20090921001003-juanes-cuba.jpg

Dios te escucha, este es el amor verdadero

Por Graciela Guerrero Garay

No esperaba menos de Juanes. La virtud de la PAZ es su concierto. Esa idea maravillosa que lo trajo a esta Isla. Ahí está, multiplicando su voz por los altavoces de la Plaza de la Revolución, en La Habana, que es también suya desde hace mucho. Ahí está su raíz: Humanidad. Amor, Nuevamente PAZ. Sus amigos. Su cultura.

 

América. También ya lo dijiste al entrar al escenario. Todos somos iguales y no hay diferencias. Cuba te disfruta Juanes. Te quiere. Te respeta. Y el mundo también. Te has ganado con tu obra, tu sencillez y tu verdad estas razones.

 

Ahora sigo contigo desde acá, desde el Balcón del Oriente de Cuba, donde miles de tuneros te siguen por la radio y la televisión… Aplauden tus conciertos, tararean tus canciones. Sudan con todo ese elenco hermoso que te sigue. Luego serán más.

 

Gracias por darle al mundo lo que más necesita. Gracias por Cuba y por todos, al final, como dices, “muchachos, todos somos iguales”.

 

El concierto sigue contigo y será eterno. Todo lo del corazón es eterno.