.jpg

Por Graciela Guerrero Garay         Fotos de la Autora

El Estado no debe meterse en los precios, dijo el hombre mientras se detuvo menos de cinco minutos ante el mostrador de un kiosco donde el tema, entre clientes y cuentapropistas vendedores de viandas, frutas y hortalizas, se debatía y nadie encontraba equidad en los diferentes puntos de vista. Para muchos, esencialmente quienes a todas luces son intermediarios, la ley de oferta y demanda es la que debe seguir marcando el valor de los productos.

En tanto, el pueblo trabajador espera ver pronto el resultado de las orientaciones del Primer Secretario del Partido y Presidente de Cuba, General de Ejército Raúl Castro, cuando en la Asamblea Nacional del Poder Popular abordó el asunto de los altos costos de los alimentos, a partir de análisis que pusieron sobre la mesa los diputados, hecho por demás recurrente desde hace años y, en muchos casos, sin justificación objetiva porque está demostrado que cuando se quiere se puede, siempre y cuando en esta compleja cadena productor-comprador no se piense con el bolsillo y la ambición, sino en el consumidor.

Para complicar las cosas o lograr un fin siempre existen argumentos, más si se trata de ganar dinero con los sudores ajenos. Otra perogrullada que con las carencias de las últimas décadas es a estas alturas “el chupa sangre” cotidiano de ese obrero, jubilado o profesional que aporta cuanto tiene en talento, vergüenza y sacrificio para sostener de manera honrada a su familia y, ante el mostrador estatal o privado, deja el salario de un mes y se va tan lleno de necesidades alimentarias como llegó al mercado.

El campesino necesita recursos para trabajar y no los tiene – dice Ramón Ávila, quien vive en el municipio Menéndez y por asuntos de enfermedad vino con su hija a Las Tunas. Son de mala calidad y muy caros, luego si bajan un poco siguen igual de malos. Las cooperativas llevan más ventajas, pero igual incumplen con ellas. Entonces el que contrata un camión y se va al campo, con el precio de la yuca, por ejemplo, quiere sacarle ganancia a todo… al camión, la gasolina, los envases y hasta los ayudantes que lleva. Yo ahora veo esto muy complejo. No encuentro cómo.

Al asomarnos al Mercado Ideal El Serrucho y La Unión, por ejemplo, los precios igual andan por el techo. Laura Pérez compraba un paquete de galletas, según ella (yo creo igual) más pequeño que hace años atrás cuando empezaron a venderla y respondía con una pregunta: ¿Usted cree que puedo comprarlo? No, pero qué les doy de merienda a los muchachos. Al menos me sale más rentable que un pan de 10 pesos diarios. Miré una lata de puré de tomate a 140 pesos y hasta 200 y más en moneda nacional, o a 9 y pico en CUC… lo que yo gano como jubilada. ¿Hasta cuándo será esto?

Otra señora aludió que “por ahí te venden las botellas a 20.00 pesos, pero no confío en esos carretilleros pues compré una y el tomate estaba mezclado con boniato, por eso me decían que era una pasta”. Otras opiniones confirman que es un riesgo alto adquirir alimentos sin saber quién vende ni de dónde sale la mercancía, más cuando hay tantas enfermedades en el ambiente y lo consumirán los niños.

Con más o menos razones, el tema de la comida y sus precios supera la expectativa de los mercados agropecuarios estatales y privados, o si salen de la tierra o de la industria. La verdad es que este asunto requiere y abarca miradas menos epidérmica

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

CRITERIO: Voces de muchos para acabar el asunto

20160114170118-basureros8.jpg

Por Graciela Guerrero Garay               Foto: de la Autora

Aunque el título parezca una retórica, facilista tal vez, no hay de otra cuando en un simple recorrido por los repartos Santos y Buenavista percibo lo que ya otros amigos y lectores me trasmiten sobre sus zonas de residencias en este municipio capital: la higiene dura lo que pasan los carretoneros por los “yeyos”, si acaso lo hacen bien –léase la recogida de basura y la limpieza de las calles y barrios- .

Nadie puede negarlo. Con excepción del casco histórico de la ciudad, donde la modernización y el Proyecto Imagen hicieron el milagro de lo bello, el resto del municipio me trae como un relámpago aquello de que “Cuba es La Habana, y lo demás paisaje”, pero la giraldilla de todos los cubanos está sucia también en sus recodos y denunciada reiteradamente en populares espacios de la televisión nacional. Un tema vital que no se resuelve ni aquí ni allá.

La provincia aún atraviesa momentos críticos con la proliferación de enfermedades trasmitidas justo por los vectores que se alimentan de los vertederos, la suciedad, las aguas estancadas, los desechos... En una palabra, contaminación ambiental. Hablar del asunto es otra epidemia, al margen del sarcasmo. Atacamos en X y nos aparece otro basurero en Y; después en X,Y y no se acaban los focos contaminantes ni hay sanidad en nuestro entorno.

Sumemos que el cambio climático regala un aguacero cuando quiere e intensifica la sequía; la falta de control, el derroche y la escasez de recursos andan de manos y la indisciplina social y la tolerancia o apatía se convierten en una familia mala pero persistente, el asunto es más duro de guerrear y los riesgos crecen ante los ojos de todos, porque TODOS no tenemos conciencia de que es un problema colectivo, de educación cívica, pertenencia al medio, respeto ciudadano y poner al ruedo las leyes y sus sanciones, tanto para el sector privado como estatal.

Y en este último- los organismos del Estado-  el pago de las multas debería salir del salario de los directores y empleados donde se detecte la infracción, pues no me parece que sea así y a tal altura del problema muy bien es aplicable el decreto de responsabilidad material y resarcimiento, como se hace cuando se trata de un medio básico o un desfalco. Las personas naturales pagan de su bolsillo y en un tiempo limitado, sino se les multiplica. Quizás de este modo el trillo comience a enderezarse en ambos lados.

Servicios Comunales podría igual revisar concienzudamente en qué invierte su presupuesto en el 2016 y, al menos, asumir el arreglo de las calles más transitadas barrio adentro. La calle 42, que une las avenidas 2 de Noviembre y Primero de Enero, en el reparto Santos, de amplia circulación de coches, vehículos de todo tipo y personas –entre ellas cientos de estudiantes y trabajadores- es intransitable. No tiene aceras y es bache sobre bache, agregándole el enyerbamiento paralelo a la línea central del Ferrocarril, la oscuridad en varios tramos y la no señalización de una curva peligrosa en la “A. Barrera”. ¿Merece o no ponerla sobre la mesa de las prioridades?

Trabajar en equipo, hablar el mismo lenguaje, decidir con inteligencia y luz larga, cohesionada y bien pensada, y poner delante la balanza riesgo-beneficio, es vital.  Quizás haya que formar un escuadrón de inspectores voluntarios en Salud Pública y la Dirección Integral de Supervisión (DIS),

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

CRITERIO: La descortesía… ¿la coleccionan?

20151216213113-bulevarlastunas2.jpg

Por Graciela Guerrero Garay

Llevo más de media hora tratando de llamar al Mercado Ideal El Serrucho y da timbre y timbre y nadie contesta. Me obstiné y cuando volví a intentarlo entonces era ocupado, tal como si lo hubiesen descolgado. Ahora que hay más teléfonos y pizarras inteligentes en casi todos los organismos, es mejor esperar una guagua y hacer la gestión personalmente.

Julia María Pérez no es la única que se acerca para comentarle a una el tema de las comunicaciones y, sobre todo, quejarse de la frialdad o la molestia contenida en los sonidos que le devuelven las recepcionistas y secretarias detrás del auricular. Nada nuevo para mí, obligada a utilizar esas tecnologías en las coordinaciones diarias. Casi nunca saben la hora de regreso del funcionario en cuestión o una percibe-porque se percibe- que lo tienen delante y un gesto de aquellos le indica que lo esconda.

La congestión en las líneas telefónicas no depende, exactamente, de las operadoras ni los mecanismos de la Empresa de Telecomunicaciones (ETECSA). Las más están asociadas a la demanda, salvo las interrupciones. Sin embargo, la descortesía, la mala información sobre un servicio, la divagación o el aparente desconocimiento de la localización de un jefe cuyas funciones son medulares para salvar la imagen corporativa de la entidad, atender al cliente u orientar determinado trámite que ese mismo organismo facilita canalizarlo por teléfono tiene un culpable confeso: la empresa en cuestión, sea cual fuere su función social.

Muchas moscas no pueden estar equivocadas y la mayoría de las personas salen irritadas, de la mayoría de las instituciones, por la poca gentileza que muestran sus recepcionistas o los aires de indiferencia de sus secretarias, hechos incompatibles con la ética profesional, la educación o idoneidad que debieran tener como aptitud y actitud quienes desempeñan estas labores. Y si de teléfono se trata el esmero debe ser mejor, pues la visibilidad del colectivo está en esa voz que se escucha al oído, sinónimo perfecto de eficiencia, credibilidad, respeto y diligencia para quienes son el objeto de su misión: el pueblo.

Quizás por ello la gente cuestiona porqué “llovemos sobre lo mojado” si nada va a cambiar, porque al personal de servicio casi nunca se les pasa por el filtro de la excelencia y se contratan a empleados con el objetivo de cubrir una plaza sin mirar el verdadero alcance de sus funciones, tan vitales como cumplir los planes productivos o tener una gestión sustentable.

De ahí parte muchas veces el descrédito que ganamos allende al mar cuando un foráneo necesita un servicio y sale sorprendido de cómo lo pelotearon, lo caro que pagó el maltrato y adjunta la confesión de que en su país, por mucho menos, tiene que ir directo a la caja a liquidar el salario y jamás portarse por allí.

Desgraciadamente lleva la razón. Si el cliente o como le llamemos es lo esencial, frenemos ya el irrespeto a la cara y por teléfono. Una sociedad mejor no se forja con campañas ni slogans. La descortesía no se colecciona ni da riquezas a nadie.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

CRITERIO: ¿Y dónde quedo yo?

20151124225047-criteriodondequedoyo.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay     Foto: De la Autora

Aunque el título parezca una retórica, facilista tal vez, no hay de otra cuando en un simple recorrido por los repartos Santos y Buenavista percibo lo que ya otros amigos y lectores me trasmitían sobre sus zonas de residencias en este municipio capital, uno de los que figura, junto a Puerto y Jesús Menéndez, como los más afectados en brotes diarreicos y casos sospechosos de dengue.

Mi alarma creció al visitar el hospital Ernesto Guevara para atenderme la vista y encontré que la consulta de “febriles” estaba al tope, así como el laboratorio de Cuerpo de Guardia para realizar los análisis correspondientes. Elena González, quien llevó a su nieta al Pediátrico por una amigdalitis, comentó también su inquietud por la cantidad de niños enfermos. Es decir, no es un juego ni sembrar pánico. Es tomar conciencia de que TODOS tenemos que tomar muy en serio la situación epidemiológica que tiene la provincia.

Muchos creen que el tema es solo de Salud Pública y hasta comentan que la celebración de los Carnavales agudizó el problema. Lo hecho ya está y no se trata ahora de buscar causas, sino solucionar problemas e interiorizar la cuota de responsabilidad que tenemos como potenciales de riesgo y sujetos activos de una cadena que únicamente con coherencia, apoyo y responsabilidad colectiva se puede detener.

Es incomprensible que todavía, con tanta información difundida por los Medios, las charlas educativas, el conocimiento barrial de la existencia de vecinos enfermos, los focos que aparecen y la evidencia de las enfermedades, existan personas que se nieguen a fumigar sus casas, no tapen sus depósitos de agua y subestimen el asunto, tal como si los vectores trasmisibles del dengue y los brotes diarreicos trajeran una lista visible de nombres y el suyo no aparezca. Ni ironía, sarcasmo ni chiste, pero solo así se puede concebir como lógica esa actitud.

Por otro lado, comprobamos que en las cafeterías y red de puntos de venta estatales está prohibido vender café, mientras en los particulares, si llevas vaso, tienes la opción. Las refresqueras cerraron, sin embargo en la feria comercial alimentaria de los domingos lo venden en pomos como es habitual. Si bien es cierto que las fábricas de refresco y cerveza tratan el agua con quimicales, me sumo a la inquietud de la lectora Virginia Flores: ¿Y los termos no son los mismos o parecidos? ¿Quién me garantiza su esterilización? No me parece desatinada su conclusión: ¿Y dónde quedo yo?  

Varias madres del seminternado Rafael Martínez trasmitieron su preocupación de cómo permitían a los cuentapropistas ambulantes vender golosinas frente a las escuelas y por las calles, y mantener abiertos los kioscos. Los niños pequeños no entienden estas cosas – alegaron- y cuando una les dice que no se pueden comprar, lloran y se forma una situación incómoda sin necesidad. Ciertamente preparar una merienda escolar diaria es difícil para muchas familias. Empero, vale hacer un sacrificio mayor y buscar alternativas domésticas antes de maximizar los riesgos.

Hablar el mismo lenguaje, decidir con inteligencia y luz larga, cohesionada y bien pensada, y poner delante la balanza riesgo-beneficio, es vital. No se puede –digo yo- apretar por un lado y aflojar por el otro. En grandes momentos, grandes decisiones, sentenciaba mi abuelo, y esta cadena hay que romperla aunque el cordón del zapato se exprima  una y otra vez.

Quizás haya que formar un escuadrón de inspectores voluntario

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

CRITERIO: Fatales paradojas en los tiempos del cólera

20151118231716-montajebasureros.jpg

Por Graciela Guerrero Garay        fOTOS: De la Autora

Quizás nuestro genial Gabriel García Márquez encontraría muchísimas razones para escribir y titular- a la inversa- la saga de su famosa novela El amor en los tiempos del cólera, de haberlo dejado la vida llegarse por acá. Siento esta sensación cada vez que transito por la mayoría de las calles barriales de nuestra ciudad. ¡Todas tienen un basurero en algún sitio!

Deficiencias aparte que pueda tener, y TIENE, Servicios Comunales en sus horarios de recogida, disponibilidad de cestos, cajones y calidad de la limpieza que realizan algunos de sus empleados –léase barredores y recolectores de desechos-, la insensibilidad ciudadana es evidente ante los llamados de las autoridades sanitarias a mantener y priorizar la higiene.

Toda una paradoja irracional cuando escuchas a las personas hablar con temor de los índices de infestación de virus como el dengue y el cólera. Lo comentan de una manera tan “galáctica” que me hacen sentir que soy de otro planeta o ellas viven en cierta onda orbital, muy ajena a nuestra realidad. La prueba está en que tiran animales muertos en la vía pública, dejan que la hierba les coma los patios de sus casas y los alrededores, hacen sus necesidades donde les apriete el deseo y hasta botan los desperdicios de alimentos en el primer solar yermo que les quede cerca.

La gorda se arma si viene un inspector a imponerles la multa. Hay tela para cortar y la reacción común es tratar de virar la pelota al revés. Es una injusticia de plano…,  los carretoneros no pasaron a su hora…, la fosa de la esquina está drenando y no vienen a limpiarla (hecho real y recurrente. Hay demora en la respuesta) y cómo no ven eso... argumentan de forma desafiante y luchan por evadir una responsabilidad y deber ciudadano para sí y los demás, al margen de las deficiencias de cualquier tipo existentes por parte de las instituciones estatales.

Sin embargo, no razonan estas personas inescrupulosas que atentan contra su salud, la de su familia y la vecindad. Ah… y la otra es que si algún vecino le llama la atención, te ganaste un enemigo para siempre. No hace mucho me contaron que por reclamar la higiene en un corral de puerco cercano a su domicilio, la señora en cuestión le hizo una brujería a la demandante, quien empezó a tener problemas de repente, fue a consultarse y su “madrina” se lo dijo con los caracoles. ¡Historia que muy bien hubiese tejido con sus musas nuestro García Márquez!

Un tema realmente en que debieran involucrarse más los factores de las organizaciones de masas en los barrios y los Delegados del Poder Popular porque, aunque busquemos los mil argumentos, la situación epidemiológica de la provincia lo requiere y esta capital, más vulnerable al riesgo por sus visitantes foráneos y ser vía común para acceder a territorios vecinos, no puede darse el lujo de incrementarlo.

Vale también que a pesar de los millones de recursos humanos y financieros invertidos para contrarrestar la proliferación, se piense en fumigaciones masivas que abarquen al unísono barriadas enteras pues el mosquito emigra y se esconde. Después, pica y enferma. Y usted, paisano, no tire la basura por ahí, son tiempos de moscas, ratones y cucarachas. Cuídese y cuídeme. El amor es vital en los tiempos del cólera. García Márquez no erró el título de su famosa nove

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

CRITERIO: Solidaridad con camuflaje

20151114193208-criteriosolidaridad.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay     Foto: De la Autora

La “botella” está mala es una frase que hace amigos de ocasión en las paradas, los cruces de líneas, las esquinas o cualquier lugar de esta ciudad. Dada la experiencia y las anécdotas, en los municipios y sus carreteras de acceso tampoco se “pone buena”. Cuando las guaguas deciden- causas aparte- dormir la siesta y necesitas del transporte público fuera de los itinerarios previstos sabes lo que es la vida, como diría quizás el cómico Ramy parafraseándose a sí mismo.

Más de un lector trae y lleva la queja a diario, al comentar sus peripecias para ir al trabajo, la escuela o el menester que le ocupe. Andar a pie, o serlo, es un problema y poco a poco aquello de que solo paran a los amarillos también pasa por el moderno borrador de palabras mágicas, diseñado para desaparecer solidaridad, humildad, compañerismo, humanidad…

Basta un gesto de los choferes de los carros ligeros estatales para justificarse ante el Inspector de Transporte y seguir de largo. Se complica y extiende la espera de no estar en las paradas, mientras hay suerte, casi siempre, si eres un conocido, pero te paran solo a ti y arranca con capacidades libres en el auto. Una actitud nada nueva y criticada reiteradamente, desde que el período especial apretó tuercas.

Salimos a buscar evidencias. El sol de los finales de agosto hacía galas. El viernes 21, a las 11 y 10 a.m, en el crucero de la línea de Ferrocarril y la Aquiles Espinosa, un carro del CIMEX, vacío, con chapa 000165 ignoró la mano extendida de una señora que le pidió “botella”. La imité, unos metros después, y nada. Días alternos de la semana siguiente, en la avenida Frank País, otros muchos quedaron en igual pose frente a quienes olvidan la piedad, se hacen dueños confesos de las carreteras y desoyen los llamados de conciencia a sus deberes sociales.

Apenas pudimos leer los rótulos: Educación,  AZCUBA, MINAGRI, Cultura… Distinguir el rostro de algunos de ellos, imposible. La mayoría de los autos tenían cristales oscuros. Cogerles la chapa, un milagro. Iban por la senda rápida, alejados de la parada, donde sus coterráneos se consumían entre el calor y la espera. Sin embargo, un vehículo de la CTC en la provincia, moderno y con iguales características, detuvo el paso y respondió a la llamada de auxilio.

Todavía hay gente noble dijo aliviada una señora, en tanto montaba al auto con evidente cansancio. Pensé que era bonito saber que las reglas tienen excepciones y que el maldito borrador, una copia casi fiel de la caja de Pandora, no desapareció del corazón de todos los choferes las palabras mágicas, aunque conduzcan carros parapetados en cristales negros.

Por estos días de septiembre, a altas hora de la noche, me vi en la misma parada cercana al edificio de ETECSA con dos niñas y un anciano que venía del Puerto de Guayabal. Un carro de este organismo paró, voluntariamente, y nos llevó a todos. Sentí que existe la esperanza y que otra regla sumaba la excepción. Puede que estas líneas sirvan, al menos, para que las empresas hagan valer de una vez lo que siempre se ha pedido: ayudar a la transportación de pasajeros, a ser hermanos del de a pie. Manejar es un empleo, no un don de superman.

Ojalá no tengan que existir los “amarillos” para apretar los frenos. En una sociedad mejor la solidaridad no puede andar de camuflaje. Ser

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Criterio: Ay, cocherito… ¿qué fue?

20150803231709-lentewebestiercol1.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay     Fotos: De la Autora

Imposible negar el papel social desempeñado por los coches y cocheros a lo largo de los estrangulados años del Período Especial. Sin embargo, con el tiempo estos facilitadores de servicios se han convertido en un azote popular y agentes contaminantes del medio ambiente, dignos a tener en la mirilla de control, con un concepto más abarcador que el decomiso por cualquier ilegalidad.

A ojos vistas algunos propietarios abusan de las bestias que le dan el sustento, arman “competencias” en las avenidas públicas sin respetar las leyes del Tránsito, permiten múltiples indisciplinas  (léase gritos, malas palabras, cantaletas, etc.) a sus pasajeros  y  riegan estiércol por las calles, razones suficientes para sacarlos de circulación.

Si pareciera poco,  les faltan el respeto con frecuencia a “sus clientes” al violar las tarifas establecidas “amparados” bajo la ley de oferta y demanda, no importa si la carrera es una urgencia para el hospital pediátrico o hacia una fiesta. El tema es alquilar y si el bolsillo suelta, pa΄lante; de lo contrario, la mayoría no va. Burlan los derechos éticos de quienes trabajan, las más de las veces con alta cuota de sacrificio personal y serias limitaciones materiales, pues el costo de la vida enfría pronto la tibieza del sudor cotidiano.

Aplicarles Decretos, multas, persuadirlos o denunciar la frecuencia de estas violaciones no es un fenómeno nuevo, el cual se aborda igual por los diferentes medios de comunicación municipales y provinciales pero, como ocurre casi siempre, se portan bien unos días y cuando la exigencia baja, vuelven de  nuevo  a la carga. Las evidencias de mayor impacto y generadoras de malestares notables suceden con las convocatorias masivas relacionadas con eventos como los carnavales infantiles o las festividades por el Primero de Mayo.

“Gato al agua”, parecen decir en sus estrepitosas carreras de piquera en piquera: la cobran a cinco pesos y más, según la hora o la cantidad de pasajeros. Pero tales poderes los tienen todos los días. Las trabajadoras del Centro de Higiene dan fe de que piden ese precio del Ferrocarril al Tanque si van allí, a la salida del trabajo, a buscar cómo llegan a sus casas. El 20 de mayo último, la lectora Belkis Cabrera Fonseca comunicó a esta reportera que, junto a pedir ese monto, también la ofendieron y fueron grosera con ella. ¿Hasta cuándo será esto?, preguntaba ella y cuestionaba si el Gobierno ya había llegado a la conclusión de subirle los impuestos a los cocheros. Elemental, si ganan más tienen que tributar más.

En abril, justo el 29, Magalys Acosta Comendador, directora de la escuela Tony Alomá Serrano, fue víctima de tales acciones. Los pioneros debían participar en un desfile en saludo al X Congreso de la UJC y cogieron un coche y le pidieron 5.00 pesos a cada niño. Se bajaron airados, mientras otro cochero, ante la situación, se brindó a llevarlos por $ 2.00 desde la piquera del Tanque (ubicada en las cercanías del Mercado La Unión) hasta la Universidad de Ciencias Pedagógicas, el lugar de destino.

Sondeamos más a fondo el asunto. Es evidente que transitan de manera ilegal, pues varios dieron “giros en redondo” al vernos con la cámara. También conducen bajo los efectos del alcohol, sin luces, contra el tránsito, sin ser los propietarios verdaderos. En las zonas urbanas y rurales, como sucedió recientemente en el municipio de Majibacoa, más

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

CRITERIO: Debate público… ¿Quién lleva razón?

20150730012423-cabinatelefonica.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay       Fotos: De la Autora

Esta semana, con justa preocupación, un vecino del edificio 38, en la Avenida Primero de Enero, inclinaba su observación hacia el peligro que representa “un hueco” ubicado a un costado de su homologo número 13, en el mismo Reparto Santos, de esta ciudad. Al investigar la inquietud de Noel Milán era lo que suponíamos.

No todas las flechas están en la diana del Estado y en la morosidad o falta de gestión de los organismos implicados, lo cual no quiere decir que  no existan en cantidades copiosas para llenar libros de quejas y propiciar los debates públicos que, a diario, se escuchan en cualquier sitio.

Otro lector, Ángel Platt Cedeño, residente en el habitáculo multifamiliar donde se encuentra el registro de Comunales, argumenta que “tenía tapa cuando se entregó el edificio, en los años 1993-94, y después hubo que romperla  por las tupiciones. Comunales la repuso, pero la robaron. Luego le colocaron unos paneles y se los volvieron a llevar. Ahora fui yo quien le puso esas tablas y recortería de fibro”.

El objeto de marras no está en la calle ni en esos trillos que se forman a fuerza de la travesía de las personas para acortar distancias – muy comunes en los barrios, ante la ausencia de una topografía urbana coherente -, pero es un peligro potencial para quienes transiten por ahí, posibilidad que motivó a Noel a dar la queja.

Sin embargo, su camino lleva a “Roma”: Las indisciplinas sociales y el irrespeto al bien público, al entorno y a ese “derecho” sin DERECHO que se toman algunos de lucrar con los recursos que administran, incrustar sus firmas en obras recién pintadas, caníbalear esculturas, medios de transporte y romper, entre otras cosas, las cabinas telefónicas y los parques infantiles. Aquello de cuidar la propiedad social desapareció de las prioridades colectivas, tal como el slogan encargado de recordarlo por doquier.

En el debate público a veces el dedo apunta para el lado equivocado, aún cuando decisiones mal tomadas producen un efecto rebote más dañino que las buenas razones que pudieron sustentarlas. La gente debería comprender a tiempo que su actitud social es imprescindible para consolidar el cambio, rescatar valores, tener un país próspero y educado y vivir en una sociedad equilibrada, justa y mejor. La conciencia colectiva es vital para que funcione la dialéctica, y no creo que nadie deba excluirse, porque cubanos, sociedad y nación somos todos.

Por estos días el tema de la carne de cerdo anda en la palestra pública como el pan caliente y las opiniones tan diversas, que resulta difícil vislumbrar la solución. Lo real es que el desabastecimiento del plato fuerte de los tuneros salta por encima de lo que a todas luces es una indisciplina social de los comercializadores privados y hay más de un lector lo califica ya de “un plan táctico” para que se les autorice el precio a 25 pesos, todavía caro en una población donde crece el número de jubilados y la mayoría de las chequeras no llega a los 300 pesos.

Un tema que abordaremos más adelante,  pero necesita ya que los organismos estatales salgan del marasmo y los campesinos respondan como debe ser. En el reciente Congreso de la ANAP muchos puntos se les pusieron a las íes y el pueblo no quiere aquello que popularizó una telenovela cubana…” el año que viene”.  

En los debates ponerle el cascabel al gato es tan complejo como la vida misma. ¿Quién lleva la

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Criterio; Respeto… algo elemental

20150617212119-criterio-foto.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay        Fotos: De la Autora 

Estaba airada y con los “humos” lógicos de quien se sabe maltratada sin razón objetiva, porque simplemente solicitó un servicio que le acarreó gestiones anteriores y pensó allí terminarían sus carreras. Al contrario, salió sin el utensilio que buscaba, molesta y hasta humillada.

