20140401152352-4deabril.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay

La llegada del mes de abril vuelve a mover a niños, niñas, adolescentes y jóvenes alrededor de las motivaciones que engendran en este archipiélago los nuevos cumpleaños de la Organización de Pioneros José Martí (OPJM) y la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC).

Por iniciativas propias o las metas y programas de convocatoria que lanzan las organizaciones líderes de los cubanos y cubanas más noveles, a lo largo y ancho de la Isla son variadas las actividades que ya se perfilan en centros estudiantiles y laborales, la mayoría apuntalada con el apoyo de los alumnos, maestros, profesores, militantes, trabajadores y familias.

Competencias deportivas entre grupos, grados y planteles escolares; galas culturales; acampadas; conversatorios; visitas a sitios históricos; excursiones; dramatizaciones; festivales de lecturas y juegos recreativos son algunas de las ideas y hechos que marcarán las jornadas por el 4 de Abril, fecha de la fundación de la OPJM y la UJC.

Mientras en las escuelas, comités de base de la Juventud, centros de trabajo, Palacios de Pioneros, Casas del Estudiante y espacios propios de estos gremios infanto-juveniles se espera la fecha, también el pueblo se hace partícipe de la efeméride al sumarse a la fiesta, sea productiva o bailable, que acontece ese día.

Un Abril de Victorias, con la primavera, vuelve a mover los hilos conductores  de una sociedad que, en franco proceso de cambios y mejoras de su proyecto socialista, avanza y siembra semillas frescas en el cotidiano andar de su gente más joven, porque en Cuba no es mentira que la arcilla fundamental de su obra es la  juventud.