20160913200110-bloqueofoto.jpg

Por Graciela Guerrero Garay  (Con información de Cubadebate y 26 Digital)

Para los cubanos las afectaciones ocasionadas por el injusto Bloqueo Económico, Comercial y Financiero impuesto por los Estados Unidos desde hace más de medio siglo están más allá de la dermis del diferendo político, y se convierte en un asunto estructural y lacerante que frena el desarrollo individual y social de la nación.

Los infantes- juveniles enfermos de cáncer en Las Tunas, por ejemplo, son víctimas directas de esta medida gubernamental norteamericana, al encarecer la adquisición de medicamentos de soporte, los cuales se usan para contrarrestar los efectos secundarios de la quimioterapia en estos pacientes.

Dada la gratuidad de la medicina en Cuba y sus niveles de calidad, la agresiva política multiplica cualquier “n” veces el costo de los fármacos, por comprarse en terceros países y subir en consecuencia el precio del transporte y almacenamiento. Estos medicamentos son necesarios para reducir los efectos de los vómitos y el dolor de cabeza.

Aún con todo, los servicios de Oncología garantizan la atención especializada de estos niños y jóvenes, los cuales suman casi el centenar y fallecen anualmente una docena como promedio, pues el cáncer es la primera causa de muerte en este territorio.

Estas razones de Cuba y de los amigos que alzan sus voces por todo el planeta para que Estados Unidos levante para siempre el Bloqueo, más ahora cuando se dan pasos concretos y visibles en la normalización de las relaciones, no son meros juegos de impacto ni propagandísticos, sino una realidad que lleva en sí misma el derecho soberano de un pueblo a que se respete su voluntad y no se le condene arbitrariamente por ello.

El próximo día 17 se realizarán acciones internacionales y nacionales para cumplir con los acuerdos de la Cumbre de los Pueblos, celebrada en Panamá en 2015, la cual congenió destinar la fecha cada mes para luchar contra el bloqueo y por la soberanía, la justicia y emancipación social. Los niños y jóvenes tuneros – y cubanos en general- enfermos de cáncer esperan por el paso adelante que Obama prometió.