20161220055510-carbon-exportable.jpg

 

 

Por Graciela Guerrero Garay      Foto: Tiempo21

Aunque en los tiempos de cocción con ollas modernas y cocinas de inducción los pregoneros de “….carbón… el carbonero….carbón…” son un sortilegio de sorpresa por las calles de la ciudad, la producción de carbón en Las Tunas es un rubro exportable que mantiene vivas las tradiciones de antaño y se confirma como un excelente producto en el mercado internacional.

Los carboneros de esta oriental provincia desde comienzos de enero hasta el cierre de noviembre lograron superar en un 26 por ciento el volumen de ventas para el exterior, al poner en comercios foráneos 7 mil 300 toneladas de ese combustible vegetal, cifra posible gracias a que fabricaron mil 400 toneladas más que en similar período del 2015.

El rubro tunero destaca por su calidad y es de alta demanda en diferentes partes del mundo, donde gana preferencias por la estabilidad de su fuego y los sabores, aspectos y aromas peculiares que impregna a diferentes alimentos. En Europa y Canadá es altamente valorado.

Los principales aportes lo hicieron los trabajadores de la Empresa para la Protección de la Flora y la Fauna, seguidos de los agroforestales.

No solo en el extranjero el carbón vegetal gana preferencias, pues los tuneros, sobre todo en las zonas rurales, gustan de cocinar con carbón y desechan los aires de modernidad en la cocina, más ahora que se acercan las fiestas navideñas y el fin de año, donde las mayoría asa sus lechones en púa y “persiguen” este combustible vegetal para ponerlo a punto.