20150130212037-desfilemartianoconsejo18-web6.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay   Fotos: De la Autora y Benito D. Espinosa

El aniversario 162 del natalicio del más universal de los cubanos, José Martí, mueve las comunidades tuneras y cautiva a todos sin distingo de edades ni grados de escolarización, desde esa gracia que él magistralmente vio en niñas y niños e hizo amores en El Ismaelillo.

Por Consejos Populares, con iniciativas propias, esta capital del Balcón del Oriente de Cuba, Las Tunas, movió sentimientos este fin de semana y los vecinos, desde los portales de sus casas, los balcones, al filo de la calle o deteniendo el paso elogiaron el serio trabajo artístico de las escuelas enclavadas en la zona.

Tras este virtuosismo está el talento de los Instructores de Arte, resultado de uno de los Programas Priorizados por el Comandante Fidel Castro Ruz durante la Batalla de Ideas, en el cual cientos de jóvenes en toda la Isla matricularon en esas escuelas y se especializaron en las diferentes manifestaciones artísticas como danza, teatro, música, artes plásticas… y hoy trabajan en las distintas enseñanzas para promoverlos y captar el prolífero talento infantil y comunitario que marca y distingue a Cuba.

Los frutos afloran ya en los planteles educacionales tuneros y las barriadas, tanto urbanas como rurales, y cada día son más quienes se suman para demostrar sus condiciones histriónicas en los proyectos comunitarios, como es el caso del Consejo Popular 18, donde este fin de semana se realizó un desfile martiano, iniciativa que aclamaron quedara siempre en todos los Enero por venir y es parte de los objetivos que fortalecen las instituciones para sacar fuera de sus sedes el acervo cultural de la localidad.

Martí vivo en sus ideas y obras – tal como declaró a 26 Digital Ricardo Romero Drake, Delegado del Poder Popular y Presidente del Consejo Popular, ante la luz que irradiaron los pioneros cuando recitaron, cantaron, dramatizaron y bailaron en el intermedio cultural que igual contempló la marcha, donde estuvieron representados los centros de los diferentes niveles de la Educación.

Una tarde martiana, de barrio y de pueblo, cargada de esa unidad latinoamericana que nos legó el Apóstol, y hermosa porque acuñó que la Patria es pedestal y ser culto es la única manera de ser libres.