Lo comentó a un grupo de amigas y lo escuché. La objetividad del periodismo exige- casi como norma- poner nombre y apellido a cualquier señalamiento público, bajo la intención de impeler al infractor a responder, pero la más de las veces demoran en hacerlo, otras justifican lo injustificable o resuelven el asunto para caer en lo mismo un tiempo después.

En fin, razoné que la falta de respeto al consumidor, cliente, usuario o ciudadano común –como le llamen- es un vicio tan arraigado y común que podía comentar el tema y la experiencia sin saber dónde ocurrió exactamente pues, a diario en la mayoría de los lugares hay algún incidente visible y susceptible de denunciar.

El respeto a sí mismo lo creo responsable primario de estas violaciones ya que exterioriza por la vida aquello que nos distingue, y si le sumamos la escasa pertenencia al entorno, llueven esas situaciones desagradables e incongruentes, ocurran en el sector estatal o privado, donde igual se maltrata al cliente.

Es triste, pero cierto, percibir cómo un “licenciado” enseña dientes agrios en  lugares donde te saluda un cartelito Mi trabajo es Usted, mientras la recepcionista no siempre lo hace. Irrita- aunque no se diga- pararse delante de un mostrador y encontrar un dependiente “mudo”, como si le importara un comino si desea comprar algo cuando él o ella debe indagar solícito, según éticas comerciales, pues su misión es vender.

Las unidades de Salud tampoco escapan de esos vientos huracanados de mal humor e incultura que sacuden los centros donde, por necesidad, tenemos que acudir. Si de farmacias se trata y no existe el medicamento, el seco NO HAY se acompaña pocas veces por un mínimo rayito de esperanza como “no se preocupe, lo estamos esperando, vuelva la semana próxima…. O “Espere, le indagaremos  dónde puede encontrarlo…”

En contrapartida, se quejan y piden aumentos salariales y  pregunto: ¿Merecen el que ganan? ¿Seguirán empleados en otras naciones, donde te despiden solo por guiñar un ojo? ¡Cuánto daño nos hace el paternalismo y la falta de control! Ídem la utopía de que somos iguales, debemos ganar lo mismo y somos dueños por derecho,  derechos que no todos respetan y dignifican con sus desempeños.

Cambiar y mejorar la sociedad no es un himno patriótico. Es, a mi modo, el decoro de dejar con huellas propias  un actuar decente, humano, civilizado y cortés, respetuoso, aunque salgamos de casa con dolor de huesos, los bolsillos vacíos y hasta el agravio de una desavenencia familiar. Esa persona que va hasta el lugar en que laboramos y representamos más de una condición social, no tiene culpa.

Por demás, pagará y ese pago, por ley constitucional y normas ético culturales, ideológicas y sociales, incluye ser bien tratado, servido con esmero y retribuido por el valor económico que aporta. Si alguien parapeta la ineficacia detrás de un servicio gratu

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

CRITERIO: Hablar de precios… ¿será para siempre?

20150601201335-contador.jpg

 Por Graciela Guerrero Garay   Foto:Periódico26

Eso de que tanto va el cántaro a la fuente hasta que se rompe, ciertamente, no se cumple con los precios y si nos quejamos de la “parte estatal”, ya me convencí que la “privada” (léase cuentapropistas) es peor, porque con toda la burocracia que podamos ejemplificar y sufrir, con los errores, la cadena de ineficiencia, mala calidad, etc., etc.… al Estado le debemos agradecer un montón de cosas (obvio mencionarlas, todos somos beneficiarios. Saque sus conclusiones, mírese adentro).

El silencio es cómplice, pero la ética es inviolable. Una señora airada contaba a su acompañante, en voz alta, en la sala de espera de una consulta médica que “al final compró unos chorizos, porque el carnicero que vio llorar el día anterior cuando le querían decomisar todo porque vendía a 25.00 pesos la carne de cerdo, al siguiente, muy lúcido, le dijo que era a $ 25.00”, cuando ella no compró en aquel momento pues esperaba su turno, cuando llegó el inspector y suspendió la venta.

Al indagar, narró el suceso. Le pedí su nombre para escribir este artículo y pidió no mencionarla “ya que tengo que ir allí y no quiero problemas”. Debo respetar su voluntad, es elemental por principios éticos, pero no quise silenciar el hecho porque de la violación de precios se habla y se habla… y seguimos.

El tema de las carnicerías, va a la fuente y no se rompe. Continúan los faltantes de pollo y jamonada en las estatales y los cuentapropistas eternizan sus valores falseados en las tablillas, sobre el mostrador y en las pesas. Las justificaciones se parecen a los clientes…si protestan, tratan de hacerle un “lavado de conciencia” (nunca son los culpables), si callan le roban más, si adoptan poses de resignación, pague y váyase. Y así,  el día a día se convierte en un drama de película de sábado para quienes trabajan honradamente, se jubilan y recontratan, incluso enfermos para recibir los beneficios de la nueva Ley de Jubilación.

Más, si sumamos que esta “guerra” la dejamos a unos pocos y los más somos indiferentes para no buscarnos problemas, si no delatamos los hechos corruptos porque hay que lucharla o tenemos que ir a morir ahí, ¿dónde queda la honradez y la justicia? ¿Para qué se ponen precios topados, se hacen estudios, se denuncia en programas de participación por los Medios de Prensa? ¿Qué valor tienen los argumentos y los planteamientos de los electores en las Rendiciones de Cuenta?

Muchas preguntas existen sin una respuesta coherente, porque igual pudiera mencionar el respeto a los Dispongos y Resoluciones de los órganos del Gobierno, a la ¿pensada? distribución de los cárnicos, al control real de los consumidores en las carnicerías…en fin… llueve sobre lo mojado, al menos en estos asuntos que tantas opiniones y estados de insatisfacción generan en el pueblo, los cuales no caen sobre sus verdaderos responsables, sino, tristemente, los carga el prestigio y la credibilidad de la Revolución y sus cuadros.

¡¿Hablar de precios?!... ni se moleste, periodista…fue casi unánime la respuesta cuando exploré el asunto con consumidores en varios lugares, con amigos, vecinos y hasta colegas… la producción es el regulador. Y ahora, cuando la sequía nos come, el clima se entrona en hacerlo todo

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

CRITERIO: Carné de identidad, ¿cambiarlo y ya?

20150212165651-images-1-.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay     Foto: De la Red

El nuevo Carné de Identidad será un problema aquí en Las Tunas si antes no definen bien los nombres de las calles y los números de los edificios, me dice inquieto Ángel Platt Cedeño, un asiduo lector de 26, quien por vivir en planta baja casi a diario tiene que dar una orientación o aclarar un  equívoco sobre diferentes direcciones que, sin dudas, no se ajustan a la ubicación geográfica en la cual dice está radicado el inmueble o la persona.

Cierto es. Ahora, cuando la urbanización toma pecho y las ilegalidades e indisciplinas sociales cogen el camino legítimo, la realidad trasgrede el imaginario ciudadano y las nuevas exigencias demuestran que los repartos son los únicos que no tienen “dobles” en esta historia, al menos en Las Tunas.

Por otro lado, hay infinidades de edificios levantados en áreas donde no existen calles propiamente hablando y, sin embargo, se les cita oficialmente en alguna cercana o, a veces, desconocida por los alrededores, como la “prolongación de…” y nadie sabe dónde queda la matriz o porqué está relacionada, si a la de marras le interrumpen su lógica directriz  solares, basureros, viviendas, objetos sociales…

Se suman a este desvarío de confusiones y reiteración de todo tipo que los inmuebles multifamiliares, incluso en la misma zona, se designan por números o el apelativo del organismo que los construyó o entregó los apartamentos. De esa suerte, está el de Comercio, Salud, Comunales, la Micro… y como las inversiones se hicieron en varios puntos de la ciudad sucede como las calles, los mismos existen por doquier.  Un ejemplo concreto sucede con el edificio 39, uno ubicado en la avenida Primero de Enero y el otro en la calle Israel Santos.

La inquietud de Platt Cedeño, más que justa, obliga a detener la mirada reflexiva sobre estos problemas de urbanización que afectan esta capital y al territorio, distinguido con ser uno de los pocos del país que tienen cinco ciudades por la cantidad de habitantes, sin minimizar lo costoso que resulta el nuevo documento de identidad por las altas tecnologías utilizadas en su elaboración y la información que brinda sobre su portador. Ya no es asunto civil o legal, es también económico.

Igual preocupa que esta compleja situación se da en los nuevos asentamientos, donde los solares se entregaron sin una mirada futurista y las personas construyeron sus casas en los terrenos asignados, sin tener en cuenta espacios vitales que permitan, cuando sea posible, levantar una comunidad urbanizada como debe ser. Sucede, por tipificar un caso, en el área colindante a la línea del ferrocarril, frente a San José, donde los laberintos estrechos distinguen junto a cercados de todo tipo, sin que se respire coherencia topográfica alguna.

Estos fenómenos deben atajarse a tiempo. Las nuevas regulaciones aclaman por eliminar las ilegalidades y los llamados “barrios quita y pon”, pero si se da el derecho a tener hogares propios y facilidades de crédito y subsidios, debe existir previamente un estudio integrado de cómo será mañana ese sitio si se quiere que hable de desarrollo y sustentabilidad ambiental, para evitar lo que pasa hoy con las demoliciones para oxigenar la ciudad y acercar la civilización y la cultura a la gente.

Vale, igual, salvar el nuevo, costoso y viable documento de identidad de estas irregularidades. Todavía, creo, sí podemos.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

CRITERIO: ¿Habrá más higiene en el 2015?

20150203181720-recoelctorbasura7.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay   Foto: De la Autora

Es un tema recurrente, pero sin resolver. Ojalá – al decir del cantautor Silvio Rodríguez- pase algo  y acabe de recoger la basura que “adorna” la ciudad y sus comunidades, en áreas de gran concentración poblacional y donde es penoso ver el irrespeto compartido entre los vecinos – que tiran sus bolsas residuales sin mirar dónde- y Servicios Comunales que no hace las recogidas a tiempo, a juzgar por el panorama que uno encuentra al caminar por las barriadas.  

La transitada Calle 42, del reparto Santos, paralela a la línea del Ferrocarril, simula un tiradero al estilo de la gustada novela brasileña Avenida Brasil. No hay un solo metro en que no existan papeles, nylon, restos de árboles secos o recién podados, estiércol de caballos y cualquier desecho, en medio de la hierba, al borde del camino (porque todavía por allí no se concibe, al parecer, ningún proyecto integral que incluya aceras, jardines, luminarias, etc.) y en plena vía.

Sin embargo, la situación más precaria e intolerante está en la intersección de la 42 con la avenida Primero de Enero, donde existe un llamado Punto de Polvillo, que es el lugar destinado por Comunales para que los trabajadores encargados de limpiar los contenes viertan los residuales de sus áreas. El tema es que no lo recogen como debe ser, se acumula y las personas, irresponsables también, lo han convertido en un desagradable vertedero, el cual crece por día y hasta los cocheros aprovechan para vaciar ahí los colectores de sus bestias.

La situación fue crítica para fines de diciembre y el inicio de año. Al conversar con el delegado del Consejo 18, Ricardo Romero Drake, nos comunicó que aunque está ubicado en el Consejo 5, involucra a la comunidad por ser limítrofe de ambas zonas, y coincidió con el criterio de residentes y transeúntes en que la mala calidad en la recogida de sólidos en los basureros –los populares “yeyo” – ayuda a no percibir la limpieza y coexista esa imagen de insalubridad, minutos después del acopio de la basura.

Sin embargo, los ciclos de recolección igual parecen estar muy desordenados porque según afirman los vecinos y el Delegado, hace más de un mes y medio que no pasaban por el punto localizado frente al Edificio 42 y esa realidad sucede más allá de las fronteras de los repartos Santos y Buena Vista, pues lectores de otros barrios periféricos reportan las mismas quejas y malestares.

El asunto no es nuevo y vale reiterarlo. Por varios canales de comunicación y los Medios de Prensa, una y otra vez, la recogida de basura, el desbordamiento de fosas, el deterioro de las calles, “los parches asfálticos” que causan más desniveles viales que los propios baches, los solares enyerbados y la poca higiene de esta capital estuvieron en la mirilla durante todo el 2014.

A inicios del 2015, los tuneros se preguntan si se mantendrá esta situación, pues el centro de la ciudad no es el ojo del camello. Todos confían en que, al despertar, el basurero no esté ahí y la frase no sea una parábola de cierta obra literaria.  Las Tunas tiene que ser una ciudad limpia, piel adentro. Solo así podremos hablar en voz alta de imagen y cambios. 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

CRITERIO: Poner la carnada al pez

20150112054623-relojes22-min.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay     Foto: De la RED

Mi vecino Nelson Rivera más de una vez argumenta que el problema de los robos no solo es de los ladrones, sino de los propietarios, al menos en los casos donde no son violentados rejas, puertas, ventanas, candados u otras herramientas de seguridad.

Ejemplificaba con una madrugada en que salió a su balcón a fumar un cigarro y detectó que desde el techo del edificio, con una soga y un gancho, unos pilluelos intentaban subir una bicicleta que “dormía” en el portal de una cuarta planta sin protección alguna.

Tras varios días de observación, noté que la prevalencia de estos descuidos es bastante común en ciertos lugares y barriadas, así como el hecho de que algunas personas – en plantas bajas de los edificios, esencialmente- dejan las puertas abiertas a cualquier hora del día, mientras salen a una gestión cercana o están en otras habitaciones donde no se puede observar si alguien entra o sale de la casa.

Quizás parezcan detalles insignificantes y se piense que tratamos de llamar la atención sobre un asunto que es un soberano derecho de cada ciudadano. Sin embargo, detrás de estos descuidos voluntarios, conscientes o inconscientes puede generarse una cadena de daños y perjuicios muy peligrosos para la familia y la sociedad, si los ladrones al saberse descubiertos traen un arma blanca, como ha sucedido en muchas ocasiones.

Ante la denuncia, igual se mueve una serie de recursos logísticos y económicos de los agentes del orden, quienes al personarse en el lugar casi nunca encuentran evidencias que faciliten los trabajos de investigación pues, ante el revuelo que se arma, hay en el lugar mezclas de olores, huellas dactilares y ausencia de testigos, piezas imprescindibles para solucionar el robo.

Luego, al no recuperarse la pérdida de los objetos o existir demora en los resultados, salen a la palestra pública opiniones desfavorables sobre estas dependencias y se les responsabiliza de un hecho donde las víctimas son realmente los culpables, sin demeritar que a la postre existe una tolerancia o un silencio cómplice sobre eventos que llaman la atención y “nadie les hace caso, nadie ve nada y nadie oye nada”.

Cuando hablamos de indisciplinas sociales a veces razono que se llevan a cierto macromundo fantástico del que nosotros no somos parte y toca a otros resolverlas. O se deja en ese peligroso terreno de no es conmigo, carga tú con tu maletín. Estas conductas egoístas y ególatras no conducen a caminos limpios y menos a cambios sociales notables.

Ponerles la carnada a los ladrones es crear un conflicto social. No asumir una actitud de alerta o auxiliadora ante determinadas señales anormales en nuestro entorno es complicidad. Hay muchas lecturas para eso que reza que tan culpable es el que mata la vaca como… Pensemos en todos por el bien de todos. Al decir del profesor Calviño, vale la pena.

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

CRITERIO: ¿Demora irresponsable o material?

20140929152248-lenteparada2.jpg

 

Texto y Foto Graciela Guerrero Garay

Hace ya un mes y tanto que nuestra sección LENTE sacó a la luz los mojados y coléricos reclamos de cientos de tuneros, obligados a transitar y tomar los ómnibus que circulan por la Avenida Carlos J. Finlay, justo frente a la universidad Vladimir I. Lenin,  en medio de profundos baches llenos de agua a consecuencia de las actuales lluvias. Sin embargo, no hay respuesta.

No se trata ya de ensuciar de lodo las guaguas. Hace poco, un chofer rompió la esquina de su parabrisas por acercarse a la parada en un gesto solidario con sus pasajeros, quienes no encontraban modo de sortear los charcos para montar la ruta. Este fenómeno no es nuevo. En varias ocasiones este espacio y el de marras, miró críticamente la situación que tiene esa populosa vía siempre que llueve. Más, aquí, no escampa.

La desatención a la Carlos J. Finlay parte, dice la experiencia, de la mala calidad de su trazado, relleno, pavimentación, etc. En tiempo de seca, huecos aparte, es hermosa. Llega el líquido de San Pedro y no se puede caminar en ningún sentido. Y por ahí circulan cientos de vehículos, los estudiantes de la Universidad y sus profesores, residentes del fuerte conglomerado habitacional de los edificios del reparto Santos,  y es el acceso necesario para importantes centros de trabajo de la zona y el camino hacia otros muy visitados, como el hospital Guevara.

Al parecer no está incluida en las prioridades de la Empresa de Comunales, encargada de su patronato por Ley, pues todo indica que la terminación quedó inconclusa, a juzgar por la falta de aceras  en su lateral derecho –tomando como referencia la “Camilo Cienfuegos”- ,  y la evidencia de esos problemas constructivos. Los años pasan y no hay una evaluación seria de su estado actual.

La pregunta es: ¿Por qué no se ha pedido un presupuesto o dado solución a los objetos de obra inconclusos, como las aceras y el drenaje? Igual puede cuestionarse si alguna vez se hizo el acta de terminación de la Avenida, se fiscalizó, controló y planificó su conservación ambiental, porque también la jardinería necesita de manos y decisiones responsables. No sería ocioso hacer un estudio topográfico profundo para que, después, la humedad y los agentes corrosivos anexos  no obliguen  a consumir nuevos recursos antes de tiempo.

Otro detalle que molesta en esta importante arteria vial de nuestra ciudad es el vertimiento de fosas, justo en la intersección que forma la “Finlay” con la “Camilo Cienfuegos”, donde otra parada de ómnibus – igual de concurrida- no tiene aceras y hay contrastes notables entre la urbanización del Reparto Militar aledaño y el medio ambiente circundante.

En estos tiempos donde lo mucho parece poco y lo escaso tiene que multiplicarse vale tener luz larga para ver que acuñamos ante las demandas. No todos los lugares merecen prioridad uno, aunque a fuerza de tanto deterioro acumulado no se trata  ya de mejorar ni remendar, hay que invertir. Por eso, ante el imperativo de la economía, se debe pensar, reflexionar, buscar consenso y dar al César lo que es del César. Los puntos claves de esta capital piden una visita multifactorial barrio adentro. No tengo dudas.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

¿Vale esta sal lo que pagamos?

20140928214604-salweb1.jpg

 

Texto y Foto Graciela Guerrero Garay

Leandro Feria no entiende – ni nadie en su sano juicio- que la sal que se comercializa liberada tenga tan mala calidad. De aspecto húmedo, gruesa y con partículas negras que le dan una imagen antihigiénica se cobra a $ 5.00 pesos el kilógramo, tal como cuando la venden fina, limpia y blanquita. ¿Los abastecedores  no tienen conocimiento de esta falta de respeto al pueblo? ¿Nadie controla esto?, pregunta Feria y otros muchos al salir del mercado La Unión.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

CRITERIO: ¿Buzos o malas copias del tiradero?

20140828074736-recolector-basura.jpg

 

Texto y Foto Graciela Guerrero Garay

Escribo y tengo todavía la duda enorme de cuáles son las razones que los mueven. Hay hechos, sean cual sean las circunstancias, inaceptables, a pesar de que los derroteros humanos demuestran que a todo se le busca una justificación, como sucede en la franja de Gaza con el genocidio contra los Palestinos.

No es ella sola, sobre quien me consta tiene un apartamento y está lúcida, viste con pulcritud y aparenta ser una persona normal. Otros ancianos, igual correctamente vestidos, hacen lo mismo y más de un lector pide tratar el tema para “ver si alguien frena esto o se conoce el organismo facultado para combatirlo”.

La realidad es que, a cualquier hora del día, una puede encontrarlos escarbando en la basura de los depósitos barriales y echando en un bolso los desperdicios elegidos. Incluso, hasta con las manos realizan esta desagradable manía, a riesgo de su salud y la del entorno pues no por casualidad existen sitios exclusivos para acumularlos y recolectarlos. Esta abuela lo lleva a casa, pero otros los portan hasta la farmacia, como sucedió la semana pasada con un señor que decidió después de bucear ir a comprar medicamentos y llenó, con su desmán, de fetidez el ambiente. Le llamaron la atención y siguió allí.

Hay una tolerancia visible ante muchas cosas mal hechas. Sin embargo, el combate corre similar destino: los infractores no se dan por enterados y si el llamado a la cordura lo hace la autoridad –léase PNR o Inspectores-,  les faltan el respeto y se auto convierten en las víctimas más desprotegidas del mundo. Lamentablemente, somos tan buena gente que no son pocos quienes pasan a sus bandos y levantan todo una montaña contra estos funcionarios.

Mientras eso sucede por nuestros basureros, es frecuente que nos interrumpan el camino manos necesitadas de alguna limosna, básicamente frente a las shopping y en sitios populares, céntricos y de amplia concurrencia. Siempre el marketing es el mismo: un hijo enfermo; preso; no pueden trabajar; llevan días sin comer… ¡Y lo proyectan de una manera tal que no hay sentimiento solidario que pueda resistirse!

Al final del día – como nos señaló Maricel Rodríguez- recogen, peso a peso,  más de lo que gana un obrero sudando duro la jornada, porque después una los encuentra cambiando el menudo por billetes en cualquier establecimiento, lo esconden y te piden ahí mismo, en el mostrador. 

Más que conmovedor, parece una tendencia intencional que apunta hacia la degradación de los valores morales, bajo el manto de que el fin justifica los medios o la necesidad y la pobreza los llevan a eso. NO creo que las sombras eclipsen las luces. Malo, bueno o regular, amén de precios y carencias, hay alternativas más decorosas para sobrellevar la vida.

Quizás sea, como dice otro lector, nos acostumbramos a los caminos fáciles y es más cómodo provocar el sentimiento ajeno que darnos el lugar, respetarnos… porque algún pariente han de tener y, por otro lado, bucear bien vestido, portando una bicicleta china, sombrillas o bolsos limpios no recuerdo sean los protagonistas de las historias aprendidas, justamente de los abuelos.

De cualquier manera, están ahí y sus imágenes trasmiten un mensaje que, según el cristal, será verdadero o falso. Y como están, creo, vale ocuparse del asunto pues no son invisibles a los ojos ni tampoco al corazón.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Cápsulas mágicas: Coherencias

20140811225639-domino.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay

¿Será tan difícil establecer un lenguaje coherente cuando de temas de repercusión social se trata? O mejor, quizás: ¿No existen especialistas o mecanismos que alerten, con un mismo nivel de exigencia, argumentos y ciencia en mano de los riesgos que se potencian al planificar, decir, difundir, concebir… algo por un lado y hacer prácticamente lo contrario por otro?

¿De qué hablo? Sencillamente, de las mil y una incoherencias que alimentamos a diario y provocan en las personas dudas, rumores, inconsciencia, falta de credibilidad y  muchos males, los cuales con COHERENCIA pudieran revertir tales efectos.  Por ejemplo, – muy reciente- hace tiempo que buscamos las maneras e invertimos recursos (sangreados y escasos) para cultivar en la mente de la juventud el concepto de una recreación sana, sin alcohol. Entonces, llega la esperada actuación del grupo Los Ángeles y le llevamos termos de cerveza, justo en un área exclusiva para ellos, la Pista Joven de La Feria.

Ante el hecho, en blanco y negro, se nota la discordancia y no es una locura preguntarse si primó aquello de recaudar dinero (por demás la entrada costó a $ 20.00), ante otros fines culturales-recreativos. Pero si saltamos de aquí hacia la higiene ambiental, distingue que la mayoría de los solares yermos están enyerbados, los salideros y los baches crecen, las cañadas incrementan su fetidez y hasta sirven de basureros improvisados, los que también aumentan.

En tanto, en esos sitios donde verdaderamente se gesta la reproducción de los mosquitos y son una suerte de bunker no existe la constante vigilancia ni sanidad que hay sobre los hogares, salvo cuando temporalmente se fumiga con humo la ciudad. ¿No será rentable –digo yo- gastar un poco de recursos en combatirlos allí y subir el entorno, ante las lluvias actuales, a prioridad UNO?  

La coherencia es una cápsula mágica que proyecta confianza y, esto, es menester tenerlo en cuenta, fundamentalmente en quienes con el poder de sus decisiones pueden crear estados de opinión a favor o en contra. Para lograr la unidad que necesitamos hay que ser coherente, no hay de otra.

En los primeros cinco meses del año se registraron en las sedes de los Gobiernos Locales y las unidades administrativas 5 mil 700 casos en la estafeta de atención a la población, y la mayoría son quejas, denuncias y anónimos.

Lo inquietante del asunto es que solo el nivel de solución obtenido es del 38 por ciento y la incoherencia, por un lado, está en que los temas son los mismos de siempre: vivienda, viales, demora en trámites e insatisfacción con los procedimientos administrativos; y por el otro, la insuficiente valoración de los planteamientos y la ausencia de miradas alternativas y solucionadoras de los problemas, ya sean personales o colectivos.

La lista de las demandas de los tuneros es mucho más amplia e igual de repetitiva, si se compara con años atrás. A todas luces falta coherencia, sin descartar cualquier otra irresponsabilidad inherente. Lo esencial no necesita comentario. Ser o no ser es un solo camino, cómo transitarlo es la cuestión. Y si pensamos en mejorar la sociedad, tener sobresalientes ciudadanos mañana y cambiar nuestro proyecto para bien común, la estocada no puede quedarse en la dermis. Es hora ya de trabajar en eso.

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

CRITERIO: Virus peligrosos

20140801061122-fotomontajecriteriovirus.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay  Fotomontaje: Chela

Hay muchas maneras de infectar el ambiente, sobre todo si trata de centros laborales, estudiantiles y de acceso público. No es exactamente con humo, ruido,  residuales y otros agentes corrosivos para la salud. Esos solo afectan, por suerte o desgracia, a los que están en el radio de acción del elemento trasmisor.

Sin embargo, la tolerancia y el paternalismo, estén donde estén, son como esas virosis al estilo del SIDA: andan enmascarados siempre. Resulta que ambas actitudes – a mi juicio un modo suave de llevar la corrupción en los bolsillos- justifican, dan bola, minimizan y hasta se conmueven del que empaña la imagen de un colectivo.

Igual silencian lo que debe ser denuncia y hasta convierten en dioses a los extremistas, oportunistas, insuficientes y distorsionadores de cualquier meta realizable que signifique mejoras gremiales, credibilidad, eficacia y dignidad corporativa. Y, a veces, lo peor, según el rango de poder, sancionan a quienes defienden la ética y misión irreversible de un organismo, institución, núcleo político, asociación civil, comunidad o lo que represente un paso hacia delante a cualquier instancia.

