20150327204014-italianosbrigada.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay    Fotos. De la Autora y el ICAP

Suman 18 años de aquel día en que Georgina Barea y Sergio Nessi  unieron rúbricas para tender un puente con y desde el corazón de Las Tunas hasta la región de Lombardía. Ambos, entonces, ocupaban los máximos cargos en la Delegación provincial del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP) y la Asociación de Amistad Italia-Cuba en esa zona norte del país, marcada por su fuerte comercio, industrias y la manufactura de productos textiles,  especialmente la seda.

El 27 de marzo de 1997 selló un nexo que a esta fecha del 2015 guarda hermosas memorias sobre importantes proyectos de colaboración, los cuales en medio de un período especial cruento y difícil permitieron sostener e impulsar planes agrícolas de este territorio, paliar las necesidades de sectores vitales como la Salud y la Educación y acercar dos culturas y dos pueblos unidos por  fieles ideas de humanismo y solidaridad.

En esta amistosa y cada vez más profunda relación de cooperación resalta el papel de la Brigada de Trabajo Voluntario Giovanni Ardizzone, joven italiano, estudiante de Medicina, asesinado en Milán el 27 de octubre de 1962 en una manifestación en defensa de la Revolución Cubana, y del cual honra su memoria una tarja en la Universidad de Ciencias Médicas Zoilo Marinello  de esta ciudad.

Desde el mes de julio del 2002, en uno de los tantos viajes de esos brigadistas a la provincia, junto a los tuneros, deciden levantar la tarja e, igual, desde entonces, en cada visita le colocan una ofrenda floral. Es una tradición que une los lazos de respeto y hermandad de los Círculos de Amistad de esa región y Las Tunas, donde los hermanos italianos tienen huellas y agradecimientos especiales en los diversos lugares y centros estudiantiles y laborales en los que trabajan durante su estancia aquí.

El apoyo a las luchas de Cuba por la liberación de los CINCO y la eliminación del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos destacan asimismo en las acciones de los lombardos y los círculos amistosos de diferentes provincias de Lombardía, tanto en tierras italianas como tuneras y de otras zonas del país, hacia donde también extienden sus acciones de apoyo a Cuba.

Resumir en pocas líneas tanto esfuerzo cifrado desde el amor solidario, narrar los gestos de desprendimiento, los aportes financieros y morales, las manifestaciones y el trabajo de esta Asociación de Amistad Italia- Cuba, y citar con nombre propio las acciones personales de sus miembros son hechos que van más allá de las palabras y las cuartillas que pudiera escribir.

Prefiero, entonces, como compatriota y testigo presencial por muchos años de las vivencias igual de agradecidas del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP) en mi terruño y la nación imaginarme flores… rosas blancas y rojas, no me olvides, azucenas… en una cesta enorme, infinita, como este hermanamiento que cumple un nuevo aniversario hoy pero será eternamente compartido con y desde el corazón de Las Tunas hasta Lombardía, y también viceversa.