20090921033044-concierto-paz-4.jpg

 

Una multitud extraordinaria, como la idea de Juanes

Por Graciela Guerrero Garay     Foto: Tomada de Granma Dogital

  • Juanes ha movido el corazón de millones aquí en Cuba y en el resto del mundo.

  • No es hipérbole afirmar que la tierra, este domingo de septiembre, ha recibido la mejor energía desde que empezó este año. Es paz, amor, unidad, solidaridad.

  • Ahora Silvio Rodríguez desgrana las cuerdas de su guitarra en la Plaza de la Revolución José Martí, donde la tarde se mueve suave, tierna, cálida, buscando en paz, mucha paz, el crepúsculo

  • Memorable este Concierto Paz sin Fronteras. En Las Tunas los vecinos me comentan la belleza del gesto, la masividad y disciplina de los habaneros.

  • Ojalá, como ahora mismo dice Silvio, todos los países dejen un espacio para conciertos como este. Con Juanes, con todos.

  • Mucho se hablará de este magnífico espectáculo cultural en La Habana. Nadie puede negar su trascendencia humana, su valor artístico, su complicidad humana, su virtud multiplicadora, su éxtasis de coherente altruismo humano

  • A las tres horas y 45 minutos de estar entre tanta maravillosa PAZ , nadie se ha movido de sus telerreceptores a lo largo y ancho del país. Tampoco en otras latitudes. Y mucho menos en la Plaza de la Revolución.

  • Esta tarde dominical en Cuba viajará bien lejos con esas mágicas palomas de la paz que les pertenecen por entero a todos los humanos.

  • En estos momentos justos se espera la entrada al escenario de ese otro grande que es Luis Eduardo Aute