20161017230408-celulamadre.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay     Foto: Granma.cu

Brígida cuenta que anda de maravillas desde que decidió ponerse las células madre en la rodilla. Otro día encontré en la consulta del Hospital General Docente Ernesto Guevara de la Serna a Odalys, quien apenas podía caminar y ya siente alivios con unas cuatro sesiones. No es de extrañar que sus historias despierten interés y confianza en las personas que llegan interesadas en saber cómo es el procedimiento y si pueden asumirlo.

Los resultados obtenidos en esta provincia de Las Tunas validan la noticia difundida por Granma digital, la cual destaca que Cuba está hoy entre los primeros países del mundo  con mayor empleo y desarrollo de la llamada medicina regenerativa, incluida entre los servicios gratis de salud que reciben los cubanos en las 15 provincias y el municipio especial Isla de la Juventud.

En el país al terminar el semestre del presente año – indica Granma- la cifra de enfermos tratados con células madre asciende a 9 566, siendo las especialidades de Ortopedia y Traumatología, y Angiología las de mayores cifras. Los datos trascendieron en el I Intercambio Interamericano de Células Madre y el IV Simposio Internacional de Medicina Regenerativa, efectuado en el Palacio de las Convenciones en La Habana.

Esta oriental provincia cubana marcó pautas en el 2014 con el primer ensayo clínico cubano de implantación de células madre, por el método de inyección múltiple en pacientes con padecimientos visuales degenerativos. El proyecto se realizó en el Hospital Ernesto Guevara e incluyó a personas con Retinosis Pigmentaria y Degeneración Macular relacionada con la edad.

En la Clínica Estomatológica “3 de Octubre”, de esta ciudad, se obtuvieron similares efectos positivos en un ensayo clínico de intervención terapéutica para el implante de células madre en tuneros aquejados con periodontopatías, una enfermedad de alta prevalencia y considerada la segunda causa más frecuente de la pérdida dentaria.

La evidente mejoría de las personas tratadas con la llamada Medicina Regenerativa en las distintas especialidades, tanto en esta provincia oriental de Las Tunas como en el resto del país, convierten a Cuba en un punto de referencia internacional y hace posible que enfermos como Brígida y Odalys cuenten sus historias en voz alta, no solo para validar su eficacia sino también para que este servicio gane prestigio, y la medicina tunera y sus profesionales hagan galas de sus fortalezas.