Son enfermedades de la doble moral. Hacen cumplir aquello de haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago. En estos tiempos donde la aplicación de los Lineamientos de la Política Económica y Social de la Revolución es el camino hacia un socialismo próspero y sostenible, cuando buscamos de conjunto el mejoramiento humano –desde el rescate de los valores hasta el reordenamiento general de la sociedad- no se puede permitir que la tolerancia y el paternalismo sigan justificando lo que no tiene ni un pelito para agarrarlo.

Hay tolerancia cuando un hornero, por ejemplo, acepta la masa elaborada por el panadero sin la calidad requerida. O cuando se le sirve a un cliente un plato frío, recalentado o “pasadito”, sin que el jefe de cocina o de Salón mueva un dedo antes del maltrato o la queja. Están presentes al no llamar las cosas por su nombre y tirar un manto protector a lo mal hecho, para dar vía libre al conformismo, la indiferencia, la apatía o el silencio porque el (los) sujetos responsables son esa suerte de vacas sagradas que, generalmente, tenemos la tendencia de fabricarnos sin saber a ciencia cierta porqué.

En fin, resumen la maligna corriente - muy contaminante y riesgosa en los tiempos actuales- de no coger lucha y, en consecuencia, llenan de virus un debate objetivo de los problemas que detienen el cambio, frenan el aporte de valiosas ideas para el éxito personal y colectivo, y facilitan el camino para que se hagan héroes quienes de verdad tienen malas intenciones. Falsos héroes, claro está.

Por tanto, creo, son el binomio perfecto para revivir el adagio de “río revuelto, ganancia de pescadores”, porque entre más tolerantes y paternales resurjan o no vacunemos por ahí, más lejos estaremos de revalidar a la crítica y la autocrítica  como las indispensables herramientas que son para trasmutar y cancelar lo mal hecho. La dialéctica del cambio y el salto hacia arriba no admiten virus de ese tipo. Son definitivamente peligrosos. 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

CRITERIO: ¿Retórica o inercia?

20140614094312-salidero1.jpg

 

Texto y Foto: Graciela Guerrero Garay

Se vuelve recurrente el tema de la higiene y, según la opinión de muchos, los problemas claves siguen ahí, aún cuando se discuten públicamente en programas como Latir del pueblo, el cual tiene credibilidad, confianza y un fuerte seguimiento, tanto en la radio como en su retrasmisión televisiva por los Medios de Comunicación locales.

Lo cierto es que los basureros continúan recogiéndose mal – léase dejando desperdicios por sus alrededores-. Con las bien llegadas lluvias de finales de abril volvieron a tupirse los tragantes y a formarse las mismas “lagunas” de agua que traen mosquitos y representan un peligro potencial para los escolares, como la existente frente a la escuela primaria Tony Alomá, donde por demás hemos sido testigo de que los muchachos tiran piedras en los tragantes y los tupen.

A esta recurrencia e indiferencia pública – que también la hay y bastante- creo tiene peso mayor la mala calidad de los trabajos realizados, algunos justificados por el deterioro objetivo de los recursos de las empresas implicadas y otras –quizás las más visibles a los ojos profundos- por la irresponsabilidad de los ejecutores, quienes no siempre hacen las cosas con esa pertenencia imprescindible, el conocimiento necesario o la conciencia que engendra, a largo plazo, la perdurabilidad del esfuerzo y la gestión realizada.

Un círculo vicioso que nos hace cómplices y desemboca en los ejes centrales de las indisciplinas sociales, otro asunto que si no le ponemos los grilletes exactos van, a mi modo de apreciar tonos y modos de enfrentarlas, a la misma retórica contemplativa donde ganan poder la mala educación formal, el maltrato a la propiedad social, la suciedad de las calles con estiércol de caballos y el trasiego de carretones y coches por los parques y espacios  de acceso prohibido, en las zonas residenciales y los edificios multifamiliares.

Igual sucede con las violaciones del tránsito, el exceso de ruido, las riñas públicas y los desechos en la vía, esto último porque no se acaba de encontrar alguna alternativa que permita fabricar algún tipo de latón con recursos locales o nacionales para cubrir, al menos, las áreas de mayor circulación o concentración poblacional y ésta pueda verter ahí las cajetillas de cigarros, los envases de jugos y golosinas, papeles  y todas esas cosillas que andan tiradas por ahí. O poder exigir, incluso con multas contempladas en la Ley, a esas personas que los ignoran en los escasos lugares que existen.

A muchos les duele ver tanta apatía y piden un mayor accionar de los agentes de la Policía, sobre todo en el centro de la ciudad donde confluyen diariamente visitantes foráneos y nosotros mismos, quienes somos al final de la historia los infractores, los perjudicados,  los que dañamos el entorno y a cambio corremos el riesgo objetivo de enfermarnos y ser los responsables de esa imagen tan desagradable que nos regala el lugar donde vivimos.

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

CRITERIO: Más allá de las BARRERAS

20140328155746-img-1009.jpg

Por Graciela Guerrero Garay    Foto: Yelaine Martínez Herrera

Cuando va a pagar la corriente eléctrica, aunque existe una ranfla,  la silla de ruedas donde transporta a su hijo se vuelve un conflicto. Entre la conglomeración de personas y la estrechez del portal de acceso a la oficina de pago –ubicada en el Reparto Santos -,  todo resulta más complicado para ella, quien por cierto no es tan joven para salir sin sofocos del esfuerzo.

Esta vivencia no es exclusiva del centro referencial. En muchos lugares públicos las barreras arquitectónicas implican un serio problema, digno de llevar a la agenda de las empresas y organismos responsables de asumir las nuevas inversiones, con esos aires modernos del diseño y los conceptos y tendencias que marcan el desarrollo constructivo y social del siglo XXI.  

Tal necesidad va muy a tono con el gradual envejecimiento de la población tunera, la cual clasifica como la provincia del país con mayor esperanza de vida al nacer (79,28 años o más), al tiempo que su población adulta – mayor supera el 17 por ciento. Esta realidad pone la urgencia a la mesa, al concebir y crear los proyectos urbanísticos y sociales.

El tema no puede – ni debe- minimizarse en la mirada de los gobiernos locales y la valoración de los presupuestos, pues merita un análisis profundo que incluya, sin arbitrariedad, los conjuntos de viviendas, por primar en las corrientes habitacionales del presente los edificios multifamiliares, biplantas y construcciones diversas de pisos altos, actualmente marcados por escaleras inclinadas, escalones estrechos, sin aceras o accesorios idóneos.

Una mirada aguda al entorno denuncia que hoy los ancianos cuentan con minoritarios sitios, sean propios o institucionales, que les faciliten el uso del bastón, sillas de ruedas o un acceso sosegado y saludable para esa tercera edad que les limita objetivamente la actividad cotidiana.

Si bien el Programa de Atención al Adulto Mayor, rectorado por el MINSAP, es bastante integrador e, incluso, llega hasta las salas de Geriatría de los hospitales, no se puede pensar en que socorrerlos ante cualquier enfermedad es cerrar el caso con broche de oro. Muchos detalles sociales exigen reflexión, más cuando el desafío demográfico en Las Tunas y en el país necesita otro discurso mental y material.

Podemos sumarle al asunto la constante demanda de la Asociación de Limitados Físico Motores (ACLIFIM), de eliminar las entorpecedoras barreras arquitectónicas.  Ellos, solamente, suman más de mil 400 y si añadimos los 90 mil 891 que pasan los 60 años y los 246 centenarios, la conclusión es inevitable: hay que construir para ellos y nosotros, que vamos detrás.

La muestra tangible de que se trata de un cambio irreversible de conceptualización ética, social, urbanística y sostenible lo tenemos, también, en los medios de transporte. Los ómnibus Diana y los coches, por especificar dos de alta e imprescindible demanda, hacen la “puntilla”. Huelga argumentar el porqué. Mírelos y saque conclusiones.

Vale, pues, que los organismos trasladen estas inquietudes de un numeroso grupo de lectores afectados –léase tuneros y cubanos- a sus organismos superiores. Los Diputados deberían ponerlos en sus agendas de debate y las empresas constructoras y los arquitectos están emplazados a sumergirse en una buena, saludable y funcional sopa de ideas para que, en lo que resta de este siglo, llegar a la vejez sea un verdadero gozo y regalo de vida.

Y si no se convence, sepa que para el 2050 se afirma que Cuba estará ubicada en uno

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

CRITERIO: Llamar por las cosas por su nombre

20140304155920-stories-las-tunas-derecho-administrativo-0-arnsp-157.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay

La panadería Leningrado, ubicada justo al lado del mercado de Productos Alimenticios de igual nombre, es una muestra y una respuesta objetiva de que se puede ser mejor con lo que tenemos. La lectora Virginia Flores, quien señaló similar dificultad con la calidad del pan que se distribuye en la bodega La Revoltosa, nos informó que había mejorado “muchísimo”, al seguir el tema enjuiciado en este espacio en enero último.

Entonces, no era la harina el duende malo que estropeaba la producción casi a diario. Refiero estos ejemplos porque resultan alentadores ante las actitudes críticas, profundas y contundentes que hicieron los trabajadores cubanos – donde también estábamos representados los tuneros -, en el recién concluido Congreso de la CTC.

Y más claro que el agua el parlamento del discurso del General de Ejército y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Raúl Castro Ruz, cuando enfatizó que para repartir riquezas había que crearlas. O sea, hay que trabajar, pero trabajar bien. Sin justificaciones banales, subjetivas, irrespetuosas y amorales. No somos tan ingenuos para creer que la ineficacia y la corrupción se venden en la farmacia o el contagio viene por decreto, no más se hace un nombramiento a un cargo.

Si bien debería revisarse una y otra vez, ahora con mayor integridad, la política de cuadros y el proceso de propuestas y selección de nuestros dirigentes (sobre todo los designados para puestos claves de la economía y los servicios), la empleomanía y el sindicato tienen que llamar las cosas por su nombre. A quien no gusten los señalamientos, que no de lugar o renuncie con dignidad a la responsabilidad si sabe no la cumplirá como debe ser. O, sencillamente, la rechace.

El enemigo está en alerta. En la magna reunión de la clase obrera denunciaron los planes de formar sindicatos y organizaciones paralelas a la CTC, y lo bien que pagan esta vil traición. No puede ser una cacofonía el ir “dando bola” ante la mínima crítica o insatisfacción de los obreros o el pueblo. Tener un cargo no es un lucro. Es representar al Estado y acercarse lo más humanamente posible a los principios martianos. Quienes nombran y son nombrados deben reflexionar convencidos de eso.

Nuestro mundo, interna y externamente (como Venezuela, por ejemplo), emite cada minuto miles de señales para que abramos los ojos. Bajo cualquier piel puede estar la bomba. Si no reconocemos la crítica como el arma valiente y definitiva para dar el paso adelante que necesita la nación, más tarde veremos las riquezas y más lejos estarán en el bolsillo o convertidas en bienestar por nuestras casas y calles.

Los ejecutivos son algo así como los padres. Si educan y dan buenos ejemplos, cosecharán. Pero este ciclo no es un caso cerrado. A los de a pie, quienes bien sudan dentro y fuera de sus colectivos para crear los bienes sociales, incluso porque son los más, hay que escucharlos y respetarlos. Mas, a ellos compete, en primer orden, darse al respeto trabajando bien y llamando las cosas por su nombre.

Esa es la unidad que pide la Revolución y nuestro Presidente en persona. La retórica le va mal a estos tiempos de ganar y avanzar. No es teque ni arenga. Las papas podridas tienen rostro y tenemos que sacarlas por el bien de todos. El silencio también nos hace cómplices. 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

CRITERIO: El pan nuestro: ¿un karma de cada día?

20140304154202-panweb.jpg

 

Texto y Foto Graciela Guerrero Garay

Virginia Flores no exageraba cuando dijo no atreverse a darle de comer al nieto, de un año de edad, el pan vendido el pasado martes 21de enero en la bodega La Revoltosa, donde adquiere los alimentos normados. Era una melcocha -puntualiza- y con las cinco bolas se podía hacer una. Si se lo doy al niño, se le pega en la garganta.

Tradicionalmente la calidad del pan es mala, dice, y otros consumidores la apoyan con un gesto afirmativo. Su queja no es privativa de esta unidad. Indistintamente, por todo el municipio, una que otra vez, este alimento recibe el rechazo de los tuneros por la inestabilidad en su calidad, incluso en el tamaño y estética del moldeo.

Simula un karma y de “los malos”, como indicó un vendedor a domicilio, cuyos clientes pertenecen a los mercados La Unión y Leningrado. Mientras, de la crítica tampoco se salvan las flautas que expenden de manera liberada. “Si lo compras de madrugada, a las 9.00 a.m es una goma”, afirma un mercader ambulante, quien aseguró haber perdido muchos clientes por esta causa.

La calidad del pan es un tema traído y vuelto a retomar en  los Medios de Comunicación. En no pocas Asambleas de Rendición de Cuentas está entre las inquietudes y denuncias de los problemas que afectan al consumidor. El programa Latir del Pueblo también puso puntos a las íes, sin embargo el camino verdadero no se vislumbra: mejora unos días y vuelve a lo mismo de lo mismo.

A la harina le echan siempre la mayor de las culpas. Pero…, cuando es evidente que viene quemado, ¿tiene que ver eso con dicha materia prima? ¿Ese moho blanco y la acidez que le hace incomible antes de las 24 horas, igual va a dicha cuenta? ¿Y la dureza? Todas estas preguntas se las hacen a diario cientos de personas, en cualquier punto de venta de la ciudad. ¿Los panaderos, lo cuestionarán igual?

El tunero no concibe al pan como un nutriente necesario. Lo cataloga un alimento imprescindible, al momento de planificar el desayuno y la merienda de los escolares o fortalecer la dieta de los ancianos de la casa. Incluso, en el sondeo realizado, la mayoría lo comparó con el arroz. No puede faltar en la mesa.

Empero, no todos pueden pagar cada día el precio de la oferta liberada, ni ir de madrugada a comprarlo para ponerlo fresco sobre la mesa. La cuestión básica radica en una pregunta que no tiene respuesta definitiva: ¿cuándo comeremos un pan bien hecho? Y los más radicales señalan: “es muy bueno eso de analizar las quejas y decir los problemas pero, ¿quién los va a resolver ya?”

Y mirando el asunto en blanco y negro…les asiste la razón a los lectores: llueve sobre lo mojado.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Leche versus bolsa

20131223211203-montajeleche.jpg

 

Texto y Fotos Graciela Guerrero Garay

Con lo costoso que resulta al país adquirir una tonelada de leche en polvo y  a los ganaderos producirla, es triste ver, aunque sea una vez, estos charcos del necesario alimento secándose bajo el sol de la mañana.

La noticia no es nueva, pero se torna demasiado frecuente en los últimos tiempos y molesta cada vez más a los consumidores, al tiempo que tensa las emociones en los puntos de venta de leche, en estos momentos cruciales donde todos llegan con la prisa de comprar el producto para preparar el desayuno de los escolares, niños pequeños y los abuelos, fundamentalmente.

El asunto de la ruptura de las bolsas de nailon en las cuales se expende este alimento, según declaraciones de Yorlis Rojas La Rosa, administrador del mercado Leningrado, ubicado en el Consejo Popular 18 del reparto Santos, en este municipio, no es privativo de esta zona. Sucede en cualquier bodega, pues el “problema radica en la mala calidad de la pegatina utilizada en el sellado”, puntualiza Rojas.

Unos 16 envases, el pasado martes 10 de diciembre, “ponchados” en el mostrador de la bodega de referencia reclamaron la presencia de 26. Para muchos, era una vez más, pero la mayoría que se quejó en voz alta, visiblemente contrariada por la hora y el derrame de leche por el piso, dentro del nailon “cubalse” en que los transportaban o simplemente vaciados en sus manos, no entendía el porqué de la reincidencia del problema.

Norma Báez, la dependienta, indica que en “La Tunera” hay un punto piloto donde cambian toda la leche afectada, de esa unidad como de las restantes. Ese día, a las 5:00 de la tarde, aseguraron reponerla. En “Leningrado” se reciben mil 390 bolsas en cada distribución y, por eso –aseguran sus administrativos- por mínima que sea la rotura, se nota.

El domingo 8 también se desfondaron los envases.  Según indagamos, tanto la Industria del Lácteo como efectivos del Gobierno relacionados con el tema conocen el hecho. La fábrica tunera alega que sucede por la mala calidad del pegamento. Sin embargo,  se imponen varias interrogantes: ¿No tiene solución? ¿Esa leche, aunque se le reponga al consumidor, no genera pérdidas económicas? ¿También son  resarcidas al patrimonio estatal? ¿Cuál bolsillo saca cuentas?

La situación de la mala calidad de los productos, insumos y materas primas es, indiscutiblemente, un salidero de gastos para la nación y la provincia y, el asunto, no siempre es objetivo y tampoco una camisa de fuerza para quienes determinan qué, cómo y a cuánto compran lo que necesitan para realizar sus labores cotidianas.

Los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución ponen puntos a las íes. En el muy útil y necesario programa Latir del Pueblo está el reflejo, donde es evidente que muchas cosas andan mal por nosotros mismos. ¿En el Lácteo ningún especialista encargado de controlar la calidad, se percató que la pegatina no resiste la manipulación del ciclo de distribución? Ojo, el conflicto leche versus bolsa puede traer consigo otras indisciplinas más serias que el comprensible malestar de los consumidores.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Criterio: Huevos pasados… ¡por tiempo!

20131201165649-503411.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay    Foto de la WEB

La suerte del huevo no parece muy buena en estos tiempos, aunque la verdad es que la mala le ha caído al consumidor, porque son varios los lectores que se quejan de que la mayoría no sirve y, si compran 10, tienen que desechar la mitad por estar en mal estado.

Hay muchas cruces en este camino largo de la gallina y el huevo y, según una información publicada por la Agencia Cubana de Noticias (AIN), el problema es nacional, por las “irregularidades en la transportación y la falta de condiciones para el almacenamiento adecuado de un producto de poca durabilidad”, dice la nota y agrega que eso “atenta contra el empeño institucional de mantener estable la venta liberada de huevos en bodegas y carnicerías”.

Para los tuneros el problema trasciende en que alguna cantidad –desde 1 hasta 10, según los que compren – está viejo, aún cuando lo adquieran a pocas horas de llegar a la carnicería. Si pasan más días, es peor. La opinión general se inclina a la estrategia de venta que utilizan casi todos los establecimientos: sacarlos en pequeños mostradores fuera del local, expuestos a las altas temperaturas del sol, lo cual acelera la descomposición del producto.

Y no parece estar errado el criterio de los consumidores por cuanto, en la información de marras, María Juana Hernández, directiva del Ministerio de Comercio Interior (MINCIN), explicó a la AIN que en las bodegas y carnicerías no existen las condiciones para conservar la calidad de esta mercancía, que tiene diez días de durabilidad.

Sin embargo- acotó- que en los monitoreos realizados se apreció una circulación constante del huevo liberado, a un peso con 10 centavos, en los llamados Mercados Ideales, pero buscan fórmulas para distribuirlo con más frecuencia en esa red, donde el abastecimiento se mantiene mensual.

Al indagar el tema con el dependiente de la carnicería El Leningrado supimos que, en efecto, allí no hay condiciones de almacenamiento para los huevos, incluso para los que todavía se mantienen normados, pero su estrategia es solicitar envíos entre 4 ó 5 cajas al almacén y, como tienen rápida salida, no se le abarrota la unidad ni la mercancía dura disponible más de una semana.

Sin embargo, lo que pudiéramos llamar “el pollo del arroz con pollo” parece estar en el tiempo de estadía en los almacenes, o en el ciclo de distribución desde la granja a éstos, pues lo cierto es que los clientes de esta zona se quejan de que todos los huevos no son frescos, aunque lo compren el primer día de expendio o después.

Otros criterios estuvieron relacionados con el precio, a pesar de que bajó 40 centavos. Hubo coincidencia en “ser duro” para la mayoría y sentirse obligados a adquirirlos de manera razonada, según el bolsillo y la necesidad. Varios lectores alegaron que “ya ni podemos comerlo como antes, pues el normado es mensual y muchas veces, cuando llegan los caros, no tenemos dinero. Si aparece después,  sucede que llevan días en el mercado o no hay”.

Tanteamos otros repartos de la ciudad y la situación es similar o parecida. La solución simula no estar a mano todavía, pues “las direcciones territoriales de la Empresa Nacional Combinado Avícola – cito a la AIN- han presentado problemas con la disponibilidad de medios de transporte”. ¿Y la salud del consumidor y su derecho, dónde quedan? Porque lo que no se me ocurre pensar es que después de tanto cacareo en

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Criterio: ¿Decir o hacer?

20131006210601-baches.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay   Foto: Yelaine Martínez Herrera

Siempre que llueve escampa, pero en ciertos temas parece que no es así aunque, una y otra vez, se retome el asunto, dicten resoluciones, sea criticado por los Medios y simule retórica entre el ir y venir de la cotidianidad.

La indolencia como la irresponsabilidad son malas hierbas necesitadas del certero golpe de un afilado azadón. Ya existen muy pocas cosas que no tengan un agujero negro que esconda, garganta adentro, la nobleza de su fin o la justicia con que fueron concebidas.

En la víspera del Carnaval, por ejemplo, en el canal TunasVisión un galeno del Centro de Higiene y Epidemiología llamó al correcto manejo en la venta de alimentos para evitar brotes epidémicos, los cuales afectan la provincia y a este municipio desde hace meses y no es secreto para nadie. Aseguró, además, la presencia de inspectores sanitarios y, especificaba, en la oferta de lechón asado, siempre con alta demanda.

Cuatro horas después, justo lo que el especialista informó estar PROHIBIDO, aconteció. Los bocaditos se hacían a la orden, con las propias manos del vendedor –cobrador. Varios lectores me llamaron y lo comprobé “in situ” en el punto de venta de la esquina de la avenida Camilo Cienfuegos y A. Barreda. Varios lectores aseguraron que en otros kioscos era igual.

Tal deterioro de la higiene también lo confirmaron los trabajadores de Comunales encargados de limpiar el área del Tanque de Buena Vista, en las primeras horas del amanecer. Ya las fiestas se fueron, sin embargo, la recogida de basura y los basureros improvisados – denunciados en varias ediciones y espacios de este Semanario- parecen implantes naturales del ambiente. Unos de bolsas plásticas, otros de árboles o cualquier cosa. La gente tira sus desechos donde les sea más cómodo y, al parecer, Servicios Comunales no da a abasto para mantener la limpieza y contrarrestar tantas violaciones. ¿O será otra cosa?

Lo mismo sucede con el estiércol de los caballos por las calles y hasta en las aceras. Los tanques para depositar los residuales comunes como papeles, latas, vasos desechables o cualquier otra materia inservible para el transeúnte común, brillan de ausencia. Y si se le suma el agua estancada en los cientos de baches de las vías y las albañales que corren como ríos fértiles, ¿a dónde vamos a parar?

No basta gastar millones  de recursos y dinero en fumigaciones – léase cuanto material se invierte en la campaña contra el Aedes-, vender Hipoclorito de Sodio, llenar de spot educativos los intermedios de la Televisión,  dar charlas, poner de “carreras” los Médicos de Familia y los Puestos de Mando. No basta decir y decir. Hay que hacer, con exigencia drástica y permanente.

Habrá que hacer resoluciones o decretos “viceversa”. Es decir, que si una persona jurídica puede multar a una natural, también un ciudadano pueda demandar a un organismo que no cumpla con sus deberes. La culpa no cae al suelo, pero tampoco la puede tener el camión, el mosquito, el agua o una bacteria. Es hora de hacer, no de hablar. Salvar el entorno y garantizar la higiene y la salud colectiva lleva nombre propio: el tuyo, el mío, el de aquel…, ya sea desde el escaño estatal o privado.  Camine barrio adentro y entenderá mejor este mensaje.  

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

CRITERIO: Buenos ecos suben la loma

20130717223159-cucalambeana11.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay

Los cubanos somos geniales, cubanos al fin, y nos gusta que la bola salga del estadio para gritar…jonroooooooooooonnnnn. Super demostrado está. Tal vez, por eso, cuando hablamos de cambios medulares en nuestra sociedad, hay sus tambaleos. Algunos parecen no percibirlos.

No es por desconfianza. El asunto se inclina a lo que más preocupa: la cuenta no da. La mayoría siente estrangulada su economía doméstica y le resulta demasiado lento la solución de los salarios, o al menos, la llegada de un equilibrio justo entre lo que recibe y puede adquirir con ello. Entonces, como la pelota queda ahí, no pasa nada.

Esta percepción es falsa, aunque no satisfaga las demandas y no muchos comprendan el por qué se reordenan varias cosas antes que el tema del poder adquisitivo, la dualidad de moneda y los precios, sobre todo de los productos alimenticios, sin marginar los renglones del calzado, útiles del hogar y el aseo.

Son asuntos complejos, no solo para la gente, sino para el Estado. El discurso del General de Ejército Raúl Castro en la clausura de la Primera Sesión Ordinaria de la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular fue medular. Una fotografía cívica y revolucionaria de los problemas que enfrentamos y de lo que hay que hacer para resolverlos. Y es ahí donde veo el conflicto, también ilustrado de manera ejemplar en su intervención.

No podemos dar pasos falsos y es asunto de todos. Nadie ha creado tales complejidades en el más allá. Nosotros somos los responsables y, ahora, tenemos que actuar con cautela e inteligencia, con unidad, para rehacer el camino torcido. Si se paga sin respaldo productivo, hay inflación y eso aumentaría las dificultades. No podemos seguir “inventando”. Trabajar no es ir a firmar un libro por ocho horas. O estar ahí, mariposeando o haciendo chapucerías.  Y esto va para todo el mundo, empezando por los jefes. Raúl lo dejó clarito.

Ese es uno de los valores deteriorados que el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros puntualizó y con necesidad inmediata del clima permanente de orden, disciplina y exigencia  al que llamó. Cuando todo el mundo, desde el jardinero hasta el director, cumplan con vergüenza –también señalada como perdida en su discurso- las riquezas brotan solas. Y entonces, habrá dinero para pagar porque el cambio está dando autonomía para ello y los Lineamientos lo recogen.

Más, si seguimos pensando que el otro es quien debe cambiar y yo no. O se espera, por complacencia o debilidad de cualquier tipo, que el de al lado sude por mí y yo cobro por los dos, alargaremos más el tiempo de darle a la economía la fuerza necesaria para poder retribuirnos lo que merecemos. Y no es una guerra de todos contra todos, sino sumar a quienes todavía no entienden que el cambio es con todos.

No hay que tener miedo. Basta ya de tener miedo, sentenció Raúl. Eso va para los cubanos, estén donde estén. Si las cosas siguen mal es porque nos mecemos en la misma comadrita de la inercia. Es difícil, pero hay que empezar ahora. Con honestidad, con moral y con la ley bajo el brazo. Raúl convocó y no excluyó a los cuadros, ni a los subalternos ni a nadie.

