20170225181933-3daa548df3a7c35dfeb00ecdaf2cb7fc-xl.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay        Foto: Archivo 26Digital

Inés María Chapman, presidenta del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, indicó que el 59 por ciento del país tuvo déficits en los acumulados de precipitaciones y lamentó que la isla está siendo azotada por una sequía muy fuerte, durante el balance del Ministerio de la Agricultura (MINAGRI) en el año 2016.

En la reunión, efectuada en La Habana, los principales directivos del sector aseguraron que “el sistema de la agricultura cubana, a pesar de las restricciones financieras que enfrenta el país y la descapitalización sufrida por el Período Especial, está en mejores condiciones para lograr un desarrollo sostenible”.

Sin embargo, la sequía estuvo entre los retos enfrentados el pasado año y ocupan el interés de las acciones de los programas de mejoramiento y conservación de suelos y el enfrentamiento a la objetiva escasez  de lluvias, que afecta con mayor énfasis a los territorios de Villa Clara, Cienfuegos, Sancti Spíritus, Ciego de Ávila, Camagüey, Guantánamo y Las Tunas, como indicó Inés María Chapman.

En tal sentido la titular de Recursos Hidráulicos explicó que para un uso racional y productivo del agua es necesario que en los campos se aplique el método de regado por goteo, el cual contrario al que utiliza la gravedad, permite utilizar óptimamente ese recurso, además de disminuir los gastos energéticos y de combustible, posibilitando mayores ingresos e incrementos de la producción de alimentos.  

Por su parte, Gustavo Rodríguez Rollero, Ministro de la Agricultura, señaló en la reunión que “es imprescindible que en este sector se garantice una mayor eficiencia y calidad en la producción”, así como lograr un aumento en las exportaciones y ofrecer mayor atención a las cooperativas agropecuarias, pues son la base de la agricultura cubana.

A pesar de que el Estado, el Gobierno y el MINAGRI  aprobaron medidas para propiciar mejores condiciones para su desempeño, se disolvieron 90 de estas cooperativas durante el 2016, agregó Rodríguez Rollero, quien enfatizó también de que es preciso aumentar el rendimiento, no con la mentalidad de extender más cultivos, sino en obtener el máximo de los que tenemos.

Tras profundos debates, donde las dificultades marcaron pautas y las positivas experiencias dejaron el sabor de que se puede, la agricultura cubana obtuvo resultados positivos en medio de complejidades marcadas por los fenómenos climatológicos y las finanzas nacionales e internacionales, por lo que el llamado de urgencia puede definirse en el saneamiento financiero del sistema empresarial del sector, lograr mayor eficiencia en el proceso inversionista y en el de asimilación de la inversión extranjera, como señaló Santiago Pérez, Jefe del Departamento de Agricultura del Comité Central.

Las Tunas, aún con muchas insatisfacciones del MINAGRI y la población, muestra avances y existen un total de 31 polos productivos que abarcan los ocho municipios de este territorio oriental, sobre los cuales se estima den sus primeros resultados en el segundo semestre de este año y las producciones, en consecuencia, se reviertan en mayor abastecimiento a los mercados y más alimentos para el pueblo. Se camina, por suerte, a pesar de los demonios de la sequía.

                               (Con información de Granma y Cubadebate)