20090628190713-al-integracion.jpg

El águila no matará a las palomas

  •  Llama el presidente Zelaya, desde San José de Costa Rica, que no haya violencia en el país, pero que el pueblo, los trabajadores, los propios soldados,  realicen marchas pacíficas y no permitan que Honduras y la democracia sean ultrajadas

 

  • En Cuba, se trasmite por el Canal Cubavisión una Mesa Redonda Especial sobre el tema, donde acaba de salir al aire este llamamiento del Presidente de Honduras, a quien rodearon su casa traidores de la fuerza militar este domingo 

 

 

  • Miles de hondureños en las calles con consignas para evitar que el derecho constitucional sea violado por un grupo de militares, servilitas a ese poder podrido que disfrazado a cualquier precio quiere frenar la voluntad de esta nueva izquierda que cubre para gloria de los próceres a América Latina

 

 

  • En los alrededores de mi barrio, uno de los más habitados de la ciudad capital de las Tunas, en el oriente de Cuba, los habituales espacios variados recreativos que disfrutan las familias por la Televisión en las mañanas de domingo se han cambiado por la sintonía del canal 11, donde un panel de periodistas analiza con profundidad los detalles y se deja claro que Zelaya no ha renunciado a su cargo

 

Por Graciela Guerrero Garay

 

LAS TUNAS, CUBA (28 de junio) - La noticia sacude a los hombres solidarios y humanos del mundo.  América es una y su voz, como nunca antes en estos siglos contemporáneos de este milenio, no dejará que el águila mate a las palomas.

 

 El golpe de estado por parte de un grupo de militares traidores al Presidente de Honduras Manuel Zelaya,  no debe consumarse.  Los hondureños, tal como los ha llamado el Presidente desde la terminal área de San José de Costa Rica, donde se encuentra según difunde una entrevista de la televisora Tele Sur, deben defender su democracia, su derecho constitucional, sin violencia – como también pidió el mandatario hondureño – pero con las fuerzas necesarias que malogren y frustren el genocidio intento.

 

Cualquier ser humano justo, quien ha sentido al menos una vez, aunque sea a través de una imagen de televisión o una fotografía, los horrores del hambre, las guerras, el saqueo de la historia americana por los imperialistas, los oligarcas, los latifundistas, los colonialistas… en fin, quien sepa y reconozca que el mundo debe ser de los más y no de los menos debe AHORA estar con Honduras.

 

Debe levantar la voz. Debe ser latinoamericano. Debe condenar a los que pisotean a diario y pretender hacerlo para siempre la libertad de los más pobres.