Necesitamos prosperar y es un derecho inalienable del hombre. Seamos, pues, hombres del hombre y no lobos. Fuerzas hay, también el General lo dijo. Es una cuestión de respeto a lo que somos, hacemos y representamos. El IX Congreso de la UPEC puso más puntos a las íes, el pasado domingo. Los buenos ecos suben la loma. Al quien no l

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Vacaciones escolares: Ojo en la vía

20130630235621-dianinos2.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay

¿Quién olvida sus juegos infantiles? Jugar, en la infancia, es tan necesario como volar para las aves. Es una razón de ser, la cual forma parte íntegra del descubrimiento, el conocimiento, la formación de valores y la personalidad en esos años pueriles donde, fantasía y deseos, tejen un carrusel perfecto en la espiral de la vida.

Sin embargo, no siempre los padres asumen una actitud responsable ante esta actividad y, con ojo observador en la calle y los barrios, cualquiera puede pensar que les dan vía libre hacia el libertinaje y, en consecuencia, reciben su apoyo y el de los adultos que están por los alrededores. La señal evidente es la indiferencia que muestran ante el potencial y real peligro de los juegos.

En tiempos de mi infancia y de las generaciones precedentes, quizás, tuvo lógica armar un campo deportivo en cualquier espacio del reparto. Para entonces, el tránsito era escaso y los conductores no padecían de “la corrimanía” de hoy, agudizada por el irrespeto a las leyes de vialidad. Ahora, hasta por las aceras, te sale de repente una moto, una bicicleta, un carretón o un coche. El reloj no cuenta; los violadores no tienen horarios.

La cautela es vital en la etapa de vacaciones, pues aumentan los riesgos y el número de niños propensos a cualquier accidente, porque todavía muchos tutores continúan en sus centros de trabajo y, algunos, obligados por las circunstancias, dejan a sus vástagos (ya mayorcitos) solos en casa.  Sin el ojo protector, cualquier diablura florece.

No hace tanto, regañé a un par de chicos que treparon a un árbol y, ante la suerte de balancín que hicieron, los gajos crujían. Por segundos, no cayeron al pavimento. Al día siguiente, en la concurrida avenida del área del Tanque de Buenavista, también faltó un minuto para la ocurrencia fatal de un accidente: el camión explotó la pelota de balompié. El niño de 10 años, quien venía detrás, quedó estático a menos de medio metro de la rueda.

Jugaban en plena calle y por todos sus costados  les rodeaban los adultos. Ninguno regañó, alertó ni ejerció su deber social. Para muchos, esta indiferencia se debe a que, ante el llamado de atención, los muchachos faltan el respeto y se burlan. Entonces, como dijo una señora,  “que los padres se encarguen. Con los de uno, ya tenemos”. Contado así, en un artículo, simula una anécdota sin trascendencia. Sin embargo, los accidentes en la vía crecen a diario, aunque algunas estadísticas anuncien un descenso en la curva mortal. Mas, siento, que la vida no debe escaparse y, menos, por un descuido irresponsable y evitable.

Los dedos vuelven a la familia. En la exigencia está la clave de una buena educación. La responsabilidad es un valor adquirido, se enseña y aprende. Es diario, objetivo y necesita de convicción y argumentación. La calle y los espacios abiertos donde exista la mínima posibilidad de circulación de vehículos, no son para jugar. La comodidad o la cercanía al hogar, no elimina el peligro.

El verano siempre trae sus signos tentativos. Chicas y chicos suelen aburrirse con frecuencia y presionan para alcanzar sus intereses. No es nada ajeno y anormal, pero la cordura y el tutelaje paterno no pueden perder las coordenadas, ni frenar, tampoco, el sano divertimento.

Las vacaciones son un espacio diseñado para recuperar ese desgaste bioenergético que aparece con el trabajo y el estudio continuado. De conjunto, hay una voluntad explíc

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Problemas viejos con lamentos nuevos

20130506041054-frutales-11.jpg

Por Graciela Guerrero Garay

La mayoría de nuestros problemas, lamentablemente, son viejos y no acaban de resolverse. A veces, las soluciones están a ojos vistas y, quienes miran con ojo crítico desde la esquina buena el futuro social, nos preguntan si detrás de esta morosidad de respuesta se oculta alguna razón conformista para entorpecer el mejoramiento al que aspiramos.

Ciertamente, puede darse por hecho en muchos casos, porque se “remienda” esgrimiendo la falta de recursos pero, después, cuando el lio se pone gordo, aparecen los medios y hay que gastar el doble. En esta lista caben baches, fosas, salideros, puentes, tendidos eléctricos, recogida de basura, reparaciones de todo tipo y hasta la distribución de alimentos.

Los temas que, con decisiones oportunas, rápidas y prácticas, pudieran endulzar el día a muchas personas es larga, fundamentalmente en lo que más inquieta y afecta a la población: la comida y los precios. No siempre es congruente ni lógica la ley de oferta y demanda. El poder adquisitivo del trabajador no alcanza para suplir sus necesidades básicas y está sujeto, en mayoría, a un cobro mensual.

La situación irrita más al consumidor – y lo testifican los comentarios a voces en los establecimientos- cuando observa que la mercancía pierde evidente calidad, en frescura o demora de ventas, y no es devaluada, es decir, no se reinventarea y ajusta el valor a sus nuevas condiciones comerciales. Sucede como si la gente no quisiera el producto. La realidad: no puede adquirirlo.

En este sentido entra todo, lo expendido en placitas o la red de mercados liberados. Productos que pueden venderse por libras o a granel (cito dos muy demandados, la galleta y las salchichas), se empaquetan o siguen en sus envolturas originales y pasan días y semanas ahí, entre la nevera y el mostrador, mientras el asunto de la merienda de los escolares es un dilema cotidiano.

No subestimo el asunto. Los precios tienen un proceso riguroso que incluye desde el valor neto de la mercancía hasta el recargo comercial, las mermas, etc. etc. Sin embargo, quienes pagamos al final las ganancias de los organismos comercializadores y amortiguamos las pérdidas de los productores, “somos nosotros”, como dice el pueblo.

Es un poco irracional concebir la no existencia de algún paliativo. Los conocedores y responsables de esta larga cadena – también de lamentos e impotencias-, saben de las alternativas. En estos tiempos de tanto esfuerzo y problemas económicos, vale pensar un poco en el consumidor. Ya no en lo que se oferta, sino a cuánto se hace y hasta dónde puede objetivamente adquirirse.

Rebajar ante la urgencia de productos prácticamente vencidos, como sucede, no lleva a caminos buenos, hasta las devoluciones pueden entrar al ruedo de las pérdidas. Esperar por producciones amplias que obliguen a bajar las tarifas comerciales, es una meta. Todavía falta para ello y mientras, qué. Esta pregunta masiva, a pie de mostrador, necesita una mirada realista y una respuesta rápida.

 

 

 

 

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

CRITERIO: ¿Percepción de riesgos o irresponsabilidad?

20130228011343-lavar-manos.jpg

 Por Graciela Guerrero Garay

Por la calle los comentarios y las caras de asombro expresan los miedos de saber que atravesamos por situaciones epidemiológicas complejas, con el mosquito Aedes Aegypti  y otras virosis propias de esta época. Sin embargo, todo simula un golpe de efecto transitorio, pues no se labora de conjunto, en una buena parte de los casos, para minimizar los riesgos y hacer las profilaxis imprescindibles según proceda.

Lo primero que resalta es el poco cuidado, tanto por vendedores como consumidores,  en el expendio de los alimentos. No es un tema nuevo. Es un asunto digno de retomar para  interiorizar, de una vez,  cual vulnerables somos a las enfermedades. Tener la justa dimensión del peligro, no compete, exclusivamente, a las instituciones sanitarias ni del gobierno.

Ante sondeos cotidianos y la proliferación de focos, incluso en zonas donde nunca existieron, se evidencia que todavía falta coordinación y trabajo en equipo, tanto en el sector estatal como privado. Y no hablo de las entidades donde se detectan. Me refiero a los organismos involucrados en garantizar, de una manera u otra la sanidad del entorno.

La poda de árboles es imprescindible, sobre todo en los patios de las casas, solares yermos, laterales de edificios y asentamientos rurales. Si usted fumiga en el interior de los domicilios, el mosquito vuela a esconderse a la floresta. ¿Y qué decir de las cañadas, aguas estancadas, salideros de fosa, pozos, tanques elevados, etc., etc.?

Para que la fumigación sea efectiva – pues bastante cara resulta y ya suman millones lo invertido en el país –  se deben tener en cuenta estos detalles. Un cerco verdadero al Aedes.  En conversaciones con personal de la Campaña contra vectores la mayoría alega que se llama a los organismos y, estos, no siempre actúan con celeridad ni van a las reuniones. Otros, tranquilamente, anuncian la falta de recursos.

Es objetivo el deterioro patrimonial de varias empresas. Pero, ante la realidad que cohabita en la provincia y en este municipio capital, pregunto: ¿Nos damos por vencidos? ¿No hay alternativas para sanear una fosa desbordada, rellenar un hueco pestilente, solucionar un salidero y chapear tanta hierba por doquier?

Las multas no salvan vidas y no siempre son meridianamente justas, porque el agua muchas veces viene sucia, tanto de las cisternas como del acueducto. Sé de personas que, con abate en sus tanques, le han encontrado larvas de otros tipos y, sin saber aún los resultados de laboratorio, se les impone la sanción. Eso crea malestar y hasta rebeldía.

La otra cosa es hervir el agua para evitar brotes diarreicos y la parasitosis, sobre todo en los niños, en quienes pueden ser fatales. O clorar la que se toma. Y si bien se reconoce la venta masiva de Hipoclorito de Sodio en todas las farmacias, hay quejas sobre las dificultades para adquirirlo, pues las extensas colas en los dispensarios provocan que la mayoría decida “hacerlo después” y, al final, no lo compran.

Otra parte blanda, mirando de frente la diana de este serio y complejo problema, es la no sistematicidad de los controles sanitarios a los puntos agroalimentarios privados y estatales, incluso a las propias unidades gastronómicas, donde en varios lugares y repetidas veces, se mantienen productos en las neveras y, al sacarlos a la venta, más que mermas y falta de frescura, tienen las condiciones idóneas para el cultivo de bacterias propias de las salmueras, colorantes y conservantes utilizados en su elaboración. De esta verdad tampoco escapan las carnicerías, con productos como el picadillo y la jamonada.

Se trata, en fin, de ser responsables y asumir que los riesgos no traen nombr

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Mirar “en positivo” siempre

20121231205106-flor.jpg

Por Graciela Guerrero Garay

Comienza el año y no acabó según muchos leyeron en las sabias profecías de los Mayas. Por suerte, las predicciones apocalípticas sirvieron para demostrar que la vida fluye más allá de una lectura fanática o un fundamento científico. Estamos ya, igual enhorabuena, a las puertas de un calendario nuevo y vale continuar la lucha por el sueño común: mejorar cada día, en lo individual y colectivo.

No hace mucho, seguramente, nos abrazamos al ritmo de las doce campanadas y pedimos deseos de paz, amor, prosperidad, suerte, salud… Lo queremos personalmente y para quienes amamos y forman nuestros círculos de amigos, compañeros de trabajo, vecinos… Los de pensamientos más largos miraron la tierra, el mundo, los recursos naturales… e hicieron alabanzas para cuidar al planeta, terminar las diferencias de razas, religión, riquezas. En fin, ideas y principios que prometen un cambio a favor de lo bueno, en ese instinto natural del hombre de apartar de sí todo signo de desgracia.

Empero, nada es posible sino asumimos un cambio de actitud y aprovechamos las aptitudes y valores propios en pos de ayudar a los demás a transformar sus conductas y pensamientos negativos.   Algo así como mirar la vida en positivo, tal cual es, con sus dolores de parto y las alegres lágrimas por el nacimiento de algo nuevo, vital. No solo de un ser humano, más bien de aquello que represente un salto adelante, por pequeñito que sea.

Se trata, pues, de poner en balanzas de equilibrio los hechos. Nada es totalmente negro ni blanco, están los matices. Y sobre este concepto real, dinámico y altruista hay que empujar la rueda del vivir cada momento, con honestidad, humanismo, solidaridad, tolerancia, respeto, esfuerzo y proyección.  Trabajar, no como una obligación cansona y rutinaria, sino convencidos de que es el único modo de avanzar.

Año nuevo, vida nueva, no es un slogan. Es recapitular los pasos firmes o los que resbalaron bajo nuestros pies. Buscar las causas y catar bien lejos sus consecuencias. El ciclo cotidiano es así, un segundo tras otro. Y no desmayar ni pensar en estar perdidos. Siempre habrá un atisbo de luz en la misma oscuridad. Pero, por ello, debemos recibir al sol con sus manchas. O aquello magistral escrito por el cubano Manuel Cofiño: ver los pinos y el pinar, porque no hay pinar sin pinos.

Ahora que nuestro país cambia desde adentro, no podemos estar al margen del llamado de sentirnos parte, aún con aspiraciones, tropiezos y puntos de vistas diferentes. Unidad es el final del camino, para construir puentes y cruzarlos de igual a igual, sin mirarnos el ombligo o creer no son necesarios, ahí, el sudor y la huella de los zapatos “míos”. Vamos a cambiar los signos de las predicciones. La energía positiva llama su igual. Es el secreto de la vida ilustrado, desde siempre, en la llamada Ley de Atracción.

Nada de fanatismos ni supersticiones. Si el exceso de optimismo es malo, peor es la negatividad. Entonces, cuando hablamos de una nueva era y comienza el 2013 y seguimos vivos, entonemos mejor la canción de la victoria. Miremos de cara el porvenir y respondamos con vigor y sacrificio a la demanda: convertir el terruño, cada hogar y los trillos en veredas de esperanzas. Sumemos, por la nación, la familia y el futuro que llevamos de la mano.

Incrustarles  a los pequeños y jóvenes, con el ejemplo,  que no hay imposibles. Enseñarles la lucha, bonita y fea, de la vida y motivarlos a soñar de manera emprendedora, en amor y armonía, por un mundo mejor. Así será posible ahora, despu

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Disyuntiva diaria: pan o bola

20121214231602-pan.jpg

Por Graciela Guerrero Garay   Foto: Lloansy Díaz Guerrero

Esta semana el General de Ejército Raúl Castro llamó, en la última reunión del Consejo de Ministros, a examinar con profundidad cada cifra de la ejecución de la economía y no verlas como simples números. Puntualizó después que detrás de los incumplimientos se erogan millones de dólares para suplir el déficit, y enfatizó en los alimentos pues todo, al final del proceso, obliga al país a incrementar las importaciones.

Con el tema del pan no se trata, exactamente, de alcanzar o no la cantidad de producción prevista y asignada a cada panadería, sino de la calidad, un aspecto elemental que ocupa la mirada crítica cada año de los medios de prensa locales y no acaba de estabilizarse. Si hubiera otras opciones, en la mayoría de los establecimientos quedarían las sartenes llenas sin venderse en ventanillo, porque los consumidores, salvo alguna excepción,  no se sienten satisfechos.

Tal vez el ejemplo ilustrado lo dio un vecino del Consejo Popular 18, quien compra en la unidad enclavada en el mercado Leningrado, al adquirir su cuota: ¿esto será un pan o una bola? Y El reloj marcaba las 8: 00 de la mañana y era de suponer que debía estar caliente y con olor a “sacadito del horno”.

Pero esta panadería no es la peor de todas ni la única. Sucede lo mismo en el reparto Aguilera o Casa Piedra. Se alega que es la calidad  de la harina o la tecnología. O… Pero los argumentos no resuelven el problema y la verdad es cotidiana: a unas horas de llevarlo a casa, se pone duro, agrio, con una capa blanca en la cubierta y tan “tieso y compacto” que, como demostró con ese picante argot popular el consumidor de marras, sirve exactamente para jugar a la bola o al beisbol.

El problema es vitalicio y resulta casi irracional aceptar que los insumos y la materia prima son siempre malos. Más bien las evidencias apuntan hacia una inercia en asumir con decoro un oficio el cual siempre recibió los aplausos del pueblo, sobre todo cuando este alimento se vendía en forma de flautas y era censado como ahora.

También llama la atención que este deterioro contagia igualmente al liberado y al llamado pan suave, ofertado a tres pesos en las mismas unidades de ventas controladas por la libreta de abastecimiento.

El análisis del Consejo de Ministros sobre la economía se concentra en el cumplimiento de los planes con un enfoque crítico que reclama, en primer orden, a valorar la trascendencia  para el país de consolidar la implantación de los lineamientos, pero no hay que leer entre líneas para saber que un plan materializado sin calidad es tan nefasto como no alcanzar una meta prevista.

El pan es un alimento esperado por  todos y necesario como sustento elemental para comenzar el día, esencialmente para niños y ancianos, y la merienda de los escolares de la enseñanza primaria. Es hora ya que ese cambio consciente que se nos pide para mejorar y avanzar empiece a dar señales de crédito.

Tal vez la esencia de no lograrlo con calidad sea culpa de lo que dice Teresita Fernández en una de sus populares canciones infantiles y no de la materia prima… “a las cosas que son feas, ponles un poco de amor…”. Quién sabe si con estas magias de fabricar la pertenencia y prestigio colectivo nadie más cuestiona en voz alta: ¿hacen pan u hornean bolas?

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Criterio: ¿Respeto al consumidor?

20121213102402-galeri6.jpg

Por Graciela Guerrero Garay

El trillado tema de la atención al consumidor, sobre todo en la red gastronómica, puede “oler” a  pólvora mojada para  un gran número de lectores, a fuerza de traerlo y llevarlo sin notar, en muchos casos, un cambio radical en la manera de conceptualizar la esencia real de un buen servicio.

Hay reglas y reglas, pero la exquisitez como respeto auténtico al que paga -la más de las veces bien caro- poco asoma, incluso en aquellos centros donde la categoría 3, 4 y 5 estrellas te regalan, al final, por la falta de detalles, un lucero sin luz. Ahora, cuando un nuevo decreto permitirá el alquiler de las cafeterías, veremos qué pasa.

No quiero abordar el asunto en el sector estatal, el cual está bajo un proceso de cambios  y es justo dar el necesario tiempo para valorar qué funciona o no con eficacia. Lo inquietante es observar en el trabajo por cuenta propia la marca y el contagio de esta vieja epidemia.

Un recorrido por algunos puntos de la ciudad acuña la “contaminación” con los malos vicios que siempre laceraron la imagen corporativa de la Gastronomía Popular, y donde “Liborio” paga la desatención, la mala calidad de los alimentos elaborados y hasta la indiferencia de los expendedores  cuando algún presunto usuario se arrima al mostrador.

Vale reflexionar sobre esta negativa tendencia en una actividad que llegó para quedarse y es una de los puntales del despegue de la economía nacional y local, a la vez que simula ser imprescindible en la alimentación alternativa del pueblo.

El tanteo arroja la ausencia, en la mayoría, de esa gentileza del buen comerciante que atrapa al cliente con una sonrisa en ojos y labios, saluda, invita e intenta “agarrarte” entre  trucos propios de un negocio donde él, sin dudas, se lleva el gato al agua. Por demás, en muy escasos lugares envuelven los alimentos, incluso cuando no serán consumidos al momento.

Hay descuido en la protección de los productos fundamentalmente  en los puntos donde se expenden cárnicos. La carne de cerdo o los chorizos, por ejemplo, están colgados a la intemperie desde que abren las ventas hasta el cierre y el banquete es para moscas, polvo y cuantas bacterias graviten en el ambiente. Con la higiene de las pesas sucede lo mismo. En el plato cabe todo.

Con los vendedores ambulantes -legales e ilegales-  acontece que se detienen lo mismo a pocos pasos de un charco de agua pestilente -abundantes a pesar de la sequía-, o en un sitio donde la falta de salubridad es innegable.

Si vamos a los precios y al hecho de que  te hacen creer que en el mismo jarro de aluminio cabe y pesa igual una libra de tomate y otra de chicharrones, entonces el consumidor (léase nosotros) debe aceptar por decreto ser un rey Midas con guatacas de burro o que en materia de derechos jamás existió su figura jurídica. Esto, en la mejor de las lecturas porque a la falta de respeto le viene de perilla el más triste y bochornoso enjuiciamiento.

El pueblo trabajador  después de sacar las cuentas y “resolver” las ecuaciones, es víctima y victimario entre ese otro lleva y trae de razones, argumentos, justificaciones, intereses, objetividades y procederes subjetivos y epidérmicos traídos al ruedo con la ley de la oferta y la demanda; a la espera de si la Agricultura levanta y abastece para que desaparezcan los intermediarios y el asunto de los impuestos altos, acompañado del discurso la cosa está mala y para que exista ganancia…

¿A dónde vamos a parar?, creo que debe ser  lo que nos preguntemo

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Criterio: ¿Gestión o indisciplina?

20120911230420-vistanocturnavillaclara.jpg

 

 Por Graciela Guerrero Garay   Foto: LLoansy Díaz Guerrero

Por asuntos médicos viajé recientemente a Santa Clara. Notables diferencias. Sin acercarnos mucho a la hipérbole, el contraste se nota tal como cuando uno sale de un cayo de marabú hacia una gran y populosa avenida.

La calidad del pan y la limpieza de las calles fueron las primeras cosas que me llamaron la atención y provocaron sana envidia. Añoré, entonces, que un día en mi terruño los niños y ancianos, sobre todo, pudieran desayunar con una bola de pan suave, esponjoso  y un gramaje exacto.

Lo mismo con las calles y las piqueras de coche. Algunos excrementos, muy pocos, en las que circulan cada diez minutos los “carretones”, como le llaman popularmente a estos medios de transporte que usan allá (las “pachangas”, en el nuestro, pero más pequeñas).

La disciplina social, en lugares donde la concentración de público era enorme,   me hizo decir jocosamente que por allá abundaban los mudos. En fin, que cuando indagué, hablé con la gente y averigüé por normas y acción de los inspectores era la misma “Cuba”. Todo legislado igual que aquí. La diferencia la marca la actitud social de sus habitantes. Una pertenencia enraizada, que lleva por estos caminos la respuesta a las justas  exigencias de lo establecido institucional y estatalmente.

No hago leña del árbol caído. Abogo porque nuestros predios respiren ese halo de pulcritud y educación que se respira en Santa Clara y la que, tantísimas veces, reclamamos por los medios de comunicación y cuantas vías son posibles para alcanzarlo. Se respeta el derecho colectivo. Trabajar no es un fin, sino un orgullo. Hay una predisposición natural – digo yo- a que los servicios complazcan, hagan volver. Cuando ya termina la jornada y los establecimientos van a cerrar, está aquello de que usted no regrese a casa sin llevarse lo que quiere y necesita.

Ejemplos tengo muchos en mi agenda. Ahora nos acercamos al proceso electoral y nominar los delegados es la primera batalla que debemos ganar con calidad. La pertenencia empieza ahí, en el barrio, casa adentro, haciendo equipo para que la “lucha” no sea de unos pocos, sino de todos. El espejo es ese, cuidar lo que tenemos. Hacer arte del ornato público. Encontré, en repartos periféricos, los jardines podados a tono con la arquitectura de las casas y edificios.  Imagine como estaban las arterias principales y ese casco histórico, remozado y con bulevar  y comercios modernos.

Las Tunas no puede negar su desarrollo y su impronta de novia, pero siempre el avance – aunque justo- viene comparado desde allá, desde los tiempos de la cenicienta de Cuba.  Mucho llovió y secó desde los 70. Evidentemente hay que saltar más alto. Revisarnos más y sumarnos todos.

Aprender. Cuando de urbanización, educación y cultura se habla se sugiere – es- interacción y correlación conjunta. Somos sociedad, no parcelas. Nadie puede montar su carpa donde le convenga el circo. Mejorar nuestro socialismo es también fortalecer la ética y ser congruentes con las misiones de cada organismo y cada ciudadano.

Realmente alimenta la cubanía y el espíritu llegar a una ciudad y respirar oxígeno por sus calles limpias. Los desechos domésticos recogidos en bolsas plásticas o sacos, en el horario mañanero establecido por Comunales. Nada de basureros improvisados ni papeles en las aceras. Cestos en los lugares públicos, invitando al or

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Un mal que crece: estafadores

20120623135555-sobres-cafe.jpg

 

A la derecha, se nota el sobre pegado y adulterado, al compararlo con el original en la izquierda.

 

Por Graciela Guerrero Garay

Cuando la lectora Maricel Rodríguez me mostró el sobre de café que había comprado a un vendedor ambulante como “original” y era realmente “uno usado y pegado”,  lleno de borra seca por demás, corroboré que el asunto no es un mal territorial, sino que está extendido por todo el país. Otro lector en el periódico Granma ponía al desnudo el asunto de los estafadores.

Resulta que estamos a merced de esas personas que sin escrúpulos se burlan y llenan sus bolsillos con la necesidad de los demás, al tiempo que aprovechan como mercaderes de grandes ligas el déficit y demora en la distribución de alimentos o la ausencia permanente de productos de alta demanda.

Al final hay una razón elemental, es imperioso acelerar la producción y abastecer el comercio estatal con el respeto y la prioridad que exige el pueblo,  generador de cuanto tenemos y hacemos. Si el mercado negro está lleno de cosas que la gente necesita, y a un valor menor que en la red oficial, vamos ahí para seguir la vida y resolver las carencias. Ya es tiempo que se arranque de raíz la causa de la corrupción. No basta la denuncia y la sanción. Es matar el germen.   

El tema de los precios engorda la estafa. Vale pensar que los obreros y  jubilados no suplen con los salarios sus necesidades. Es una verdad tan drástica como los estafadores. Ciudadanos que no trabajan y emergen como una nueva capa de explotadores que desacreditan la moral y la consciencia pública, y prevalecen porque nos dormimos en el control y la exigencia. Es como el reloj, marca y marca. Nos desgastamos enunciando el problema y no lo solucionamos.

Ojo con los matices que pueden esconder una quinta columna. Más cuando levantar el decoro y consolidar los cambios piden pasos firmes, ágiles y permanentes.  La leche en polvo, que el paquete cuesta 30 pesos en la calle, está igualmente adulterada pero el sobre parece original  y esa es la trampa.  El modo de operar está en reempacar el producto mezclado con harina de trigo, maicena o solo ellos saben, luego pegarlo con una plancha y lanzarlo a las manos de las familias que no pueden adquirir el producto por sus altos precios.

Las denuncias de los lectores no son primicias noticiosas. Esta semana había un malestar general por la venta de calzado femenino, rebajado a 25 pesos en las tiendas de productos industriales. Varias trabajadoras que compraron en el Mercado Leningrado no pudieron estrenarlo ni cuatro horas. Quedaron descalzas en la vía pública, pues al caminar unos metros se despegaron por arte de magia. Al volver a la tienda, encontraron un cartel con la sentencia: No hay devolución.

