20170308043343-gasbyestudio.jpg

 

 

Por Graciela Guerrero Garay       Fotos: Archivos de la Autora

No pasa horas enteras con sus amigos en la jardinera del edificio ni delante de sus juegos preferidos en la computadora. Aprobó con excelentes notas su grado doce y ahora las pruebas de ingreso, los repasos y el sueño de ser médico le cambian las rutinas. Gasby no es el único joven tunero que se ve por estos días con guías de estudios en las manos. Mayo no está tan lejos como parece para el momento decisivo y el rigor de los exámenes.

La noticia del plan de plazas para ingresar a la Educación Superior vuelve a poner fichas emocionales y exigencias al diario familiar. Una información de Juventud Rebelde señala que el MES oferta para el curso 2017- 2018 un total de 83 mil 840, de las cuales 36 mil 705 son para el curso regular diurno, 40 mil 900 para el por encuentro y 6 mil 235 en la modalidad a distancia.

Gasby quiere estar en la lista de las 15 mil 601 que ofrecen las Ciencias Médicas y se prepara fuerte. “Me gusta la Medicina y tengo que estudiar, porque la Legal, ser médico forense, me apasiona más”. Manolo, me cuenta una vecina, era aferrado al fútbol todos los días. Mi hermana está sorprendida del cambio. Ya no hay que mandarlo a estudiar”.  Quiere ser Ingeniero Industrial y tiene experiencias cercanas de que para lograr la meta hay que ejercitar la mente y apretar el lápiz.

Es una etapa intensa donde el sacrificio y los conocimientos son los que darán la matrícula en las 5 mil 526 plazas que vendrán para las ciencias técnicas, las mil 677 de las carreras sociales y humanísticas, mil 614 en las económicas y otras mil 213 en las naturales y matemáticas.  

Aunque los requisitos se mantienen como el año anterior para las tres modalidades, en la enseñanza diurna –  la que aspiran en mayoría los egresados de los preuniversitarios – es obligatorio aprobar las pruebas de ingreso con un mínimo de 60 puntos en Matemática, Historia de Cuba y Español. En el Curso por Encuentro no hay exámenes de ingreso, pero deben vencer los contenidos de las tres asignaturas en el primer año de la carrera.

Para Gasby y cientos de jóvenes tuneros las rutinas cotidianas cambian de color y forma. Ya no se dibujan en los ojos los juegos en red ni las series de Doble Tentación. Hembras y varones van hacia el futuro, y la única manera de tocarlo con el alma y la alegría es estar bien preparados para triunfar en mayo, mes en el comienzan las convocatorias ordinarias a partir del dos, con Matemática, el cinco, Español, y el nueve, Historia de Cuba. En la primera hay que vencer para tener, como dice la mamá del inquieto Gasby, vacaciones, vacaciones y vacaciones. 

(Con información de Juventud Rebelde)