20191021125950-cadillac3-760x570-fotos-rey-.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay        Foto: Reynaldo López Peña

Las Tunas.- Coincido con ella. Para generaciones de tuneros – muchos ya no están – el rescate del hotel Cadillac es uno de los regalos más valiosos dados a la ciudad y sus habitantes. Quizás por ello es distinguido con varios premios y lucha por ser el primero de la provincia en estar libre de sustancias agotadoras de la capa de ozono. La excelencia que le distingue es promisoria garantía de lograrlo.

Mi amiga lo absorbe con la mirada, tal como hizo su abuela en aquella década del 50 cuando tuvo sus primeros años de esplendor. Saca la foto de la cartera, guardada por años entre los recuerdos de familia. Es más bello ahora, dice. Nadie puede negar que le devolvieron esa arquitectura naval de 1945, tal vez el detalle más sutil y evidente que enamora desde su anclaje en el bulevar, justo en la esquina de las populares calles Ángel Guardia y Francisco Vega.

El joven barman le explica que reabrió sus puertas tras la restauración del 2008 y, desde entonces, ganó el premio nacional del Consejo de Patrimonio en el país, tienen el sello de calidad del Ministerio de Turismo y la medalla Top Choice 2015, la cual otorga el sitio web Lianorg, especializado en turismo asiático. Pero lo más importante es que los tuneros están orgullosos del hotel y lo visitan, se toman un café en la terraza, lo cuidan, puntualizó gentilmente.

LA PRÓXIMA META

Cumplir cada uno de los pasos que garanticen operar los equipos de climatización y refrigeración sin gases contaminantes, en aras de recibir el lauro nacional de Centro Libre de Sustancias Agotadoras de la Capa de Ozono (SAO) que entrega el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), es meta constante de los trabajadores de esta instalación emblemática de la cadena Isla Azul.

En tal sentido firmaron de manera voluntaria la eliminación de las SAO. De ahí que junto a su peculiar belleza, la arquitectura y los recuerdos que despierta en citadinos y visitantes, el Cadillac sea ejemplo de esa voluntad colectiva que salta dificultades para contribuir a proyectos y metas como el de la Oficina Técnica de Ozono de Cuba (OTOZ) de reducir, cada vez más, las emisiones de gases contaminantes.

DOMINGO DE MEMORIAS Y CULTURA

Suelta el ancla a los sueños de mi amiga, quien no se cansa de tomarle fotos para mostrarlas a la familia. El 20 de octubre es un día memorable y a ella se le antoja que el legendario hotel es un símbolo de la identidad cultural de Las Tunas. Un abrazo renovado a las muchas generaciones que tejieron la vida por sus alrededores desde 1945. Una promesa en el presente… y mientras la noche cae y la cubanía alcanza el clímax en un pueblo de poetas y guerreros, entre los que van y vienen por el bulevar, le doy la razón.  El hotel Cadillac es raíz de nuestra historia.