Cuestionamientos, críticas, supuestos y divagaciones vienen junto con la irritación. Hechos evitables si la entidad comercial – o los garantes de la mercancía – explican la verdad: los zapatos necesitan primero una reparación, por eso se venden a ese precio. Entonces, el cliente elige y decide su inversión. Y  esto pasa, me dice la experiencia, porque llenamos los almacenes y, cuando los precios frenan las preferencias y espantan al comprador, no se rebajan a tiempo los productos ni se tienen en cuenta los estados de venta. Cuando los inventarios no aguantan más, se procede en la mayoría de los casos.

Del gato al gato no hay mucha diferencia. Al final, el pueblo paga todo lo que está mal hecho o a la espera de un volcán que arroje soluciones definitivas. Los mecanismos de acción existen. Urge a

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Criterio: Regálate un verano

20120616081331-club-familiar.jpg

 

 

Por Graciela Guerrero Garay   Foto: Leydis Milanés

Las ansiadas vacaciones ya están aquí para los cubanos. Una etapa donde se hacen proyectos de “todos los deseos”, incluso los prácticamente imposibles.  Y es justo que quienes estudian y trabajan tengan un espacio para romper la rutina de los deberes esenciales y den un poco de libertad al cuerpo y la mente, en aras de recuperar energías y compartir en familia. Cosa que no siempre se puede en otras épocas del año.

Sin embargo, no es como algunos creen o toman el asunto: pelo suelto y carretera.  Al contrario, cada día que vivimos la cordura se hace más imprescindible, ni siquiera necesaria. Los riesgos ambientales están recrudecidos: un sol perjudicial a la piel y la salud, el incremento de las virosis, el azote de la influenza, la temporada ciclónica, eventos telúricos, escasez de agua, problemas con el transporte e, incluso, hasta disponibilidad de materias primas e insumos para elaborar alimentos ligeros.

Y si no basta, circula también una fea corriente de efectos negativos que traen los pesimistas y los hipercríticos, los maleantes, oportunistas y buscavida (lo mismo revenden que estafan), que puede generar  un “tornado” de problemas y malearle el ambiente al Estado y a la gente. Hay que estar con los ojos bien abiertos y la testa en su lugar, pues el verano , como cada año, recibirá una reforzada inyección de voluntad y recursos estatales para acercarlo lo más objetivamente posible a las expectativas del pueblo y es justo, también, que este esfuerzo se note y revierta en sano placer y provechoso descanso familiar.

En el éxito, como en las vacaciones, vamos todos. Desde la racionalidad y el orden para conceder las plazas recreativas en los centros de trabajo, hasta el chofer que debe garantizar y responder por la disciplina en el trayecto, como por buscar un ladito más  para que otro trabajador o estudiante, de esos que andan al pie de los caminos, reciba el aventón y llegue a su destino.  Cooperar los unos con los otros, para que se beneficien más, y no que los mismos reciclen con los mismos.

Regalarnos un verano rentable,  bienhechor.  Ser cuidadosos con las playas, los ríos, los medios de transporte, las áreas que se habilitarán y remozarán. Responsables, con letra mayor. En las piscinas cuidando la limpieza de las aguas, evitando las riñas, los accidentes, cumpliendo lo dispuesto en reglamentos. No vender bebidas alcohólicas a los menores de edad, no exponer a radiaciones ni aglomeraciones a los infantes. NO conducir sin los cinturones de seguridad ni los cascos, en el caso de las motos. Mantener la higiene, siempre la higiene.

La felicidad de este descanso estival no está exactamente en las veces que nos embriaguemos o mudemos la piel, sino en que cuidemos la salud y evitemos contagiarnos o contagiar a los demás, en caso de que estemos bajo los efectos de alguna virosis. Aprovechemos con amor, seriedad, alegría y respeto individual y colectivo cada espacio y tiempo de ocio. No son alertas ni llamados por capricho o para llenar líneas de texto.

Hoy es imprescindible que cada uno de nosotros seamos consecuentes y coherentes con el momento en que vivimos.  Es prudencia, precaución, prevención. El calor y el sol pueden convertirse en enemigos del ánimo y el cuerpo, si no se les acuna con mesura. Si de comprar alimentos se trata, compruebe su buen estado y lugar de procedencia. Hacer lo correcto y exigir porque los indisciplinados tomen el carril. Regalarnos un verano donde la cordura, l

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Criterios: Una inquietud de cientos

20120604161240-frutales-1.jpg

 

 

Por Graciela Guerrero Garay  Foto: Tomada de 26 Digital

Las frutas están entre las opciones alimentarias más saludables para el hombre, pero poder llevarlas  a la mesa, naturales o elaboradas, es un reto cotidiano en el que se interrelacionan muchos más factores que si se cultivan, venden o encarecen el precio fuera de temporada.

El comercio de estos demandados productos en cualquier lugar es tan vulnerable e inaccesible para las mayorías como la sostenibilidad de un conocimiento profundo sobre los aportes calóricos de cada especie, sus beneficios específicos y  la calidad de las mismas. Cuba no escapa de esa fiebre de problemas que fortalecen las lagunas y las debilidades que, en estos temas, existen para el ciudadano común y las familias en general.

Comer es un negocio, sin darle vueltas al jarro. Los precios mutilan la esencia del precepto de que una alimentación sana es fuente de vida con salud. Informes de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) testifican que es un fenómeno global y señalan que en el 2009, por ejemplo, el número de personas hambrientas en el mundo alcanzó el millar de millones, al tiempo que el trigo aumentó entre un 60 y 80 por ciento su costo, entre septiembre y junio del 2010.

Eriza analizar la relatoría de estas evidencias año tras año. Para países como Cuba las cosas se complican más y, al “aterrizar” en nuestros mercados, lo primero que me aprieta el pecho no es exactamente cuánto vale lo que necesitamos, ni lo acorralados que estamos entre la ley de la oferta y la demanda, sino la poca confianza en la calidad de lo que adquirimos por esos exorbitantes  saqueos monetarios.

Resulta que hasta ayer, prácticamente, teníamos conciencia de que casi todas las frutas que se ofertaban eran maduradas con líquidos, tóxicos y muy dañinos para la salud, fundamentalmente  para los niños pequeños. Pero aún así, a sabiendas del riesgo, las comprábamos.  En buena hora, la  ofensiva por parte de los inspectores de Higiene ha llegado y los mismos vendedores, si le preguntas, te dicen que son madurados de forma natural “porque sino le pegan multas”.

Sin embargo, con los comerciantes ambulantes, ¿dónde tenemos la garantía? ¿Y en los mismos puntos de venta, ¿nos estarán diciendo la verdad? ¿Recorren estos grupos de control todos los lugares, todos los días? Ellos deben certificar que los productos están aptos para el consumo humano, pero son varios los cuentapropistas que padecen del mal de la “irritación” y se alteran cuando el cliente les indaga sobre el particular.

Y, como me han afirmado varios lectores, para no desgraciarnos el día, les  compramos y ya, si no tenemos otra alternativa que “morir” allí. Otros, por suerte, son de esos guerreros anónimos que necesitamos tanto para acelerar el mejoramiento social y reclaman con decencia sus derechos, hasta que logran que se les muestre la documentación o los convenzan las respuestas.

Es la vida humana. Por lo que sería saludable que los inspectores exijan con igual rigor que el certifico de marras esté bien visible y señalizado en cada mercado, sea estatal o privado. La comida no es un lujo y la salud del pueblo tiene que defenderse donde se comprometa.

A los vendedores ambulantes – cada vez  más comunes en nuestras calles- se les deben aplicar las mismas medidas  y controlarles que porten el documento, a la vez que s

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Cuba: Lucha cubana contra la homofobia: espinas quebradas

20120520153710-jornada-vs-homofobia-cuba-mariela-castro17-580x341.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay

Esta V Jornada en Cuba para luchar contra la homofobia y las actividades que por todas las provincias hicieron sentir los avances que se alcanzan en respetar, por convicción, el derecho a la diversidad sexual, no esconden todavía lo que falta para arrancar las raíces machistas de nuestra sociedad y mirar el asunto desde su verdadera arista: todos somos iguales.

El punto más controversial fue, quizás, la marcha que tuvo lugar en La Habana el pasado sábado, divulgada por el sitio digital Cubadebate, que se movió entre muchas opiniones encontradas al tiempo que destacó que la discriminación sexual  va dejando el vacío de la intolerancia para llegar, definitivamente, al lugar que debió tener siempre en conceptos de equidad y justicia social.

Empero, el tema sigue siendo tabú para segmentos de la población cubana y se percibe más allá de los derechos y oportunidades que tuvieron los homosexuales a todos los espacios abiertos por la Revolución, que empañaron el rechazo implícito a escala social y manifiesto abiertamente – o entre parabanes- en el reducto estrecho de la familia y círculos afectivos cercanos, con mayor preponderancia.

Esta verdad no es despreciada por el Centro Nacional de Educación Sexual en Cuba, que dirige Mariela Castro Espín, quien encabezó la marcha en la capital de la Isla y es una de las luchadoras más contundentes del asunto y gestora de logros tan ostensibles como el acceso de esta comunidad de gay y lesbianas a  operaciones gratuitas para el cambio de sexo, si así lo deciden.

En Las Tunas, como en el resto del país, este 17 de mayo realizaron diferentes eventos para reafirmar la disposición estatal de atacar la discriminación sexual y de género, respetar el sentir de los homosexuales y promover acciones educativas entre los jóvenes, hecho que distingue esta V Jornada porque ellos deben sustentar en el mañana la eliminación definitiva de esos peldaños oscuros de marginalización y violencia, lograr la sociedad auténticamente  justa  que aspiramos y sembrar y cosechar el humanismo que significa amarnos, respetarnos y unirnos con nuestras diferencias y virtudes por una Patria de todos y para el bien de todos.

La lucha contra la homofobia en Cuba y su trascendencia al plano público, sin timidez ni medias tintas, denota que los cambios aquí no son fantasías del discurso, sino una realidad que, poco a poco y en su justa medida, quiebra las espinas que en medio siglo enconaron las metas del histórico socialismo cubano y, aunque algunos todavía estén en las orillas del camino, somos más los que empujamos para convertir a la nación en un espejo de igualdad de derechos, incluso en aristas tan íntimas como la elección sexual. 

 

   

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

CRITERIO: Más de lo mismo, ¿por qué?

20120515154248-cederistas2.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay

Ya se ha dicho muchas veces que la contaminación ambiental engendra enfermedades, más en tiempos en que el cambio climático nos azota y está demostrado y se divulga por los diferentes medios de comunicación, con argumentos que llevan el crédito de analistas e investigadores y se acuñan con el ojo previsor de la ciencia.

La lucha por erradicar el dengue y su agente trasmisor, el mosquito Aedes,  no acaba nunca. Por algún lugar, aunque el vector haya creado sus propias fortalezas y se resista al combate, surge un nuevo foco. No tengo idea exacta de cuantos millones le cuesta al Estado esta batalla, pero son varios en recursos materiales y humanos.

Del ruido y los desechos, los basureros improvisados, el estiércol en las calles, el maltrato al ornato público, los salideros de agua, las fosas tupidas, el irrespeto a la propiedad social, el robo en el pesaje de los productos, la mala educación formal y el reunionismo sin aportes de soluciones y si una ensarta de justificaciones y problemas subjetivos también se ha dicho y recontradicho, criticado y abordado con honestidad revolucionaria por la prensa y el pueblo.

Sin embargo –aunque la lista de problemas es más larga y profunda- todo casi sigue igual o se elimina aquí y prevalece allá. A veces, en esos días en que la gente se acerca a uno a pedirle que el periódico “suelte sangre”, tengo la percepción de que muchos confían en que es la única vía de que encuentren solución. Y me pregunto, ¿por qué este estado de pesimismo en determinados momentos?, aunque es real que la denuncia pública encuentra más rápido oídos receptores que si se hace “in situ” con las administraciones o mediante los libros de quejas o sugerencias que todavía quedan por ahí.

 Y si bien siento que somos, como entes sociales,  responsables de muchas incongruencias que encontramos a diario en nuestras calles, la verdad es que todavía nos gana la autocomplacencia y la ineficacia en las gestiones administrativas y, a mi modo de ver ciertas urgencias, vamos lentos para la premura de estos tiempos. Es un despertar con un ojo cerrado. Y esta falta de agresividad para llamar las cosas por su nombre y buscarle soluciones alternativas o darle un orden de prioridad en las agendas, es lo que engendra ese estado de ánimo en quienes sienten verdadera pertenencia con lo que hacen y por donde transitan.

Este viciado estilo de trabajo tienen que romperlo los que hoy asumen responsabilidades públicas y son el rostro de las entidades e instituciones que representan. No siempre hay recursos, pero tampoco  puede haber  siempre un no se puede eternamente facilista. Cuando el hombre quiere, puede. Y el ejemplo no esta en otro lugar del planeta, está aquí. Ayer, por ejemplo, veía restos de basura en los alrededores de los muy mal hechos vertederos (para mí) de los alrededores del seminternado Rafael Martínez. ¿Por  qué los responsables de recoger la basura se llevaron solo lo que estaba acumulado en el mismo? ¿Si supieran que detrás venían a chequearles el trabajo o le afectarían el salario, lo hubiesen hecho así?

Semanas atrás impermeabilizaban el techo del edificio 63, en el Reparto Santos, y la brigada que trabajaba allí, sin más ni menos, tiró desde la altura una carretilla de tierra que sonó como una bomba y llenó de polvo al vecindario entero, donde hay cerca escuelas primarias y un círculo infantil. ¿Dónde estaba el jefe de Brigada? ¿Y el racio

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Punto y Basta: el árbol por la raíz

20120417185424-arboles2.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay    Foto: Lloansy Díaz Guerrero 

Es hora de que comprendamos que nadie es el ombligo del mundo y vivir en sociedad requiere de responsabilidad individual para que la nación sea reflejo propio de lo que queremos, así interpreto, a todo riesgo, los constantes llamados que nos hace reiteradamente el Primer Secretario del Partido Raúl Castro Ruz, presidente de Cuba. 

En la última reunión del Consejo de Ministros, el 31 de marzo, el también General de Ejército dijo “que el principio no es prohibir construir, sino indicar dónde hacerlo, ya lo hemos dicho en numerosas ocasiones, pero hay que exigir más por el cumplimiento de lo establecido y buscarse problemas con los infractores, sin importar quienes sean”, redundó. Y es que la gente piensa en lo mío primero.  

Lo demuestran los rayones en la pared en instituciones recién construidas, el estiércol que ensucia nuestras calles, los escándalos de los trasnochados, las muestras de lujuria en cualquier esquina, la mala cara que te ponen los que deben andar con la sonrisa en la piel, las mañas de las recepcionistas… en fin, el ego humano que transportamos a los deberes sociales. 

Si trabajamos con pertenencia y vergüenza, conscientes de que todo lo que hacemos repercute en los demás, fuéramos una tacita de oro en muchas cosas y no se gastara tanto en visitas de control sorpresivas o planificadas, pues nada tiene que ver controlar y chequear normalmente -pienso- con estar arriba de los cuadros para que las metas caminen y los funcionarios de arriba no encuentren deficiencias. 

Nunca entendí que si alguien tiene un cargo haya que darle todo masticadito. ¿Y su aporte creativo? ¿Y si no es capaz, para qué lo eligieron? Complejo es este mecanismo de discernir cuando existen orientaciones y legislaciones que nacen miopes, pero Raúl llama a la rectificación y al orden, con espíritu crítico y hay que ponerse ese ropaje humilde para que la nación cambie y avance. El reunionismo y el paternalismo no juegan cuando de hacer curas sanadoras se trata. 

Ahora salvar la economía descansa, entre otras cosas, en potenciar al máximo las exportaciones y disminuir las importaciones. Del aire no cae que se produzca con la calidad, cada vez más competitiva del mercado internacional, que permita al país marcar con sus productos y servicios. Hay que detener la corrupción para que nadie robe la materia prima de las normas que la garantizan, ni se haga rico con el sudor y la modestia de todos los demás. 

Al rigor de estudiar los problemas convocó Raúl. Es hora de responder veraz y coger al árbol por la raíz, tirando parejo, sin privilegios ni ratoncitos en la cabeza. Punto y basta, al decir de Totó, en la telenovela Passiones, que se trasmite ahora por el Canal Cubavisión.

 

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Ricky Martín: El valor de su verdad

20120306222315-fotografia-ricky-martin.jpg

 

 

Por Graciela Guerrero Garay    Foto: Tomada de la WEB

Realmente la noticia no me sorprende para nada, porque creo, como dijo José Martí, en el mejoramiento humano y admiro, por convicción, la valentía de quienes le quitan velos a sus pensamientos y convicciones, expresan lo que sienten y mantienen la autenticidad de su yo verdadero, aún cuando el mundo se les pueda virar al revés.

El email que acabo de recibir del amigo Xarlo, con el asunto “Ricky Martín sale de otro closet: “Soy castro-chavista ¿y qué?”, con rúbrica de Israel Jiménez, me arranca estas líneas y publicarlo letra a letra tal cual me llegó. Todo lo contrario de la reacción que tuvieron sus amigos y colegas de farándulas, le doy un punto extra a su honestidad y le sumo miles a su biografía.

Y tales loas no las mueven nuestras coincidencias de ideas ni las convergencias ideológicas que alguien pueda encontrarles. Brotan, con la misma frescura que siento le brotó a Ricky cuando decidió hacer público su sentir, porque hoy es tan común como el rocío y tan triste como las alas de una mariposa desecha, ver a los seres humanos vender su alma por un poco de dinero, fama, arribismo, posiciones políticas, acomodamiento y cuanta lentejuela brille sobre el color natural de la piel y la tierra que pisamos.

Creo que ese es el mérito auténtico y el aplauso que hay que darle a este actor que tantos corazones ha llenado de alegría y contagiado con el ritmo y letra de sus canciones, desde que ganó con su voz y esfuerzo los espacios primeros de la discografía mundial. Y si de alguna manera le puedo dejar mi voto de amistad, le cito unas frases célebres de Emerson y Hubbard: Un amigo es una persona con la que se puede pensar en voz alta. UN amigo es uno que lo sabe todo de ti y a pesar de ello te quiere.

Pienso, Ricky, que a partir de ahora ya sabes algo muy importante que debías conocer y que quizás mañana te ahorre muchos sinsabores. Y  los dejo con el email de la noticia:

Ricky Martin salió del closet, pero nunca dijo que tenía dos closets. La salida de su primer closet hace un par de años, dejó atónita a la opinión pública, pero ahora Ricky sale de su segundo closet. El artista internacional acaba de confirmar a sus seguidores por Twitter que él es" castro-chavista socialista".
La noticia dejó infartado a más de uno. A raíz de las reacciones de amigos cantantes y fans, Ricky Martin en una carta dirigida a sus admiradores indicó, "Soy chavista y castrista, ¿y qué? Soy socialista como mi amigo René Pérez "Residente". Ya me cansé de estar en closets. No quiero estar nunca más en uno. Ya no me importa lo que piensen los demás", dijo el cantante boricua.
"Nunca pude hablar de ello porque Emilio y Gloria Estefan, y los anélidos cubanos de Miami, romperían y quemarían todos mis discos a través de las pantallas de CNN en español. Además, Posada Carriles me perseguiría y me mataría, por lo tanto deben entender que tuve que mantener el secreto. La música no tiene que ver con la política, pero los Estefan y los anélidos de Miami no entienden eso. Son muy vengativos", expresó sudando Ricky.
Juanes reaccionó inmediatamente avisando a sus seguidores por Twitter que "se deslinda de artistas como Ricky Martín". El cantante colombiano escribió que no se subirá más a un escenario con Ricky. "Mientras estoy haciendo

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Cáncer en provincia de Cuba: ¿prevenir o combatirlo?

20120224211832-embutidos.jpg

Las estadísticas y los riegos obligan a pensar a que, institucionalmente, primero, y en casa después, hay que pensar en cómo y de qué manera empezamos los primeros pasos para crear cultura alimentaria y tener una alimentación verdaderamente sana.

 

Por  Graciela Guerrero Garay   Foto: Lloansy Díaz Guerrero

Impactó la noticia: “la tasa de mortalidad por cáncer en Las Tunas es la más alta de las cinco provincias orientales”. Desde entonces, el Grupo provincial para el control de esta enfermedad fortalece sus acciones, con la finalidad de contribuir a una mayor calidad de vida en los pacientes y ampliar la cobertura de los servicios, junto a un mejor desempeño de los médicos.

Varios lectores se asombraron y les di la referencia del artículo de la colega Misleydis González, donde se aborda el asunto y cita que los municipios con mayor peligro son Majibacoa, esta capital y Puerto Padre, pero el ¿ por qué? comenzó a martillarme, sobre todo por la alta esperanza de vida existente en el territorio – la más alta del país (79 años), y los avances logrados en la tasa de natalidad infantil-, a lo que podemos agregar que los niños cubanos tienen el honor de integrar las estadísticas del reducido grupo de la población mundial (un 20 por ciento) que puede aspirar a tal longevidad.

La investigación me llevó al científico Otto Heinrich Warburg, quien en 1931 recibió el premio Nobel por descubrir la causa primaria del cáncer. En su tesis, demuestra que el cáncer es la consecuencia de una alimentación antifisiológica e igual estilo de vida. Lo que clara y sencillamente  significa comer alimentos acidificantes y estar sedentarios, pues ello crea en el organismo un entorno de acidez.

Para Heinrich la falta de oxígeno y la acidosis son las dos caras de una misma moneda, y afirmaba que cuando “usted tiene uno, tiene el otro”. Por lo que su estudio confirmó que la acidez expulsa el oxígeno de las células y, privarlas de un 35 por ciento de este durante 48 horas, las convierte en cancerosas.

Sus conocimientos los respaldaba en que “todas las células normales tienen un requisito absoluto de oxígeno, pero las células cancerosas pueden vivir sin oxígeno, una regla sin excepción”, recalcaba. Y argumentaba que “los tejidos cancerosos son tejidos ácidos, mientras los sanos son tejidos alcalinos”. Su obra “El metabolismo de los tumores” demostró que todas las formas de cáncer se caracterizan por dos condiciones básicas, la acidosis y la hipoxia.

Igualmente descubrió que sobreviven debido a la glucosa, siempre y cuando el entorno esté libre de oxígeno y son una respuesta del organismo, un mecanismo de defensa de las células, para continuar vivas en un medio ácido y sin oxígeno. De aquí que la alimentación sea el principal escalón preventivo del cáncer, pues ellos, en dependencia de la calidad de proteínas, hidratos de carbono, grasas, minerales y vitaminas que otorgan, crean un medio de acidez o alcalinidad en nuestro cuerpo.

¿QUÉ COMEMOS LOS TUNEROS?

Basados en los estudios de Otto, es la primera pregunta que debemos hacernos, fundamentalmente porque somos los padres quienes, cada día, formamos la cultura alimentaria de los hijos y existe una tendencia, como han dicho varios lectores, a “comer cualquier cosa, lo importante es llenarse la barriga”.

Hay que pensar, dentro de las limitaciones que tenemos, que la ignorancia puede matarnos o afectar poco a poco lo que

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Criterios: Desde el podio, no

20120219142959-agricultura34.jpg

Por Graciela Guerrero Garay

Acabo de releer el discurso de Raúl en la clausura de la Primera Conferencia Nacional del Partido y, luego, los criterios de los colegas Freddy Pérez y la estudiante de Periodismo Yelaine Martínez. Todos tan reales y tan nuestros, como la mala calidad del pan normado que se mantiene desde que tengo uso de razón, como dice una vecina. Y tan tratados que, hasta con impotencia, tengo que al final aceptar que muchos llevan razón cuando interpelan de cuáles cambios se habla, si todo cada día va peor.

Y justo de eso se trata, ¿ por qué el pueblo percibe y comenta que va peor? Peor no va, muchas ventanas están abiertas con dignidad y amor revolucionario. Creo que como nunca, ni aún cuando el proceso de Rectificación de errores y tendencias negativas, promovido por Fidel y el Partido en la década del 80, se han removido, con honesta claridad, los cimientos desde adentro. Tampoco se habían liberado tantas prohibiciones legislativas  como ahora. ¿Y del combate a la corrupción, sin secretismo, qué me dicen? Igual de meridiano.

Pienso y creo que el asunto está, como dice Freddy, en que el arreglo no cae del cielo. Y menos en las reuniones o acuerdos que puedan acontecer desde las máximas estructuras políticas y gubernamentales, pues en el día a día, somos los trabajadores los que hacemos, como sociedad, la vida de la nación y de nosotros mismos. Y si Raúl dijo, con puntos e íes, “Es preciso acostumbrarnos todos a decirnos las verdades de frente, mirándonos a los ojos, discrepar y discutir, discrepar incluso de lo que digan los jefes, cuando consideramos que nos asiste la razón, como es lógico, en el lugar adecuado, en el momento oportuno y de forma correcta, o sea, en las reuniones, no en los pasillos. Hay que estar dispuestos a buscarnos problemas defendiendo nuestras ideas y enfrentando con firmeza lo mal hecho”. ¿Por qué no lo hacemos, y preferimos secretearlo o aceptarlo, si tenemos todo el respaldo que, por años, hemos aspirado?

Cambiar mentalidades, egos y tomar conciencia, donde ganaba espacio una falsa unanimidad y poca valentía política, no es de hoy para ahorita. Pero tampoco hay que esperar medio siglo más. Los bolsillos no se llenan sin sudar en ningún lugar del mundo, y menos ahora que la crisis económica es global y los precios de los alimentos, esencialmente, crecen como la espuma en los mercados internacionales. ¿Alguien al hablar de  lo poco que alcanzan los salarios, piensa primero en qué aporta y cómo? ¿Saca la cuenta de cuánto cuesta todo lo que consumimos, aún cuando sea de tercera y tenga recargos comerciales exagerados, para la remuneración media del país?

El trabajo es la clave de la riqueza, personal y colectiva. Pero el trabajo, no es pasarse el día flotando o haciendo chapucerías. Estudiar no es ir a la escuela y tener, mientras un maestro se pela la garganta, la cabeza llena de “ratoncitos”.  Desde adentro, en el seno del Partido, tiene que comenzar el cambio. Raúl fue igualmente preciso: “Si hemos escogido soberanamente, con la participación y respaldo del pueblo, la opción martiana del partido único, lo que nos corresponde es promover la mayor democracia en nuestra sociedad, empezando por dar el ejemplo dentro de las filas del Partido, lo que presupone fomentar un clima de máxima confianza y la creación de las condiciones requeridas en todos los niveles para el más amplio y sincero intercambio de opiniones, tanto en el seno de la organización, como en sus vínculos con los trabajadores y la población, favoreciendo que las

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

¡¡¡¡¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!!!!!!!

20120101194423-feliz-ano-nuevo.gif

 

Nada imposible… AMAR

Por Graciela Guerrero Garay

Ya sabemos de memoria el sabor de las guerras, los volcanes, los terremotos, el hambre, la pobreza. Hemos pagado caro, por todos los confines, la ambición belicista de conquista y el precio de las bombas. Tal vez, para alguna bienvenida de Año Nuevo estas líneas no resulten y hasta se reciban con cierto despecho.

