20140403235302-descarga-7-.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay

Las prioridades que da Cuba al tratamiento y cura del cáncer trasciende las fronteras del país y en el caso específico del anticuerpo monoclonal Nimotuzumab, con demostrada eficacia en diferentes localizaciones de tumores malignos, ya está registrado en veintiocho países de América del Sur, África y Asia.

Nimotuzumab, humanizado para combatir la letal enfermedad, se indica en estadios avanzados de lesiones de ese tipo en cabeza, cuello y esófago, tanto en niños como adultos, así como en los hepatocarcinomas, el de pulmón, los colorrectales y las metástasis  cerebrales.

Este producto cubano está validado por los líderes del mundo en la conducción y desarrollo de las investigaciones; se aplica de manera intravenosa (inyectable) y sus resultados clínicos de eficacia se debatieron recientemente en La Habana, donde más de 200 expertos de los cinco continentes participaron en el VIII Encuentro Científico Global de Nimotuzumab –Nimomeeting 2014-.

También asistieron al evento representantes de unas 20 empresas Biofarmacéuticas internacionales, para compartir experiencias y logros con los especialistas del Centro de Inmunología Molecular, eje central de la investigación básica y fabricante con estándares regulatorios de buenas prácticas y certificados en la nación caribeña y el extranjero.

Esta terapéutica se utiliza en diversas especialidades médicas como la Oncología, Oncopediatría, Radioterapia, Pediatría y Neurocirugía y ya está demostrada su eficacia en diferentes tipos de tumores malignos, indica una información de la Agencia Cubana de Noticias.

El cáncer constituye la primera causa de muerte en la Isla y existe, como es ética y principio en la Salud Pública en Cuba, todo el esfuerzo gubernamental y profesional de investigadores, médicos, especialistas e instituciones en buscar fórmulas, alternativas y medicamentos que eleven la calidad de vida y la sobrevivencia de los pacientes afectados.