20140225012710-vacu-antipolio.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay

Mirar con objetividad las causas principales de los problemas sanitarios a nivel global y la prevención de enfermedades  crónicas no trasmisibles, son objetivos permanentes para la Organización Mundial de la Salud (OMS), quien reconoce los logros de la Revolución en esta esfera y le otorgó a Cuba la presidencia de su 67Asamblea, a celebrar del 19 al 24 de mayo próximo.

La cooperación con miles de médicos y otros trabajadores del sector en sesenta países de varios continentes, así como mantener la atención permanente al infante y cumplir estrictamente con los ciclos de vacunación, son relevancias del MINSAP aquí que honran la selección de ser anfitriona del importante evento.

Enfocar desde un ángulo preventivo los actuales desafíos de la salud humana está en el eje de atención de la OMS, la cual indistintamente pone el quehacer de la Salud Pública en la Isla como referencia por su seguimiento gratuito y constante a dolencias como la diabetes, que afecta a más de 300 millones de personas en el mundo.

Las úlceras del pie diabético constituyen una de las complicaciones de peor evolución y Cuba patentó el Heberprot-P, único producto en el orbe capaz de curarla y que ha beneficiado a más de 60 mil pacientes de diversas naciones, además de aplicarse en todo el país en las consultas especializadas del sistema nacional de atención.

Todos estos resultados avalan la decisión de la OMS, máximo órgano de Salud integrado a las Naciones Unidas, para que el archipielago asuma la presidencia de la 67 Asamblea Mundial de la Salud, un evento que en la primavera del 2014 llevará los ojos del planeta otra vez a la Isla, donde prevenir y sanar a sus ciudadanos es inherente a la vida cotidiana.