Quién sabe si hubiese sido mejor llenarla de trivialidades, de utópico entusiasmo, de promesas encendidas… pero aunque jamás podemos renunciar a la esperanza, nunca, es mejor avivar la conciencia planetaria – creo yo- con verdades contundentes que lleven a la justa reflexión de cuán responsables somos de nuestras propias vidas que, al final de la cuenta, suman  y hacen esa sociedad donde nacemos, crecemos y morimos.

Lo irrebatible es que hoy domingo  es Primero de Enero del 2012 y un año nuevo comenzó a marcar la rutina de los días y los meses. Ayer cada nación esperó su comienzo y la vida siguió, indetenible, como si fuera un segundo más. La diferencia la marcamos nosotros al colgar en algún sitio el calendario.

Atrás queremos dejar aciertos y desaciertos, dolores y descalabros, todo lo malo, como si lo bueno fuera un regalo de Dios y un suceso al margen de cada uno de nuestros actos. Nada que ver con las consecuencias de nuestras actuaciones, en este escenario multidimensional que es vivir un día tras otro.

Por eso puede que sea bueno para el mundo – y por causa y efecto para quienes lo habitamos- que miremos con luz propia el camino que llenamos de huellas de lunes a domingo, de enero a diciembre, piedra sobre piedra. Pensar antes de hacer, sin tocarnos el ombligo ni sentirnos el ombligo de la tierra. Convencernos de que es mejor dar, que pedir; multiplicar que mutilar, sumar que restar.

Siempre recibimos un pedazo de sombra para refrescar el sudor de las manos y los pies. La oruga hace capullo y engendra multicolores mariposas. La luz sale de las más oscuras tinieblas y los enamorados, no importa si la luna es llena o cuarto menguante, encuentran sus labios sin hilvanar palabras. AMAR...se puede amar desde el negro y el blanco. Tejer ovillos interminables que despierten emociones y sentimientos puros. Borrar el egoísmo, la corrupción de ideas, el ataque malsano al espacio del otro…

…En fin, que el 2012 será mucho mejor, sin contar los imprevistos y los accidentes naturales, si en  el propio decursar de los caminos, en vez de pensar en qué hacemos para enfrentar la desgracia, la evitamos. Si construimos puentes y andamos con las manos abiertas y extendidas, si partimos a la mitad el pan y mitigamos el hambre. Si le regalamos a un niño una razón para que siga pintando una casita verde entre el mar y las lomas. Si seguimos adelante, siempre adelante, con la verdad  y el bien común.

¡¡¡¡Adelante!!!!!! No apuntemos más hacia quien espera al filo de la carretera caliente y destrozada. Hagamos un puño, pongamos el amor en sintonía y empujemos… la vida es siempre linda y se vive así, de golpe en golpe, de hito en hito, de brazo en brazo…por eso venga el 2012 para amar. Si lo llenamos, de cosas buenas, buenas nos traerá. Siempre nacen las semillas que sembramos.

Etiquetas: , , , , , ,


Criterio: ¿Saca usted sus propias cuentas?

20110823232913-bloqueo5.jpg

Por Graciela Guerrero Garay

El comunicado de la Presidencia Ucraniana es clarísimo y concreto: “Unos 23 mil menores han recibido atención médica en el centro de rehabilitación cubano de Tarará para superar las secuelas del accidente nuclear más grave de la historia, ocurrido en 1986 en la planta nuclear ucraniana de Chernóbil”.

El 30 de marzo del 2010, un cable de la agencia Prensa Latina relacionaba la noticia. Más de 25 mil personas afectadas por la explosión nuclear de Chernóbil fueron atendidas hasta hoy en Cuba.  La mayoría de los pacientes tratados fueron niños provenientes de Moldova, Bielorrusia y Ucrania, argumentaba. Y dejaba al desnudo algo más, “con un carácter humanitario y gratuito, el programa está basado en la atención médica integral…”

Cuba, primer territorio libre de analfabetismo en  América Latina desde 1961, ha extendido el programa de alfabetización “Yo, sí puedo” a otros países latinoamericanos y del mundo, como parte de sus misiones internacionalistas, acota otra información que acuña los valores solidarios de nuestra nación, aún bajo cruentas tensiones económicas, enfrentando batallas epidemiológicas, ataques subversivos, amenazas bélicas, embastes climatológicos y un duro bloqueo económico que le obliga a multiplicar los gastos para importar los alimentos básicos del pueblo, por citar un ejemplo priorizado en la agenda estatal.

Hasta principios de este año, Las Tunas tenía en 51 países a dos mil 423 colaboradores de la Salud Pública, mientras que la isla en general abarcaba a 77 con unos 38 mil profesionales. ¡Qué decir de las labores humanitarias en Haití después del  terremoto y de la Operación Milagros, que ha devuelto la visión a miles y miles de venezolanos y latinoamericanos!

Las verdades explotan por sí mismas, no necesitan de un tintín de empujoncito. El testimonio es vivo, incluso entre nosotros mismos que sabemos de estrecheces domésticas, colas, deficiencias, peloteo y cientos de cosas más que andan torcidas, pero nunca de ataques policíacos con gases ni mangueras de agua. Ni explosión de carros bomba, ni tiroteos ni pandillas oficializadas.

Empero, el 18 de agosto el Departamento de Estado nos incluyó en la lista negra de los “Estados patrocinadores del terrorismo internacional, con el único propósito de desacreditar a nuestro país y continuar justificando la política cruel y repudiada de bloqueo contra Cuba”, como indica textual  una declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores. ¡Excelente moral en calzoncillo la de los señores del imperio!

Por trigésima vez se arrogan el derecho de apuntar con el dedo  en este tema de denuncia y condena a naciones que ellos, desoyendo el reclamo de los pueblos y la voluntad expresa de sus presidentes y organizaciones, de respetadas figuras de prestigio mundial y de gente común con sentido común, le muestran su terrorismo de muerte sin piedad alguna.

Macabro juego de hacer llamar la atención sobre segundos o terceros para que se ignoren las raíces verdaderas de un imperialismo que se cuece hoy en su propia sopa amarga. Donde cada segundo asesinan a un inocente. Hacen guerras bajo cualquier manido pretexto y alientan, con campañas mediáticas y genocidas, al saqueo de la conciencia y la soberanía  de países, etnias, razas, religiones y todo cuanto estorbe a sus intereses clasistas.

¿Saca usted sus propias cuentas? Entonces nada más hay que decir. La verdad, re

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , ,


Puntos para mirarnos

20110811124629-escultura1.jpg

Por Graciela Guerrero Garay

El reciente discurso del General de Ejército y presidente de Cuba, Raúl Castro, en la reunión del Parlamento fue archi elocuente  y meridiano, una vez más.  Los cubanos que apuestan por una sociedad mejor y un despegue definitivo de la economía siguen hoy, a días del suceso, aplaudiendo la verticalidad de su intervención, el análisis preciso y la trascendencia del ejemplo.

Rectificar es de sabio y mucha sabiduría se nota en las perspectivas de la nación. Pero el meollo está en que es un tema de todos, no de una voluntad política ni de un puñado de hombres y mujeres, más en momentos en que el mundo se debate en una crisis global que involucra hasta asuntos que se escapan del accionar de la humanidad, como es la naturaleza con sus cambios climáticos, aún cuando esté probado que ha sido esta generación terrícola la culpable, a grosso modo, de este debacle  ambiental.

Puntos sobre íes puso Raúl cuando llamó a cambiar la mentalidad para alcanzar la sostenibilidad e irrevocabilidad del Socialismo, sobre todo de quienes dirigen y representan a la Revolución en cualquier cargo. A mi modo de ver es un puntillazo que nos cae a todos, porque el  jefe de un área productiva – aunque tenga otros tantos jefes por encima – es clave para defender esa producción que, luego,  según su destino, tenemos que pagar todos, la mas de las veces cara, sin tener calidad ni garantía. 

Combatividad y honestidad son valores claves en estos tiempos de cambio. Las papas podridas se sacan del saco, pero lo que no puede permitirse es que la resistencia de algunos a coger los caminos correctos “mareen” las perspectivas de desarrollo de un colectivo y de la sociedad.  El caso ejemplarizante que citó en su discurso sobre la funcionaria que sustituyeron por profesar una religión, nos da la medida de cuanto nos falta por abrir la mente y el corazón al paradigma que es la consigna con todos y para el bien de todos.

Otro gran sabio, Mahatma Gandhi, cuando le preguntaron cuáles eran los factores que destruyen al ser humano respondió:  la política sin principios, el placer sin compromiso, la riqueza sin trabajo, la sabiduría sin carácter, los negocios sin moral, la ciencia sin humanidad y la oración sin caridad. Para él la vida es como un espejo, “si sonrío, el espejo me devuelve la sonrisa. La actitud que tome frente a la vida, es la misma que la vida tomará ante mí, el que quiera ser amado, que ame, sentenció.

Y si todos buscamos tener economía doméstica, que bajen los precios, que tengamos alimentos, paz, salud, educación y garantías sociales nadie tiene que labrarlas por nosotros. Esos granitos de arena de los que llevamos tanto tiempo hablando tienen ahora que bañarse de aguas puras, de sudor sostenido, de vergüenza propia. Romper  el inmovilismo, la indiferencia e insensibilidad, empezando por los dirigentes, como dijo Raúl, pero sumando también al más simple obrero porque sociedad y país somos todos.

En este engranaje palpita el verdadero cambio. Y en la medida en que cada cual actúe responsablemente, tendrá moral para que le sigan los demás y se notará, bien pronto, el florecer auténtico de nuestras metas. Nada fácil es el camino, y lo sabemos. Resistimos una década muy dura, la de los 90, cuando comenzó el período especial  y avanzamos. Ahora cuando la flexibilidad y la objetividad de los análisis, la verdad como trinchera, iluminan el mañ

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

En Cuba, Las Tunas

20110801190214-ciudad1.jpg

Actuar, lo vital del presente

Por Graciela Guerrero Garay

Son buenas señales sentir que las administraciones espantan el marasmo de responder con agilidad y acciones a las quejas o críticas que notifican los lectores. Y vale hacerlo notar en momentos donde la batalla de ideas, en horno caliente, se funde  - y debe hacerlo cada día más -, con la dialéctica del cambio que propone la ruptura definitiva de malos vicios, que han anquilosado por años el proceso interactivo de comunicación y la responsabilidad social que tienen los sectores estales con las justas denuncias del público y la prensa.

Esta vez es la dirección del mercado ideal La Unión, con la respuesta al CRITERIO emitido en la edición del 1 de julio, quien da la lección de que en cada lugar se puede mejorar el servicio, exigir el cumplimiento de los deberes éticos de la empleomanía y aplicar las medidas necesarias que promuevan respetar el sentido de pertenecía y responsabilidad que se tiene con el puesto de trabajo.

En el artículo, citábamos la queja de Naomi Cortés Pérez  refiriendo el maltrato que recibió de una dependiente durante la venta de arroz liberado. Rafael Arada Espinosa, administrador del establecimiento, notificó que, ciertamente, no fue esa la única insatisfacción mostrada por los clientes respecto a esa compañera y a otros más, “por lo que fueron cambiados de puesto de trabajo”, agregó.  

También Arada explicó que para aligerar la cola de la venta de arroz se comercializa ahora el producto en otras dos islas (departamentos), al tiempo que habilitaron las pesas por gramos para evitar, de irse la corriente, interrumpir el expendio al quedar sin servicio los equipos electrónicos, que son los que habitualmente utilizan.

Sin embargo, todavía en “La Unión” existen problemas que requieren de medidas que se escapan de las gestiones administrativas, pues aunque parezca ficción es una realidad muy riesgosa que allí no existan cajas recaudadoras en ninguna de las cuatro islas de venta, en una unidad que ingresa diariamente más de 20 mil pesos y en mayo y junio, por ejemplo, depositó 913 mil 548 y 800 mil pesos, respectivamente.

La misma vulnerabilidad persiste en los departamentos como tal, pues los mostradores están abiertos al acceso del público y, en el menor descuido, puede ocurrir un delito, aunque Arada aseguró que ya habían mandado a hacer unas puertas rejillas para incrementar la seguridad de las áreas, que evidentemente  resultan pequeñas para la demanda y la variedad y preferencia de los productos que ofertan.

No hay dudas de que “La Unión” es otro punto clave de la cadena Ideal  y su ubicación en la parte este de la ciudad, donde se concentra un porcentaje bien alto de la población, realza su aporte económico y la facticidad de su existencia, por lo que coincidimos con Arada en analizar su traslado para un local más amplio, “que ya solicitamos a la empresa, incluso con la sugerencia de que se permute con el mercado agropecuario estatal aledaño al Leningrado, que tiene todas  las condiciones y está a escasos metros de la unidad”, especificó.

Y nada ocioso tiene el tema, porque todo lo que signifique calidad de vida, servicios y economía hay que ponerle pilas nuevas para que avance sin miedos, más cuando está probado que el camino es limpio y es el que tenemos que andar. 

Etiquetas: , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Asuntos de Economía

20110621070643-mercado-de-vejetales-el-tropical-f.norge-18-3-08-5-new1.jpg

¿Quién paga el kilo que no suena?

Por Graciela Guerrero Garay

Naomi Cortés Pérez llega a la casa irritada y sin encontrar una razón convincente del maltrato que ha recibido en el establecimiento del mercado La Unión que vende productos liberados. Hizo una enorme cola para comprar arroz el viernes 27 de mayo y, al interesarse luego por unas salchichas, la dependiente le dice que no puede despacharlas porque ella está sola en la venta del cereal y es la que atiende ese mostrador, instándola a que vuelva a “marcar” y, cuando le toque, entonces le despacha el embutido.

Mientras, otros dependientes, al no tener clientes en sus respectivos departamentos, están desocupados. ¿La administración no puede adoptar estrategias internas que eviten dichos disgustos en la población, sabiendo ya que cuando hay arroz o azúcar se le dispararán las ventas y su deber, sin que haya que orientarlo desde “arriba”, es comercializar todo lo que tiene en el listado de ofertas? Lo sabe, pero no lo hace. Entonces el vicio de dar un mal servicio, dejar de ingresar a la economía y  no realizar un buen mercadeo da la cara.  

Este hecho no es aislado  ni nuevo y se pega como la gripe. En las cadenas de divisas que, en sus inicios, eran un excelente reflejo de una cultura comercial sucede y casi ninguna tienda se escapa de justos comentarios negativos sobre la gestión de venta. No hace mucho otra cliente me narraba que recorrió varias shopping buscando blúmeres y no supieron decirles cuáles tallas existían. Con desgano, la incitaban a buscar en las cestas a ver si ella misma la encontraba, cuando pudieron atenderla con cortesía pues era la única que compraba en ese momento.

Un kilo suena, y suma. Cuando me pongo a estudiar los recientes aprobados Lineamientos para la política económica y social y repaso cada palabra de Raúl Castro en el VI Congreso del Partido, acabo en la misma pregunta: ¿romperemos la inercia y tiraremos parejo de la cuerda para cambiar el panorama? Si quienes tienen que aumentar las arcas estatales, ya sea con producciones como con servicios, den estas señales de indiferencia ante el reclamo del consumidor… ¿a dónde vamos?

Y es que ahora, el maltrato se llama dinero y futuro. El precio de las importaciones crece más que la espuma. El imperialismo no duerme, al contrario. Decenas atrás empezó a boicotear el petróleo de Venezuela, que es el ALBA de América Latina y ahí estamos los cubanos. El bloqueo sigue en pie y nadie sabe qué podrá suceder mañana mismo. La pelea por salvarnos de debacles mayores es nuestra. Un cliente que deje de comprar, existiendo el producto o la solución alternativa, es plata que se va al aire o a un bolsillo que no lo revertirá en piezas de repuesto, material escolar, medicinas, inversiones, alimentos…

Hay necesidades como el arcoíris, pero hay que cambiar ese lenguaje apático y fatalista de que “esto no lo arregla nadie”. Nosotros tenemos que arreglarlo y podemos. Puede que una administración no piense, esté acomodada, pero ¿y los demás? ¿Tampoco piensan? Raúl Castro ha dado el poder a la acción, a la crítica. Lo reitera. Quien no asuma en su pedacito el roll que le pertenece es porque no quiere. Eso de que “me marco y me botan” no es el discurso de estos tiempos, si es que alguna vez lo fue en determinados lugares. Y el ejemplo viene vertical.

Creo que sectores tan vulnerables como el Comercio y la Gastronomía tienen que acelerar sus ajustes de cuenta, asumir verdaderas gestiones de venta y respetar a sus clientes – consumidores. As&

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , ,


CRITERIO

20110225083612-venenodeamor.jpg

 Ese veneno de amor

Por Graciela Guerrero Garay

Cuando de eventos de riesgo se trata, siempre he tenido la percepción de que el humano cree que la fatalidad no le toca a él, es para otro. Tal sensación me viene a la mente cuando veo la irresponsabilidad individual campeando frente al peligro. O al observar que, con la naturalidad más ingenua, la mayoría desobedece advertencias, campañas educativas, señales, charlas sanitarias, etc. etc.

Si no es así, ¿por qué sale siempre un nuevo foco de Aedes? ¿Por qué aumentan los accidentes del tránsito? ¿Por qué hay incidencias cotidianas de niños con traumatismos domésticos evitables? ¿Por qué se incrementan las cifras de SIDA o hay embarazos no deseados, precoces y se abusa del aborto?

Una cadena interminable que va siempre a lo mismo: la responsabilidad personal, la actitud ante sí mismo y la sociedad. Llanto y lamentos después, pero antes un hueco vacío de sensatez, madurez, cordura y disciplina. Y lo irremediable – irónico, mejor – es que el asunto tiene que resolverlo la Policía, Salud Pública, los Bomberos, el Gobierno, el Partido y cualquier cosa menos el buscador del problema. Y pobre si a esa hora cero hay demora de respuesta, falta un medicamento, no hay carro disponible… en fin, toiticos son malos  menos el hacedor del enredo y la negligencia.

Hay que tomar conciencia de estos hechos. Da escalofrío cuando uno indaga en las cifras del SIDA, por ejemplo. Y es deprimente aceptar que por el simple deseo de no usar un condón, se esté tan dispuesto a entregarse a la muerte, a entristecer para siempre a la familia, a condenar a la pareja a que se envenene por amor y sea víctima obligada de un acto egoísta e insensible.

Irrita igual que se gasten millones de recursos, monetarios y humanos, año tras año, (haciendo falta para tantas cosas) y el problema perdure, se fortalezca y hasta llegue a parecer tan normal que le olvidamos o lo vemos ahí, de costadito, como si fuera de la gente de Hong Kong. Y eso es tan común en nosotros y en tantas facetas del diario vivir que cuando voy por las calles y veo el “rearchivertido” estiércol de caballos en el pavimento, me pregunto si se les pudiera poner un microchip a las bestias para que alerte a sus  amos y estos le coloquen el no usado protector.

Las multas parecen no surtir efecto y se burlan, pues incontables veces los cobradores andan de puerta en puerta buscando al notificado y no reside en la dirección que dio. Este es otro tema interesante. Vamos por estas veredas en asuntos de conciencia y responsabilidad. Vale este dato del VIH –SIDA: desde 1986 en que apareció el primer caso en el país, ya suman 11 mil 994, contra los 10 mil 454 notificados el pasado año. Y en Las Tunas la cifra creció y las mujeres empiezan a engrosar más de prisa el número de infectados.

Ya han muerto 2 mil 063 y viven con el virus 9 mil 931, aunque somos la nación con más bajos índices de prevalencia de América Latina. Sin embargo, el veneno está ahí, en cualquier rostro, detrás de una aventura impensada, entre el mareo del licor y la promiscuidad. Sexo sin fundamento, pero con mucho potencial doloroso y fatídico.

Anote más: Cuba gasta cada año más de 200 millones de dólares en prevenirlo, montar campañas promocionales y  dar atención médica a estos enfermos. Y en el orden individual, la gratuidad de los antirretrovirales se monta, en igual tiempo, entre los 3 mil y 6 mil dólares. Esa noche de pasión i

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

CRITERIO: Cuidado con las defensas

20110213095347-mercado-de-vejetales-el-tropical-f.norge-18-3-08-3-.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay

Cuando liberaron el jabón de lavar y de baño y lo pusieron en la red de Comercio, la reacción de muchos fue encontrarlo caro a cinco y seis pesos. Escuché, entonces, opiniones tan descabelladas como que debían venderlo a peso. Es cierto, si uno tira ingresos contra gastos, sin lujo alguno y priorizando necesidades básicas, para la mayoría de las familias trabajadoras el salario no alcanza ni poniendo a 100 céntimos los productos, pues la comida diaria se lleva la entrada promedio de cualquier hogar.

Esta realidad no puede cegarnos ni llevar que pongamos voz en cuello determinados criterios que tergiversan las esencias que se defienden en este proceso de cambios y adecuaciones de la economía y la sociedad. Y más cuando el precio de los alimentos se dispara como una tiradera en el mercado internacional y los países, como el nuestro, están más que cerrados  ante una competencia desigual y discriminatoria.

Con ojos sobre el jabón, a ese monto actual se puede adquirir uno más de baño con la misma cantidad que invertiríamos si lo compramos en la red de tiendas en divisas, única oferta que nos queda como opción. Hablo de la pastilla más barata, que cuesta 0,25 centavos CUC. En el caso del de lavar, el menos costoso en moneda convertible vale 0,45 centavos, por lo que con un dólar solamente podríamos llevarnos 2, y 10 centavos de vuelto. En tanto con esa “platica” en pesos nacionales, compramos cuatro y nos queda un peso en la cartera.

Si sacamos la cuenta, vemos la ventaja. Empero, si lo miramos desde la libreta de productos alimenticios, no. Al valorarlo desde la frecuencia de distribución, entonces nos percatamos que ahora la disponibilidad en los establecimientos es mucho más estable y podemos optar, según la economía doméstica, por dos fuentes de abastecimiento permanentes. Antes de la liberación del producto, era asunto de cara o cara: si no venía por la cuota, a las shopping obligatoriamente.

Hay que tener cuidado con las “defensas” que hacemos. No estamos para atacar lo que, a largo y mediano plazos, nos abrirá el horizonte. No olvidemos que, muchas veces, para ganar, hay que perder. El Estado mientras pudo nos facilitó las cosas. Recuerdo aquellos paquetes de arroz, que por los 80, se vendían en los llamados mercados paralelos, eran 2,5 kilogramos a 7,50 pesos. Mas, existía un CAME y una Unión Soviética con un intercambio comercial factible y, aunque los salarios eran mucho más exiguos (un recién graduado universitario ganaba  $ 198.00) alcanzaban hasta para pasear, como dice un vecino mío. De la globalización y el cambio del mundo no podemos evadirnos. Hay que tenerlo en cuenta.

Ahora, ante la noticia de que está a la venta en la cadena Ideal, de forma experimental, el azúcar blanca y parda – a 8 y 6 pesos, respectivamente – y el arroz importado a $ 5.00 la libra, se pone al Estado otra vez en la palestra del juicio y criticando a la ligera tal medida económica. Hoy, al analizar en crudo la situación que hay en el mundo con la producción y precios de los alimentos, las balanzas globales del mercado, el endeudamiento de los países pobres y el cambio climático, comer es un lujo. Triste y sangrante verdad, pero verdad al fin. 

Es menester razonar con los pies en la tierra y el futuro de los hijos. Vale decir “vamos a trabajar mejor, para producir más y obligar a que bajen los precios. Vamos a ayudar a la nación que necesita de nosotros”. Solo así en el bolsillo sonará ese excedente que pedimos y algunos ponen de “primera”, ant

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

CRITERIO: Andemos por Cuba

20110102144237-alicia1.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay

El tema económico ha dejado de ser un espejismo para convertirse - para todos -, en una urgencia que demanda, a mi juicio,  una responsabilidad muy honesta y profunda desde adentro. Nunca hemos dejado de tener puntas de lanzas amenazando nuestra seguridad doméstica y social. En 50 años se ha peleado duro todo cuanto tenemos. Sin embargo, este momento es crucial entre tantos Cruciales.

La convocatoria a la franqueza y al espíritu crítico y autocrítico tienen las compuertas abiertas y ahora, en la discusión del Proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social – (que vuelve a estar a la venta y que, incluso, los carteros – mensajeros de las oficinas de Correos ofertan por los barrios) – debe encontrar respuesta en cada cubano. Olvidar primero ese dañino pensamiento de que “no cojo lucha, si al final se aprueba lo que ya está escrito”. O lo otro de “ese no es asunto mío, para eso están los cuadros”. O lo que pudiera ser peor, que los “cuadros” crean que llevan la razón y voz cantante y pretendan silenciar algún criterio.

Es un debate de pueblo, como dice Raúl explícita e implícitamente en todas sus intervenciones. Estilo marcado por Fidel de manera permanente y promotor ejemplarizante de todos los procesos de rectificación. Entonces, hay que borrar el cuchicheo de pasillo y analizar bien, con profundidad, sentimiento colectivo y valentía, sin retórica hueca, lo que diremos, pues de ese espectro de criterios brotarán las mejoras y adecuaciones que puedan tener los lineamientos, muy certeros, necesarios, abarcadores, objetivos y realistas del contexto nacional e internacional, de nuestras debilidades, potencialidades, amenazas, oportunidades y fortalezas.

NO son para uno ni dos, es con todos y para el bien de todos.  Justamente por eso nos reconforta escuchar a nuestros trabajadores levantar la voz con firmeza y,  con honestidad, plantear sus inquietudes, sus lógicas deducciones. Preguntar qué pasará con esto o con aquello. En fin, las reuniones que hemos seguido por nuestros propios medios de comunicación, la conversación barrial, y el acercamiento personal muestran que la democracia es un derecho pleno del que disfrutamos, sucede que no siempre le damos el uso cívico y meridiano que debemos.

Apenas comienzan las discusiones abiertas del imprescindible documento, bitácora para seguir el buen rumbo del futuro y contribuir a que nuestras filas políticas puedan estudiar y valorar el sentir común y decidir las líneas del mañana. Este espíritu que aflora con tanta vitalidad y pone dedos en llagas abiertas de la realidad de la nación y el territorio debe mantenerse cada día más fortalecido, porque hasta febrero durará el proceso. No se debe pensar que “ya se ha dicho, para qué decir”. Cada quien tiene su propia manera y ninguna idea puede menoscabarse.

Aquí está la unidad de sentimientos, el verdadero cambio, la garantía de mejorar la vida por el camino que llevamos. La virtud del decoro y la validez de tanto esfuerzo, resistencia y fe revolucionaria está en el ruedo. Nada de marchitarla con escepticismo y silencios malsanos. La dirección del país confía en su pueblo y nosotros, benefactores al final de la batalla, tenemos que poner la voz donde nos corresponde, contribuir como entes sociales y productivos, y dueños absolutos de nuestra propia obra.

