20151114234150-aztecas-padres-integrantes.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay  Fotos: De la Autora

Cautivan. Al más indiferente lo atrapa la gracia de la belleza infantil y los timbres de las voces, a veces de una calidad casi perfecta. Cualquier entendido apostaría que egresaron de una prestigiosa escuela de arte. Perderían la apuesta, pues solo tienen la magia del “don” natural que Dios da a los hombres.

Los Aztecas del Balcón, el sueño de lo imposible, es uno de los slogans promocionales con el cual se anuncia esta Compañía Infantil dirigida por el destacado locutor de la radio en Las Tunas Adalberto Garcet Viamonte, un enamorado eterno de la música mexicana, los niños y cultivador hace tres años de este hermoso proyecto.

Con buenas o malas rachas en el sentido de tener más - menos lugar en los programas culturales del territorio y zonas vecinas, la bondadosa y apasionada alma de Adalberto junto a la perseverancia de los padres del grupo y personas como Fidel Barea, Koky, Carlos Montero, Nelson Vega, Martha Pons, amigos y fans permiten a los Aztecas a sortear las piedras del camino y continuar al margen de la poca atención que se le brinda institucionalmente.

La colaboración y la solidaridad, los promotores culturales en varias áreas de la ciudad, y el interés de organismos e instituciones atrapados por la calidad y el público que arrastran en sus presentaciones los mantienen vivos, pues en asuntos de tecnología –para montar los balgraum- audio, transportación, inclusión en eventos de relevancia y el apoyo financiero y moral que requiere cualquier proyecto de este tipo no existen todavía.

Paradoja que sucede con ellos y otros similares, mientras el mejor juez – el pueblo- llena los espacios donde actúan como las populosas tarimas del Tanque de Buena Vista, el Bulevar, las cooperativas, Proyectos Comunitarios y el Carnaval Infantil (a este último fueron por invitación del Restaurante 2007 pues los excluyeron de la programación oficial). A cambio, tienen varias giras por territorios vecinos y municipios tuneros que los buscan por la preferencia ganada en el escenario. Todo de manera voluntaria y gracias al apoyo que reciben de los interesados.

OTROS SUEÑOS TANGIBLES

Un concurso convocado por el programa radial Ecos de México, con una audiencia multiplicada por años, fue el origen de crear la Compañía. Adalberto, quien es su locutor en los últimos tiempos, le surge la idea al notar que los niños son asiduos radioescuchas del espacio e, incluso, escriben hasta sus propias letras. Fue un éxito y las palmas las llevaron los mejores talentos.

Sin embargo, la Compañía crece porque cada vez que cantan aparecen nuevos chicos interesados, los someten a votación pública y la comisión de evaluación decide, a pesar de que todavía la Dirección de Cultura en Las Tunas no asume como debe ser y el grupo se mantiene con el esfuerzo voluntario y el amor de quienes, a corazón abierto, abren puertas a estas raíces tan nuestras como las cubanas.

Entre estas personas también destacan el cantante Carlos Benítez, ex director del Grupo Mariachi Tunas, un artista de alma grande y gemela a la de Adalberto y quien es el productor musical del primer disco de Los Aztecas del Balcón, actualmente en producción en España a cargo del español Pedro Ocaña.

Mientras, sin ánimos de lucro, otros tuneros trabajan en hacerles el primer video click y los ensayos tienen locaciones tan diversas como manos de admiradores ganan, dispuestas a dar aliento y abrir caminos a una Compañía que ya ganó la popularidad y la admiración del público local y de esta parte del Oriente- Centro de la Isla, en tanto proyecta trabajar la música tradicional cubana y fundir con más amor esos lazos que unieron a Cuba y México desde tiempos de José Martí y los expedicionarios del Yate Granma, liderados por Fidel Castro.

Oírlos es sentir nuestra América en la piel y reafirmar que este archipiélago tiene la bendición de Apolo y el encanto de su lira pues, sin dudas, los Aztecas del Balcón estremecen entre la gracia, el talento y el amor que regalan sobre el escenario. Las Tunas debe estar orgullosa de su cepa de buen arte.