20140214200102-futurosmaestros3.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay   Fotos: G.G.G

El reencuentro con las aulas de los estudiantes que cursan en Las Tunas diferentes especialidades de la Educación Primaria, en la Escuela Formadora de Maestros de esta capital, devino alegría, besos y apoyo metodológico y social a los 477 planteles de esa enseñanza que funcionan en el presente año lectivo.

Los jóvenes forman parte de los más de mil 900 matriculados en los centros pedagógicos tuneros, los cuales tributarán la fuerza docente titulada que suplirá los déficit de educadores existentes en la provincia, con una situación mucho más favorable en ese aspecto, comparada con los procesos anteriores.

El nuevo ciclo práctico inició este miércoles y permite, en cada lugar, que los futuros maestros tengan un contacto directo con los niños y niñas de esta primera escolarización, en Cuba obligatoria y gratuita para todos los que tengan edad escolar.

Igualmente, significan una inyección “vitaminada” (– como con el característico humor criollo le nombran, de manera afectiva, colegas y familiares en algunos claustros docentes -) en el trabajo cotidiano de las escuelas, en tanto cumplen los objetivos del programa de enseñanza propio y fortalecen el sistema educativo-instructivo que reciben los alumnos, desde el grado pre-escolar hasta sexto.

La Educación General en la Isla concibe y llevas a vías de hecho el principio martiano de vincular el estudio con la práctica laboral, como un modo esencial de ir acumulando experiencias pre-profesionales, conocer el contexto donde tendrán su desempeño y garantizar, así, un sentido más real y valorado de las carreras escogidas, método que también se aplica en la Universidad, sea cual sea su perfil.