Creo vamos a donde se nos pide. Siento que este proyecto se parece mucho a nosotros mismos y confío, como parte y parte, de que sabremos, u

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,


CRITERIO: En el bolso está el dinero

20101218143345-serviciosencuba.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay   Fotomontaje: Chela

Los servicios nuestros, en todas sus manifestaciones, de alguna manera siempre, en años, han tenido partes blandas. Desde aquellos libros de Quejas y Sugerencias hasta los acuerdos y recomendaciones dejados en informes extensos, se lucha por mejorarlos y a razón de la verdad, simulan un columpio. Vaivén todo el tiempo. Unas por razones objetivas y las más, a mi juicio y evidencia, por la carencia de una cultura comercial integradora de todos los mecanismos, materiales y humanos, que sustentan una actividad donde el binomio vendedor – cliente tienen que estar en igual rango de intereses.

Salvo en eventos muy competitivos, los más de trascendencia foránea, se “huele” ese deseo de impactar a los demandantes. Y, con algunas excepciones, en determinados centros básicamente turísticos, se nota ese buen gusto al recibir, servir, empacar y despedir al cliente, otro término que hemos distorsionado a las anchas y que, en los últimos tiempos, casi siempre son “señores o señoras”, con algunas “señoritas” según el portero (a).

Cuando hablamos de economía no se pueden evadir los servicios públicos, pues de ahí salen y entran una gran parte de los presupuestos que incrementarán las arcas del Estado y que reciclarán luego como bienes sociales, en el amplio espectro que este conjunto de cosas y hechos significa en un territorio. Entonces hay que cambiarlos también de raíz. Habrá que hacer urgentemente estudios de marketing, analizar horarios de apertura, reordenar las prioridades, reubicar internamente a la empleomanía, exigir idoneidad absoluta y cerrarle con mano de acero la entrada a la ineficiencia, el mal trato y el “no hay”, con esa carita zalamera que nos ponen en nuestras unidades comerciales y gastronómicas.

En el bolso del cliente está el dinero y la satisfacción, el rostro alegre de una economía fuerte y feliz, cada vez más solvente y rentable, competitiva e ilustrativa de que se trabaja y se produce, hay correspondencia de esfuerzos con ganancias y los salarios, buenos o malos,  están a la medida de lo que hace cada cual y lo que cada cual merece o, mejor, gana con su sudor y entrega cotidiana. Si eres malo, mal te pago. Si eres bueno, bien recibes.

Y nadie se crea que eso es explotación del hombre por el hombre. Eso es recibir según productividad y excelencia. Es también cobrar la calidad verdadera de un servicio y pagarla a gusto, porque lo bueno vale bien. Lo incongruente es pagar caro lo que no sirve y sentir, como cliente, que nos quedamos despechados y con los bolsillos vacíos. La llamada no es solo para las redes estatales, sino también para ese particular que hasta ahora nos vendió “como de lugar” y la necesidad nos llevó de la mano a aceptar los precios adulterados y las mercancías de mermas, porque en ambas cestas hemos sobre pagado un ají de quinta como si fuera de primera. Y a salir contestos, ¿ qué usted cree?

Sinceramente creo que el éxito y el cambio económico y social está más allá de sabias y medulares discusiones del Proyecto de Lineamientos de la Política Económica y Social. Poco valdría tener la mejor normativa del mundo si en la práctica, segundo por segundo, la ultrajamos con irrespeto, fraude, mala dirección, violaciones y etc. y etc. y etc. Es hacer cada cosa bien y para siempre de ahora en adelante. Reto complejo porque somos los mismos y hay refranes que nos caen al dedo: el hábito hace al monje, se me ocurre uno

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,


Criterio: ¿Control necesario o paternalismo empresarial?

20101118022105-operario4.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay

Alguien me dijo alguna vez que economía era contar kilo a kilo y luego de sacar la inversión, el resto era ganancia. En diferentes cursos de postgrado en materia económica aprendí que una de las leyes elementales del mercado era ganar- ganar. Desde entonces me estoy preguntando dónde está la lógica o la conveniencia de que el mundo empresarial se planifique pérdidas.

En estos tiempos donde buscamos las coordenadas del fortalecimiento definitivo de la economía creo que los análisis deben ser cada vez más profundos y realistas, demostrativos de que verdaderamente miramos cara a cara nuestras insuficiencias y existe una voluntad colectiva irrevocable de no repetir una y otra vez los errores. Muchos cintos hay que aflojar y apretar en este complejo camino de la batalla económica.

Tenemos que encender esa luz larga que evita el tropezón a un metro de la nariz y más allá, para que no suceda como cuando aquellos planes de “opción Cero” de los momentos crudos del Período Especial, en que todos los organismos hicieron larguísimos proyectos para garantizar su pleno funcionamiento con cero todo y, al final, en la práctica cotidiana, se iba la electricidad y ni los mandados podían comprarse en la bodega porque en unas cuantas la oscuridad del local impedía hacer los vales de despacho y el pesaje de los productos.

Un ejemplo “pequeñito” de que nosotros mismos, así no más, incumplimos lo que acordamos y por lo que convocamos a un número exagerado de reuniones. Otro vicio que anda suelto todavía. En fin, que economía es más que producir. Es competencia consciente de que su éxito está desde la calidad del producto hasta la manera en que sonreímos al ofertarlo. Desde todos los cuadrantes hay que dar un salto de conciencia y eficacia.

Los recursos financieros y humanos, el patrimonio empresarial, los activos, gastos, inventarios, producciones ociosas, valor real y recargo comercial, etc. y etc… son vitales por su incidencia en los procesos que integran la gran rueda que echa a rodar cuando de economía se trata, más con un sistema como el nuestro donde proteccionismo y paternalismo conviven juntos y los bienes van y vuelven a la misma fuente, para revertirse después en riqueza y derechos colectivos.

Entonces me parece incongruente, sin menospreciar para nada el necesario control, que cada vez que se mueva una “ficha” anunciando una visita haya que salir volando para todas las dependencias e instituciones, en caravanas, a dar el tití  a los homólogos, cuando estos ganan un salario por sus funciones, reciben  asesoría, tienen abierta la superación y ocupan cargos que sugieren están en capacidad plena para ejercerlo.

Me pregunto si alguna vez se le ha ocurrido a alguien realizar un análisis económico de lo que se invierte y gasta en transportación, alimentación, horas de trabajo, salario y dietas para este estilo de trabajo, que muchas veces deviene rutina de oficina y facilita pasen a un segundo plano metas y tareas priorizadas, por esta “movilización de última hora” para chequear “cómo anda la cosa”  en municipios y centros de trabajo.

La decisión parece mágica: “hay que brindar ayuda metodológica”. O “para allá va Fulano (léase el superior inmediato al nivel correspondiente)  a ver cómo tienes la nómina o el programa X, que viene una visita y no sabemos a donde va”.  Todo eso quita la te

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , ,


Entre cubanos: Acabar la autocomplacencia

20101025234515-avenida.jpg

 

Texto y Foto: Graciela Guerrero Garay

Las sociedades seguirán siendo para mí como las familias, de hecho la integran. Llena de vivencias estoy en historias de vida en las que siempre sale un “gato pinto”, nada que ver con la educación, el ejemplo y la crianza que ha recibido. El señorito de marras está ahí, como un desafío, dando al traste con la estela de enseñanzas positivas que se han esmerado en darle sus tutores y descuartizando todas las herramientas posibles puestas en sus manos.

Si todos los caminos van a Roma, todos los desafueros sociales – pienso y creo – llevan al hombre, quien, al final de la cuesta, es el ente participativo e integrador del conjunto. Mi país, Cuba, es atacada constantemente  como violadora de los derechos humanos. Hay una derecha infectada y malévola que inventa, manipula y exagera cuanto acontece acá y lo ensambla a sus intereses, desde el suelo de los Estados Unidos, básicamente en la ciudad de Miami. Y, al concluir, es lo mismo: el demonio es el socialismo y sus espadas los altos dirigentes de la Isla. El resto es víctima. Hasta esa extrema contrarrevolucionaria, que vive en el llamado país de la libertad, es víctima.

Así aplican su regla de tres: la isla, el abismo, y lo demás carretera. Pero sucede que no es tal culpable el que tildan, porque estando muy lejos de la perfección humana y social, los cubanos tenemos derechos y prerrogativas espirituales que en muy pocos lugares del mundo afloran y se institucionalizan como aquí, relacionados exactamente con la niñez y la juventud. Empero, ese humano con derecho propio al discernimiento, estropea su propio bienestar y, luego, acusa al que tiene al lado. Es como un karma amorfo y hereditario.

Pasa entonces que al mirar el comportamiento individual uno descubre que esa elección personal a ser como soy y punto   se te cuela, muy tarde en la noche, mientras escribo o estudio, en el silencio de las madrugadas y me desnuda los caballos del  apocalipsis. Nada que ver con presagios malignos o alusión religiosa. Son esos que a la usanza de coches antiguos o innovaciones contemporáneas, nos transportan con la misma facilidad que nos maltratan.

A veces, me levanto como un bólido de la computadora creyendo que ha pasado un accidente o se ha formado una trifulca de altura. Si mi imaginación anda de novelera, asumo que viene el ejército de Julio César a rescatar de las manos de Marco Antonio a su querida Cleopatra. Al final, reconozco que existe un grupo de cocheros y trasnochados que si tienen alguna educación o conciencia pública, la acostaron a dormir y salieron de ronda con el desacato a toda norma social. Nadie los manda, ellos deciden campear por su respeto y hacer, exactamente, lo que exige el Gobierno que se respete y por lo cual, en más de medio siglo, ha erogado millones y millones de pesos para el presupuesto de estas actividades: educación, obras sociales, urbanización, sociedad...

Para ellos no existe día de la semana, más en estos tiempos cuando prácticamente durante el año entero hay una actividad festiva popular y varios centros nocturnos funcionan las 24 horas. Es irracional el tropelaje, las malas palabras, las griterías y los latigazos a los pobres animales que le llenan el bolsillo y agotan con el exceso de pasajeros y las horas de trabajo.

Es incomprensible también que si es un fenómeno tan recurrente y muy difícil de ignorar, no se haya adoptado que los grupos de inspección o del orden  realicen guardias nocturnas para multar y exigir el respeto que merece la urbanidad, las horas del sueñ

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Criterio: Orugas y mariposas

20100923154651-agricolas.jpg

Por Graciela Guerrero Garay

Cuando leí por primera vez el libro El Principito una de las moralejas que más me impactó fue justamente la que encerraba la frase “hay que soportar dos o tres orugas para ver las mariposas”.  Su realismo me hizo pensar en muchas cosas, a pesar de que era una adolescente. Hoy creo que siempre sucede, si queremos ver algo hermoso al final de una meta.

Ante el proceso de reordenamiento de la fuerza laboral en el país la recordé con esa meridiana sabiduría que trasmite en uno de los volúmenes más utilitarios y provechosos que he leído hasta aquí, pues se trata de eso, orugas y mariposas. Lo que ahora parece incongruente, es la coherencia de un mañana cercano. En los grandes momentos, hay que tomar grandes decisiones. No solo por la necesidad insoslayable que tenemos de acabar con la ineficacia económica, sino porque es el camino para acercarnos a la calidad de vida que, en generaciones, aspiramos y soñamos y por la que también, en siglos, muchos cubanos apostaron corazón, sudor y vida.

La nación está urgida de revertir cifras y buscar alternativas que levanten de una vez la economía.  Como todo asunto nuevo que requiere de cambios conceptuales y la interiorización consciente de transformaciones estructurales, es complejo, difícil  y susceptible a inquietudes, miedo, resistencia, incomprensión y hasta frustraciones personales según el modo de asumirlo e, incluso, interpretarlo. Por eso es importante el tacto y las maneras en que se enfoque por parte de quienes tienen la responsabilidad – difícil igual- de valorar los que deben quedar disponibles.

Empero, hay que asumir la realidad y no resistirse a lo que es una prioridad impostergable: lograr rentabilidad, productividad, eficiencia y ganancia en la gestión laboral. No puede seguir el cuento de que “Liborio” pierde, yo cobro sin hacer nada y por demás, me llevo la “lucha” que me da la “pasta”.  El mundo ya no es igual y hay reliquias sociales que, sin medias tintas, todos estamos comprometidos a preservar como sociedad y miembros que somos, estemos afectados o no. Nadie, en lo individual, es el ombligo del mundo.

Según los estudiosos, los cambios suelen ser traumáticos y dudo que alguien se haya escapado de alguna “sacudida” en su historia de vida, por eso no es incoherente ni ilógico que existan temores, preocupaciones y dudas, más cuando todavía no salen a la luz las regulaciones, nuevas leyes, ofertas y direcciones en que encontrarán cause las labores de quienes  resulten no necesarios en sus centros de trabajo. Pero algo está muy claro ya: No se dejará desamparado al trabajador. En tiempos de bonanzas y crisis jamás ha sucedido. Pienso ahora en el inicio del período especial cuando cerraron fábricas enteras y la empleomanía fue hasta con el 60 por ciento del salario a casa. Mucho dinero sin respaldo productivo, las mismas facilidades en el resto de las cosas: cuota, escuela, salud, divertimento.

Y virando la hoja, en el diapasón de opiniones que ruedan por ahí también siempre estuvo el reclamo de que se pague bien al que bien trabaje, o que suban los salarios. Mucho se ha dicho “tanta gente ahí, para qué, si hay demora, si no resuelven nada, si se las pasan conversando…” Otros confiesan que “se aburren” porque no tienen nada que hacer. En fin, no le demos la espalda tampoco a una evidencia que nos acompañó hasta el presente y que, cada día, cedió espacio al acomodo, a la inercia laboral, a los falsos i

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , ,


Criterio: Educación en Cuba

20100901005145-aulaecologia.jpg

Llegó la escuela. Vamos a Pensar. 

Por Graciela Guerrero Garay

Septiembre se asoma sin timidez al almanaque y llega la escuela otra vez a formar parte de las responsabilidades y las tensiones cotidianas. Pero ahora hay más experiencia que todos los tiempos. Más razones, argumentos y resultados para seguir calando hondo, verdad en mano, en las transformaciones que acontecen en el sector de la Educación y la meta hacia un perfeccionamiento que contribuya en esencia y práctica al avance de la sociedad.

No creo que la enseñanza en Cuba esté dentro de una probeta, como muchos dicen por ahí. Pienso que se dieron pasos, acelerados quizás, mirando más las perspectivas que el sustento. Tal como creo que los estudiantes, auténticos sujetos del proceso de conocimientos, no acaban de tomar conciencia de que el estudio es sistemático, para aprender, no para aprobar y, de esta suerte de desvarío, a la hora de sumar puntos y entregar exámenes la “pelota” del éxito o el fracaso empieza  a saltar de un campo a otro: profesores - alumnos, como si en encontrar al culpable estuviera la solución de los problemas y la calidad del curso.

El calendario pasado dio bastante puntales para saber hoy donde están las partes blandas que pusieron en peligro un proceso, que no es privativo del personal docente ni los educandos  sino que involucra a muchas personas y subsistemas, más allá del perímetro escolar. La exigencia de la familia es clave, pero hasta el ambiente de la comunidad donde se encuentra la escuela afecta, como la violación de los horarios, la ausencia de actividades extra clases, la distribución de la merienda, el discurso de los matutinos, la cantidad de reuniones. Es un proceso. Una cadena que tiene que brillar desde el primer eslabón hasta el último.

La garantía de la base material de estudio no garantiza que se cumplan automáticamente los objetivos y las misiones del período lectivo. Tampoco puede aspirarse a que todos los profesores tengan la misma profesionalidad y pericia al impartir sus materias. Menos, que los alumnos posean idéntico nivel de inteligencia y capacidad de aprendizaje. Pero sí podemos NO repetir los errores, malos procedimientos, técnicas de enseñanzas fallidas o cualquier cosa que ya sabemos no funciona o no rinde lo que debe o necesitamos. Eso de tropezar “con la misma piedra” sería un lujo imperdonable.

El hecho de que la educación sea gratuita no significa que no cuesta, todo lo contrario. Cuesta más cara que el más amplio de los presupuestos y resulta una inversión de alto riesgo, porque la nación, el mundo en que vivimos, el que todavía no se sabe ni cómo será mañana, necesita de hombres y mujeres instruidos y educados, sobre todo, en valores humanos  como el desprendimiento, la solidaridad, la laboriosidad, honestidad, responsabilidad. No es una rima. Es una verdad tan imperiosa como que desde el primer día de clases hay que lograr que ir a la escuela, en Primaria como en la Universidad,  no sea un fastidio sino lo mejor de la jornada.

Hoy se habla mucho de la energía positiva y su poder de transformar hechos y resultados. Puede ser asunto de gnósticos, pero si lejos de degradar al sistema educacional, potenciar sus errores como la “mea culpa mayor” y tirar más leña al fuego, resaltáramos lo que significa para el futuro personal, familiar y social con unidad de acción, ejemplo, abnegación y desempeño en cada eslabón, con mayor nivel participativo y colegiado, sin dividir terreno docentes &nda

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , ,


Criterio: Razonar, no cuestionar

20100830143406-image004.jpg

Por Graciela Guerrero Garay

La sociedad es como una familia. No diría ni grande ni pequeña, porque familia, con todo en regla y en pura esencia, es única, sea blanca, negra, parda, conga o carabalí. El proyecto socialista, en principios, defiende y condiciona caminos para que así sea, funcione, retroalimente y desarrolle. Pero  la familia es un conjunto, no un elemento.

Cuando se habla de unidad, como yo lo veo, no es obligar o inducir a que todos pensemos o seamos iguales. Sino, desde la diversidad y la individualidad, conciliar el criterio más inteligente, que reporte beneficios colectivos, mayoritarios, tolerantes y funcionales. Un balance conceptual o práctico que implique ganar-ganar y donde cada miembro tenga un pedacito representativo de lo que se trate, ya sea en lo material o espiritual.

Lo traduzco como la ética del derecho participativo, y en asuntos sociales es encontrar de alguna manera reflejadas mis ideas, deseos, anhelos, bienestar propios y de los demás que formamos el conjunto… Por eso es importante razonar y no cuestionar, más en momentos donde nos estamos replanteando el mejoramiento, gradual, táctico y estratégico de nuestras  vidas y conquistas revolucionarias, que son bastantes y logradas con el sacrificio de muchas generaciones. No podemos a TODO colgarle el San Benito, sembrar la duda, soltar el rumor, hacerle el rejuego a los que se aprovechan del sudor de cada día.

Hay que tener ojo, mucho ojo,  con los elementos que resultan muy sutiles al momento de usar determinados disfraces para determinadas situaciones. Hay muchos comentarios con los precios, los cambios, la democracia y el papel de las soluciones a las quejas y respuestas de los electores y los lectores de espacios clasificados de los medios de comunicación. Se crea una falsa expectativa alrededor de casi todo lo que nos rodea y valoriza.

Se le está dando una rienda al ego personal que creo no es saludable, en vez de revertir los análisis y mirar hacia adelante, con el optimismo y la voluntad con que siguen trabajando quienes, beneficio aparte de la ley y  las regulaciones, continuaron en pie a punto de jubilarse. Los que multiplican sus jornadas, sin aire acondicionado ni oficinas de cristal, para que lleguen los alimentos. Los que con problemas familiares como tenemos todos, empatan consultas y guardias médicas para garantizar la salud. Ejemplos dignos hay por doquier.

Estas cosas hay que reflexionarlas, antes de hacer eco a las bolas o los análisis parciales, mal intencionados. Hoy, quien tenga lo elemental de lo que acontece en el planeta, sabe de buena tinta que el mundo está  al borde de un debacle bélico o ambiental. El desempleo ataca con crudeza a los países capitalistas, las pensiones se acortaron desorbitantemente en España. Acá, en Cuba, hablamos de proteger a los que, luego de los imprescindibles ajustes de plantilla, queden sin empleo. Y somos subdesarrollados, tenemos serios problemas económicos y hace apenas tres años recibimos el azote de potentes huracanes.

No es teque. No razono para llenar un espacio. Comparto ese sentimiento que todos conocemos cuando algo en la familia anda roto, puede romperse o hay que darle una solución definitiva y rápida.  La sociedad nos necesita ahora, unidos, en las verdes y las maduras. Vale razonar y no cuestionar. No será en vano. Mire a sus hijos y nietos. Ellos están ahí.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Regálate un verano

20100619151911-montajecerro.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay   Fotomontaje: Chela

Las ansiadas vacaciones ya están aquí para los cubanos. Una etapa donde se hacen proyectos de “todos los deseos”, incluso los prácticamente imposibles.  Y es justo que quienes estudian y trabajan tengan un espacio para romper la rutina de los deberes esenciales y den un poco de libertad al cuerpo y la mente, en aras de recuperar energías y compartir en familia. Cosa que no siempre se puede en otras épocas del año.

Sin embargo, no es como algunos creen o toman el asunto: pelo suelto y carretera.  Al contrario, cada día que vivimos la cordura se hace más imprescindible, ni siquiera necesaria. Los riesgos ambientales están recrudecidos: un sol perjudicial a la piel y la salud, el incremento de las virosis, el azote de la influenza, la temporada ciclónica, eventos telúricos, escasez de agua, problemas con el transporte e, incluso, hasta disponibilidad de materias primas e insumos para elaborar alimentos ligeros.

Y si no basta, circula también una fea corriente de efectos negativos que traen los pesimistas y los hipercríticos, los maleantes, oportunistas y buscavida (lo mismo revenden que estafan), que puede generar  un “tornado” de problemas y malearle el ambiente al Estado y a la gente. Hay que estar con los ojos bien abiertos y la testa en su lugar, pues el verano , como cada año, recibirá una reforzada inyección de voluntad y recursos estatales para acercarlo lo más objetivamente posible a las expectativas del pueblo y es justo, también, que este esfuerzo se note y revierta en sano placer y provechoso descanso familiar.

En el éxito, como en las vacaciones, vamos todos. Desde la racionalidad y el orden para conceder las plazas recreativas en los centros de trabajo, hasta el chofer que debe garantizar y responder por la disciplina en el trayecto, como por buscar un ladito más  para que otro trabajador o estudiante, de esos que andan al pie de los caminos, reciba el aventón y llegue a su destino.  Cooperar los unos con los otros, para que se beneficien más, y no que los mismos reciclen con los mismos.

Regalarnos un verano rentable,  bienhechor.  Ser cuidadosos con las playas, los ríos, los medios de transporte, las áreas que se habilitarán y remozarán. Responsables, con letra mayor. En las piscinas cuidando la limpieza de las aguas, evitando las riñas, los accidentes, cumpliendo lo dispuesto en reglamentos. No vender bebidas alcohólicas a los menores de edad, no exponer a radiaciones ni aglomeraciones a los infantes. NO conducir sin los cinturones de seguridad ni los cascos, en el caso de las motos. Mantener la higiene, siempre la higiene.

La felicidad de este descanso estival no está exactamente en las veces que nos embriaguemos o mudemos la piel, sino en que cuidemos la salud y evitemos contagiarnos o contagiar a los demás, en caso de que estemos bajo los efectos de alguna virosis. Aprovechemos con amor, seriedad, alegría y respeto individual y colectivo cada espacio y tiempo de ocio. No son alertas ni llamados por capricho o para llenar líneas de texto.

Hoy es imprescindible que cada uno de nosotros seamos consecuentes y coherentes con el momento en que vivimos.  Es prudencia, precaución, prevención. El calor y el sol pueden convertirse en enemigos del ánimo y el cuerpo, si no se les acuna con mesura. Si de comprar alimentos se trata, compruebe su buen estado y lugar de procedencia. Hacer lo correcto y exigir porque los indisciplinados tomen el carril. Regalarnos un verano donde la cordura, lo sano y lo culto, se

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,


Sociedad Cubana

20100616224440-accidente-transito.jpg

¿De qué hablamos?

 

Por Graciela Guerrero Garay

 

Ser responsables es mucho más que traer un carné de identidad en el bolsillo, tener edad adulta o estar en la recta final de la vida. La responsabilidad involucra la conciencia de saberse con deber, más que con derecho digo yo, de asumir las consecuencias de nuestras acciones, sobre todo porque vivimos en sociedad y la existencia acontece como un proceso en cadena.

 

Revisando estadísticas se me antoja que si cada quien interiorizara que estar vivo significa también comprometerse con el mundo que nos recibe y aporta sus dones para sostenernos el aliento, quizás hoy no produjeran terror y crecieran los números de los accidentes de tránsito o enfermedades contagiosas puramente evitables.

 

Resulta, empero, que tiramos a un lado esa obligación moral que contraemos con los demás – a partir de uno mismo – y le ponemos el pie al acelerador, ingerimos bebidas alcohólicas, enamoramos con una mano y con la otra apretamos malamente el timón o, sencillamente, dueños de nuestro “mundo” desobedecemos a la condura y conquistamos el reino del placer sin pensar que ahorita desvanece y…

 

Las cifras están ahí. El riesgo es cada día mayor. El llamado modernismo capta a minutos a más adolescentes. El tutelaje se ablanda y la disciplina se afloja. En fin, que la vida en sociedad comienza a edades tempranas a una velocidad peligrosamente inestimable y ya aquellos niños y niñas de 12 años que jugaban todavía en la década del 70 a la “gallinita ciega”, no existen. No solo espiritual, sino físicamente.  Una chica o chico de octavo o noveno grados hoy pueden ser tan corpulentos y más elegantes y formados que sus propios padres.

 

Estas realidades no hay que evadirlas, sino conducirlas por la mejor senda. Y en equipo: familia, escuela y sociedad. Todo un asunto complejo que requiere más de una ley, un cambio de mentalidad y hasta una actitud de vida. De un solo golpe no podrá aparecer la solución, pero tampoco podemos esperar una década para encarar el problema. En el 2009 sucedieron 10 mil 371 accidentes en Cuba. En pérdidas materiales el número anda anualmente por los 518 millones de pesos. Esta oriental provincia de Las Tunas, desde el 2008, está entre las de mayor incidencia. Y si fuera poco, estos negros sucesos son la mayor causa de muerte entre las edades de 1 a 19 años.

 

Pasa lo mismo con las enfermedades de trasmisión sexual, la incidencia de partos en plena pubertad o embarazos precoz y de alto riesgo. Las cifras marcan curvas ascendentes. Los expertos llaman a la responsabilidad individual, al fomento constante de una cultura vial y sexual, a ser preventivos y luchar cotidianamente en sociedad. También se trabaja en proyectos de Leyes que encierran estas temáticas. Sin embargo, en blanco y negro, nada es nuevo. Tenemos leyes al respecto. Hay campañas propagandísticas apelando permanentemente al sentido común. Los problemas se hablan en voz alta y discuten a los niveles correspondientes.

La muerte por violaciones del tránsito sigue ahí. La maternidad a destiempo y las relaciones sexuales promiscuas y prematuras también. El dramatismo y las consecuencias, más fatales aún, tienen que resolverse. Entonces, ¿de qué hablamos? Tal vez llegó el momento de apretar tuercas con llaves más precisas y poner camisas de fuerza si es necesario.

