20170629000046-casaestudio.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay     Foto: De la Autora

El año escolar 2016- 2017 concluye virtualmente esta semana para quienes aprobaron los exámenes finales del calendario establecido dentro del programa de las distintas enseñanzas, en tanto los restantes días que van hasta la primera decena de julio se destinarán a las revalorizaciones y evaluaciones extraordinarias.

Para esa fecha, cada centro docente en correspondencia con su planificación realizará los actos de fin de curso, motivo acá de regocijo  individual y personal para las familias tuneras, involucradas de una manera u otra al proceso educativo, obligatorio y gratuito en Cuba hasta los niveles medios de la Educación.

La calidad de las promociones es un objetivo medular fortalecido por el Ministerio de Educación (MINED), por lo cual están activadas las llamadas Casas de Estudio, donde se reúnen grupos de estudiantes para prepararse para los exámenes y son tutelados por alumnos aventajados, monitores o padres, gestores esenciales de apoyo a la escuela en esta etapa final, a fin de garantizar el aprobado de sus hijos.

Cuando faltan escasos días para las vacaciones masivas del sector y se anuncia para el próximo 2 de julio el inicio oficial del verano, por las calles y barrios se ve el andar de los alumnos con rostros alegres y apurados pasos, en medio de un conteo regresivo, tenso y optimista como sucede cada período lectivo cuando, a esta altura del año, virtualmente termina el calendario docente y toca puertas el añorado descanso familiar.