 

Vivimos en sociedad y la irresponsable responsabilidad de mi compadre o comadre no tiene ningún  derecho a enlutarme mi casa.

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Los colegios electorales en Cuba

20100426102707-mesaelectoral-.jpg

 

Libres como las palmas

En la Foto.  Kenia, al centro de la mesa, atiende a uno de sus electores con la misma sonrisa que enseñó en la hermana República de Venezuela.

Texto y fotos Graciela Guerrero Garay

LAS TUNAS (Cuba) – Fui a votar como siempre desde que cumplí los 17 años. No era el mismo colegio electoral de mis primeros tiempos. Ya no vivo en la casa materna. Sin embargo, salvo las diferencias que marcaron los integrantes de la mesa electoral y los pioneros que custodiaban las urnas, había la misma paz, la misma solemnidad y la misma disciplina.

Me recibió Kenia, la presidente de mi Comité de Defensa de la Revolución (CDR), recién llegada de cumplir misión internacionalista en Venezuela como parte de los profesores del Instituto Cubano del Deporte (INDER). Junto a ella estaban los presidentes de los restantes CDR que conforman el Colegio número 1 de la circunscripción 123, donde votan 542 electores. A las 10. 00 de la mañana lo habían hecho el 84 por ciento.

Un grupo de pioneros esperaba su lugar en la custodia de las urnas, mientras un dúo estaba allí cumpliendo su deber. No había nadie más, solo la otra mesa electoral y sus integrantes. Parecía que el recinto universitario Vladimir I. Lenin, enmarcado en el Reparto Santos de esta ciudad, estuviera totalmente vacío. Ni un guardia, ni un dirigente político, nadie de las Asambleas Municipales del Gobierno. El pueblo y las comisiones electorales.

Fui con mi nieta Sheila y su amiguita Eliany. Ambas casi al cumplir los cinco años. Así surgen las tradiciones políticas en Cuba, porque la familia suma a sus pequeños a cuanta actividad realice. Mi hijo no es periodista, pero se inclinó por el mundo de la informática de

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , ,


Con y para la Revolución en Cuba

20100423100341-colombia-parque.jpg

 

 

Por Graciela Guerrero Garay

 

Cada día es más cruento y multiagresivo el ataque a nuestro proyecto social. Crecen por minuto las campañas difamatorias sobre las naciones que integran la nueva unidad latinoamericana. Y es evidente que la lucha por salvaguardar la paz y la supervivencia humana y planetaria es muy compleja.

 

El cambio climático se convierte también en otro peligroso gigante para quienes habitamos la tierra. NO son palabras ensartadas a conveniencia. Es una verdad  irrefutable como cualquier regla matemática probada y comprobada. Un mundo impredecible, manipulado por el poder, azotado por un imperialismo fascista y una población confundida entre el hambre, la piratería del consumo y el agotamiento de los recursos naturales.

 

Con estas afiladas lanzas, no hay espacio para marearnos en la tolerancia  y menos aplicar la llamada política del azadón. Tampoco volcarnos hacia el extremismo, el oportunismo y el paternalismo enfermizo y protector, que a mi juicio sigue campeando aunque en los nuevos estilos de trabajo y objetivos de dirección estén conceptualizados renovados enfoques que responden desde su mediatriz a estudios y análisis concretos, estadísticos y analíticos.

 

No podemos ser los mismos si aspiramos a una sociedad mejor, integrada e integral desde el barrio. El debate debe tener la honestidad como bandera, la capacidad de escuchar, discernir y aportar desde el mayor esfuerzo y sacrificio personal. Esa corriente de que “aquí no se puede hablar, te marcas” hay que borrarla donde exista. La otra

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , ,


¿Puntos de vista simplemente?

20100405040021-caravana14.jpg

 Por Graciela Guerrero Garay

 

Un colega español me dejó un comentario en mi blog y un “¿enemigo?” también. Vertían su inconformidad con el artículo que hice sobre las Damas de Blanco, titulado Damitas de cola loca.  MI amigo expuso su opinión sin faltarme el respeto, al menos, a ultranza. Sus ganas de “matarme” estaban diluidas entre líneas.

 

Mi opositor, en cambio, hizo derroche de las ofensas y los insultos: a mi pensamiento crítico, al gobierno cubano, a la ética periodística, a los dirigentes, al comunismo, al socialismo y a todo lo que le resultó antagónico a mis razones expuestas.

 

Lo bueno que tiene mi profesión es que, aún en la más cruenta batalla de ideas, se reflexiona de ambas partes y, en esa misma medida, hay derecho a réplica. Al tiempo que quienes leen piensan, analizan y pueden decidir o no sumarse a la polémica.

Lo malo, para mí, es que nunca, ni en Internet que no tiene pautadas normas conclusivas de extensión, el término espacio – tiempo, lógica de lectura – aceptación pública permite a una decir todos los elementos esenciales que tiene el asunto, pues sería la noticia de las mil y una noche o el reporte de nunca acabar.<

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , ,


Calabazas miopes

20100316222149-miopia.jpg

Por Graciela Guerrero Garay

Es curioso con la facilidad que la gente enjuicia hoy cualquier cosa, por el simple hecho de que no sea de su agrado. Aunque es un mal netamente humano desde que Eva se comió la manzana podrida y Adán decidió darle el mordisco.  De tal suerte, la verdad y la mentira se abrazaron y, a veces, se enreda tanto el hilo de la madeja que sacarlo al aire es todo un tema.

En asuntos de política, ideología, puntos de vista y preferencias el asunto alcanza tantas formas como seres vivos existen. La psiquis y el ego se funden para marcar al hombre y no siempre la sensata cordura, razonable e imparcial, prima en los análisis, sobre todo cuando se trata de “apuntar” a gobiernos, personalidades, naciones o entes de cierta publicidad.

La más de las veces quedan al margen de los enjuiciamientos argumentos y razones, los intereses de la mayoría. El  “yo” intenta ganar la partida y todo lo que simule lo contrario a lo que se piensa, es malo.  La realidad es evidente, sobrevuela el viejo dilema entre el bien y el mal o la lucha de contrarios.

Una febril carrera que al final defiende una  verdad que se esconde en la cuestionada tesis de que “no es absoluta, sino relativa” y termina lacerando la moral, el derecho a la libre elección, la imagen o los afectos de grupos o individuos involucrados en el proceso, también marcado con cicatrices de violencia, irrespeto y actitudes demostrativas de extremo  egoísmo, mala educación o ególatra parcialidad.

A ultranza, esta tendencia se pone de relieve en los cambios de las actuales corrientes ideológicas que sacuden los explotados pueblos de nuestra América y encuentran su clímax en los enfoques que valoran todo lo explícito e implícito de la realidad cubana.  Empero, por siglos, nada escapa de estas “calabazas miopes” que pretenden estandarizar conceptos, manipular e

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , ,


Redes Sociales

20091129084110-bachilleres.jpg

Una voz contra los silencios

Por Graciela Guerrero Garay

 

 

Tengo conciencia plena de los caminos del hambre que ya son abismos profundos en este mundo nuestro. Y no por vivir en un país en vías de desarrollo, ubicado entre las naciones del Tercer Mundo, estar a 90 millas del gobierno –Estados Unidos -  que hace 50 años le ha bloqueado cuanto esté a su alcance y paga actualmente a los grupúsculos que, todavía, tratan de mantener a cualquier precio el odio visceral hacia todo lo que venga, salga y tenga que ver con la Isla de Cuba.

 

En mi Patria querida no hay hambre, lo digo responsablemente. Aquí llega con plena garantía, día a día durante medio siglo, el litro de leche para los niños y la llamada bola de pan, como la dieta para los enfermos y el yogurt para chicos y chicas de 7 a 14 años ahora, en los años de Período Especial, pues hasta la década del 90 venía leche condensada y la libreta de abastecimiento tan criticada allá en el norte  traía a la familia desde el módulo de aseo hasta puré de tomate y colchas para la limpieza doméstica.

 

Y puedo ejemplificar con muchos productos, racionados y distribuidos a precios subsidiados que llegaron y llegan sin distingos de clases, profesión o religión. Pero no voy a hablar del hambre que hoy silencia la vida de millones de personas en la tierra, sobre todo a los pequeños y en los que afortunadamente no hay un solo cubano en las estadísticas de la FAO, la UNICEF o cualquier organismo internacional y nacional que se ocupe del asunto. Sin embargo, tanto se ataca a Cuba en estos temas que una siente una necesidad ética de hacer acotaciones expresas.

(... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Centrales en Las Tunas

20091107220142-reparaciones1.jpg

El coloso del norte: Antonio Guiteras

 

 

Por Graciela Guerrero Garay   

 

No  crecí con nada cercano que se pareciera a un plantón de caña.  Tampoco en mi casa las palabras centrales, azúcar, molienda y cortes formaban parte de las tertulias cotidianas.  La enfermería y la medicina eran los términos referenciales para los “cuatro retoños” que llenábamos las paredes de fantasía e imposibles mapas de países más imposibles aún.

 

De hecho, dos de mis hermanos son médicos. Mi padre fue enfermero del llamado Centro Médico, nombre que siempre le escuché decir y que estaba ubicado, por la década del 50, en la calle Vicente García, buscando la salida hacia la provincia de Camaguey. Sin embargo, tristes historias del “tiempo muerto”, “tres plantones por un kilo” y la miseria rodando por el suelo y el cañaveral escuché de mis tíos, vecinos y amigos de la familia.

 

Los recuerdos me golpean la mente ante una bonita foto que encuentro en la página digital de mi Periódico 26, donde dí mis primeros pasos desde que estudiaba la carrera y del que me vanaglorio de ser testigo de su constante avance tecnológico y profesional con los mismitos de siempre, pues es un colectivo muy estable y laborioso.

(... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Miradas hacia dentro

20091026095058-perrito.jpg

 

El librito de la queja

 

Por Graciela Guerrero Garay

 

 

Son tiempos de andar unidos, con la testa firme y los pies en la tierra. Indiscutiblemente, cada día hay más síntomas de lo que yo llamo “el librito de la queja”. Pero lo interesante del asunto es que la queja  no siempre enjuicia al verdadero violador. La mayoría lleva al banquillo de los acusados a nuestro benévolo sistema social, sus altos dirigentes y otros de escala territorial o local. Nunca los trabajadores tienen culpa de nada o en la mayoría de los casos, para no caer en absolutismos, que tampoco son buenos ni saludables.

 

 

Lo cierto es que al pulsar el debate público, en voz alta o detrás de bambalinas, “todo el mundo piensa, enjuicia y apunta para la acera del frente” y muchos se desatienden de la responsabilidad social que tiene, por muy pequeña que parezca. Vivir en sociedad es vivir en familia. Y una familia plena es aquella donde todos contribuyen de manera armónica, sin mirar que hiciste tú, para hacer yo y la que, en determinadas y extremas circunstancias, cada miembro asume si es necesario, el rol del otro y se cambian las reglas del juego a favor de todos.

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

A propósito de un blog llenito de cucarachas

20091022003214-yoani.jpg

¿Será siempre cómplice el silencio?

 

Por Graciela Guerrero Garay   Foto: Tomada de Blogueros y Corresponsales de la Revolución

 

 

Era mi amigo Dago – compañero de infancia- quien traía aquello de que las cosas no eran importantes. Las hacía uno. Y esa era su justificación para enfrentar los celos de la novia con alguna chica de la escuela. Su observación era una reproductora: “yo no me había fijado en esa muchacha, pero ya que lo dices…”

 

Leyendo los justos, objetivos, razonables y bien argumentados análisis de mis colegas sobre el último premio recibido por la bloguera anticubana Yoani Sánchez me acordé de aquellos tiempos mozos y la réplica de Dago.  Es muy difícil que no se levanten ronchas al leer sus escritos. No hay que ser revolucionario, ni militante, ni de la más reacia izquierda. Solo hay que tener vergüenza y ser cubano, con la ética que tiene que tener cualquier ser humano ante su nación.

 

Es ridículo, desde cualquier ángulo, el profesional, el estético, el moral y el político. Y es comprensible que la tolerancia de un buen cubano se esfume ante tanto premio y tanto cacareo. Pero siento que lo hacen justamente por eso, para que nos indignemos y hagamos contrapartida, la ataquemos y le demos un realce que no merece ni aquí ni allá.

(... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , ,


Virus AH1N1: Influenza

20091006082034-cardiologo.jpg

Atentos, también tenemos parte

 

Por Graciela Guerrero Garay

 

Cuba no vive en una urna de cristal. La pandemia gripal tipo AH1N1, Influenza, reporta casos en el país y, según estudios y pronósticos reales y científicos, comienza su segunda ola de incidencia en estos últimos meses del año. El Sistema de Salud cubano está activado y es totalmente confiable. Se reportan hasta la fecha 468 casos confirmados de la enfermedad, entre ellos más de 150 menores.

 

Hay muchos rumores y mucha certeza: son tiempos de alto riesgo en casi todo. Pero lo esencial  es que ante eventos de una magnitud como las enfermedades contagiosas, TODOS tenemos parte en prevenirlas y evitarlas, en cortar su propagación. Y no es replicando anécdotas de posibles casos, hablando lo que nos cuentan o pensando que al vecino es a quien “le tocará la más fea”, como nos ayudamos y cumplimos con nuestra responsabilidad social.

 

Hay que ser RESPONSABLES, en mayúscula y con toda seriedad. Sin distingos de edades. Hasta a los niños hay que enseñarles a cuidarse, cuidar a sus compañeritos y mantener una disciplina consciente respecto a las orientaciones que se dan al respecto.

 

Desde el nefasto anuncio del azote mundial de la pandemia de la gripe tipo A H1N1,

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

El alcohol: la meca de la desgracia

20090905191738-fab-vinos.jpg

La fábrica de vinos de Bartle, a unos 25 kilómetros de la ciudad de Las Tunas, con su dulce “Maniabo” clasifica entre las producciones locales y nacionales de alta calidad.

 

 

Por Graciela Guerrero Garay   Foto: Jorge Pérez Cruz

 

Desde que nací escucho que el alcohol es malo y que los borrachos son insoportables. Pero, desde entonces, crecí y vivo en una sociedad donde el alcohol, en vez de reducirse, gana más fuerza y “capta” lo que sí no vi casi nunca en toda mi generación: a adolescentes y mujeres.

 

Es un fenómeno que en Cuba se combate a los cuatro vientos, sobre todo con el rechazo confeso a los bebedores habituales, con atención médica especializada, campañas propagandísticas coherentes y programas muy estables y profesionales en todas las instituciones de salud, gratuitos por demás.

 

Sin embargo, los cubanos buscan el alcohol, no como escape a situaciones sociales, más bien por cierto estereotipo asociado a cuestiones de idiosincrasia, heredado para muchos desde los palenques africanos.

 

Otros vinculan esta adicción a la ruptura de las divi

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Se va el verano en Cuba

20090830105441-serro3.jpg

Mucho mejor que otras veces

 

  • Con alegría y sudor, como empezó, millones de jóvenes cubanos dicen “hasta pronto” a los meses estivales y preparan sus mochilas para abrir el próximo 1 de Septiembre el Curso Escolar 2009 – 2010
  • Otros tantos se reincorporan a sus centros laborales y dejan atrás sus vacaciones, mientras la Isla entera sigue el mismo activismo de este tiempo necesario de descanso, con la diferencia de que ahora las calles y los poblados se llenarán de pueblo desde el amanecer.
  • Fue mucho mejor este verano en Cuba, al margen de que el pasado 2008 estuvo bien marcado por los fenómenos meteorológicos. Hay coincidencia de jóvenes y no, en que se organizó con más visión que otras veces en todos los sentidos y a todos los niveles estatales.

 

Por Graciela Guerrero Garay   Foto: Lloansy Dïaz Guerrero

(... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Cuba es mejor país que Estados Unidos

20090826195148-desfile12009.jpg

  • La noticia la pone en mis manos el querido colega español Carlos Tenas y salió publicada en Venezuela Cantaclaro, por Alejandro Ruíz. Los argumentos los da el Indice Golbal de la Paz 2009.

 

Para muchos, sobre todos para quienes se han creído aquello de la propaganda anticubana que pinta a la Isla del Caribe como el reducto más negro del infierno, el titular le hará, tal vez, esbozar una sádica sonrisa.

 

Lo cierto es que, ante los muchisímos problemas que tenemos, en medio de un proceso que busca autotransformarnos en pos de una sociedad más próspera, menos burocrática y con los parámetros de justicia social que la distinguen, el análisis no lo hace el Parlamento Cubano ni ninguna de sus instituciones políticas ni gubernamentales.

 

Y lo más relevante es, desde mi punto de vista, que  el Indice Global de la Paz 2009 pone a la luz importantes indicadores que hoy, esos enemigos confesos que solo ven las manchas, utilizan para apuntar justamente con el índice, a la Cuba Revolucionaria. Y el argumento más válido, creo, es que el estudio involucra a 114 naciones del planeta.

... (... continúa)

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

No hay comentarios. Comentar. Más...

Libertad de los “libertos”

20090525073629-colombia-ciudad-20tunas.jpg

Por Graciela Guerrero Garay

El ruido daña la salud, es una afirmación que  casi sabemos de memoria. No es un tema nuevo, como tampoco lo es la innumerable cantidad de veces que se ha llamado, por diferentes vías incluidas la prensa, a respetar el derecho al silencio ajeno.

Si usted grita, vocifera, suena un claxon, anda con el bicitaxis como un traganíquel, pone su música para todo el vecindario y se le sale la “veta de micrófono” ante la primera parranda debe tener conciencia de que está violando la tranquilidad ciudadana, perjudicando a terceros y demostrando de que en asuntos de comportamiento  se lleva las peores puntuaciones.

Nuestro país es de los pocos – sino el único- que no multa ni lleva a los estrados judiciales estas conductas públicas, al menos que acaben en actos de alta violencia o este cerca de los hechos algún facultado al respecto.  Lo común es que no suceda nunca nada para imponer el orden y sí que cada día, como hormigas agrupándose en colonias, se sumen más los generadores de ruido público.

Para muchos, estos asuntos parecen secundarios. El colmo es que ya, en ciertos auditorios, se defienden como parte de la idiosincrasia del cubano. “Alegres y bullangueros” son los calificativos que le imputan, hasta con benevolencia y beneplácito. Pero no solo la calle es reflejo de lo

... (... continúa)
No hay comentarios. Comentar. Más...

CRITERIO

20090208161702-revolucion.jpg

Si cura, no importa lo amargo

Por Graciela Guerrero Garay

Todos, de una manera u otra, mostramos preocupación por el relajamiento – en épocas, visiblemente incrementado – de la disciplina social, el robo, el desvío de recursos, la mala atención en los servicios, la baja calidad de los productos y cuanto nos molesta de la puerta de casa hacia fuera.

Es lógico. Vivimos en sociedad y de ella nos nutrimos a diario. Sin embargo, aunque el debate público que generó la convocatoria de Raúl Castro arrojó un sinfín de inconformidades, sugerencias y perspectivas para mejorar, no somos tan críticos como parecemos, al menos en voz alta, en el instante preciso, que es lo que convoca a la solución inmediata o una respuesta comprometida.

Y también es lo que da moral para, de vuelta, exigir o tramitar “más arriba” la morosidad en resolver las dificultades. Muchos, quizás, están pensando “para qué, si todo sigue igual”. Se trata de esto, de acabar de una vez esa tolerancia que daña y aleja el perfeccionamiento social – tan necesario y beneficioso para todos -, con actitudes conformistas, silencio cómplice o indiferente apatía.

(... continúa)

No hay comentarios. Comentar. Más...

Jubilación en Cuba

20081230192815-alimentos1.jpg

Sudores para mañana

Por Graciela Guerrero Garay

La confirmación de que la jubilación en Cuba se extenderá hasta los 65 años, para los hombres, y 60, para las mujeres, es un hecho concreto y aprobado por el consenso mayoritario de los trabajadores cubanos.

En inicio, no todos lo asimilaron bien. El rumor andaba y, tal vez por esos efectos negativos que trae aparejado, la falta de información y los imprescindibles argumentos,  su aceptación resultó más compleja y susceptible de diversos análisis y lecturas.

Empero, la Primera Sesión de la VII Legislatura del Parlamento fue objetiva al explicar las razones que sustentan los cambios de la legislación vigente y la presentación del anteproyecto de la nueva Ley de Seguridad Social. El Presidente de Cuba, Raúl Castro, pormenorizó, con frescas y precisas estadísticas, la necesidad de su aplicación.

Luego, la CTC convocó a sus afiliados a un franco debate, el cual a partir de septiembre pasado, involucró a más de tres mil trabajadores, el 93 p

... (... continúa)
No hay comentarios. Comentar. Más...

II Sesión del Parlamento

20081229163635-insectos-cova-1.jpg

Cuba que linda es Cuba

·         La claridad, visión y sentido revolucionario del discurso del Presidente de Cuba, Raúl Castro Ruz, en la clausura de la II Sesión de la VII Legislatura del Parlamento Cubano, tuvo total respaldo de los tuneros

·         A pesar de ser días prácticamente festivos, la sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular fue seguida muy de cerca por el pueblo y, acto seguido, entre vecinos se comentaba y elogiaba el sentido crítico, objetivo y previsor de los diputados y los Ministerios que rindieron cuentas

·         Para la mayoría de los tuneros fue un discurso necesario, clave y prometedor el de Raúl, y una muy buena reunión parlamentaria.

Por Graciela Guerrero Garay

Dijo lo que los verdaderos revolucionarios y buenos cubanos querían oír. Sin titubeos me respondió Marisel Rodríguez, licenciada en Economía, casi sin dejarme concluir la pregunta. Hacía apenas 15 minutos que la Televisión Cubana acababa de trasmitir en vivo la II Sesión de la VII Legislatura del Parlamento Cubano, y Raúl Castro sus palabras de clausura.

El sentir de esta mujer tunera, cubana, no difiere de la mayoría de los coterráneos en quien sondeamos la opinión sobre este Per&iacu

... (... continúa)
No hay comentarios. Comentar. Más...

Las moralejas del día

20081223212221-agricolas.jpg

Por Graciela Guerrero Garay

El azote del ciclón Ike resultó un impacto sin precedente para todas las generaciones de tuneros. Es un hecho innegable. Su choque fue objetivo tanto emocional como económicamente, pero también así de fuertes han sido sus enseñanzas.

En esto quiero detenerme, porque vivimos en momentos definitivos para recuperarnos de las avalanchas destructivas y ganar, en el menor tiempo posible, el camino hacia el desarrollo, ahora lleno de crudas dificultades en el contexto nacional e internacional.

No podemos cohabitar al margen de las reales amenazas de hambre y debacle económico que sacuden al mundo, del cual dependemos en las buenas y las malas. Trabajar con inteligencia, sentido previsor y práctico, con el mayor rendimiento y honestidad posible, es la única vía de contrarrestar sus consecuencias.

Todavía hay personas que no entienden, según comentan hasta de manera ligera y sarcástica,  en los lugares públicos, porque se adoptó la medida de quitar las “vendutas ilegales”. Otras protestan porque “solo hay boniato y yuca, que no se ablanda”. Muchos dicen que “ahora si nos morimos de hambre, porque ya nadie vende nada en la calle”.

Por favor, no se dejen arrastrar por la contracorriente. Los ilegales lo primero que estaban haciendo es estafándonos, multiplicando el precio de los productos, jugando con la necesidad y los sentimientos apremiantes que generan la escasez y la obligación de garantizar la alimentación familiar. Por lo general, son personas fuertes y aptas para aportar a la economía del país – de la que reciben todo como los que siguen trabajando, aún enfermos -. Y algunos son tan chabacanos e ingratos, que hasta por la falta de veinte centavos le han negado la mercancías al comprador, cuando todos sabemos que se llevan una ganancia que los obreros no acumulan ni en un mes de sol a sol.

El Gobierno nos está protegiendo, más cuando su infraestructura se ha desmantelado ante el evento ciclónico. Una vecina me contaba que un cochero, al pagarle los treinta centavos que establece la tarifa por kilómetro, le había tirado el menudo encima. ¿Cuánto irrespeto y alevosa agresión hay en esta acción? ¿Una multa, una denuncia, un decomiso, compensa tal acción contra otro ciudadano que, por demás, presupone sea un cliente que el sujeto de marras debe conquist

... (... continúa)
No hay comentarios. Comentar. Más...

La uña del lobo

20081222144357-alimentos1.jpg

Por Graciela Guerrero Garay

En un foro de discusión de Internet, sobre políticas sociales en naciones del Tercer Mundo, un colega peruano decía, con pesar, que en su país había muchos problemas para las personas al momento de encontrar empleo y que las mujeres, en mayoría, sostenían la familia porque los hombres no querían trabajar.

Esta uña de lobo del desorden social y el machismo en nuestro medio, por suerte, no ha llegado a florecer con tal grado de humillación y, de alguna manera, la fuerza masculina aporta económicamente al hogar. Sin embargo, no todo anda bien en lo referido al auténtico sentido que tiene el verbo trabajar, pues no se trata de estar ocho horas en un lugar, firmar un libro, llegar temprano y salir en el minuto justo. Eso es cumplir una jornada, ni más ni menos.

Trabajar es otra cosa. Es rendir al máximo posible, con toda la eficacia y eficiencia que ello presupone y establecer una escala de correspondencia entre los parámetros a ejecutar y el concepto monetario a percibir. Ese es el móvil que establece el principio de las relaciones productivas. ¿Laboramos sobre estos conceptos? ¿Andamos todo lo bien que queremos y podemos? ¿Recibimos lo que aportamos? ¿Aportamos en la medida en que recibimos?

Con estas interrogantes, salimos a pulsar la cotidianidad. Opiniones explícitas, otras conservadoras, avalan nuestra percepción de que en asuntos laborales debemos de limpiar las ramas.

Fidel Castro, en uno de sus magistrales discursos, nos alertaba, con su valiente y aguda pormenorización, que tenemos que acabar la doble moral que trae consigo el desvío de recursos, el abuso de poder y la ineficiencia en el macro y micro mundo de nuestra sociedad. Y el trabajo no escapa de estos malos vicios que vamos cogiendo y que hay que amputar a cualquier precio.

Los sondeos de opinión apuntan hacia cierta desmotivación al empleo asalariado, bajo argumentos de que las mejores opciones están en sectores muy selectivos, los salarios no alcanzan y las ofertas de plazas, básicamente, pertenecen a la Agricultura y la Construcción. Y retomo palabras dichas en el fórum de marras por el colega peruano, “aquí mucha gente, da cualquier cosa por trabajar y no encuentran cómo y si lo logran, cuidan el empleo, es la única manera de tener otras garantías”.

Paradójicamente, en términos precisos, no todos cuidamos el trabajo y lo vemos con ese respeto de excelencia y como la primera meta que es para millones de otras latitudes. Cada cual tiene sus modos de argumentar respuestas. La mayor insatisfacci&o

... (... continúa)
No hay comentarios. Comentar. Más...



Archivos

Ms

contador de visitas
Contador de visitas
diseño web economico

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next