20161130141335-01-fuerte-la-loma-lastunas.jpg

 

 

Por Graciela Guerrero Garay     Fotos: Radio Rebelde y WEB


Antonio, un español que visita la provincia con su familia, quedó atrapado con los encantos naturales del norteño municipio de Puerto Padre, donde el Fuerte de La Loma le despertó un interés especial por su conservación y encontrar, a la vez, un pedazo de sus ancestros por estas tierras de Las Tunas.

No es para menos la emoción que lo embarga y cuenta en apurado paso por el malecón de la también conocida Villa de los Molinos, la cual tiene el honor de conservar como reliquia histórica a esta vetusta construcción, primer Monumento Nacional de este territorio. El importante hecho aconteció el 4 de noviembre de 1981, hace hoy 35 años y días.

Montada sobre un pequeño cerro a 34 metros sobre el nivel del mar, la fortaleza militar data de la época de la colonia y la ejecutaron en la segunda mitad del siglo XIX los españoles, con el fin de observar la bahía de Puerto Padre y los cultivos del valle de Parada, un amplio llano hacia la zona sur de la elevación.

Por su tipología, este Monumento es único en Cuba y destaca por construirse con la técnica del mampuesto y elementos propios de la localidad como la piedra caliza, cocó, cal y arena. En su historia, y a pesar de ser considerada una fortaleza inexpugnable, fue tomada varias veces por los patriotas cubanos.

En sus gloriosas y victoriosas hazañas a favor de las luchas por la independencia constan el asalto, en febrero de 1877, de las tropas del Mayor General Vicente García, así como la acción mambisa del 21 de mayo de 1898, la cual permitió declarar a Puerto Padre como el primer puerto libre del país durante la colonia. 

No es de extrañar que Antonio y su familia al recorrer, en pleno siglo XXI, el Fuerte de la Loma queden atrapados por el vigor que encierran las paredes y la majestuosidad del conjunto arquitectónico, el cual le hace merecedor de estar incluido entre las siete maravillas de la ingeniería civil en Las Tunas, donde la Villa Azul de los Molinos será siempre un lugar de histórica belleza y espiritualidad, tanto para su gente como la de otras latitudes. Es imposible ignorarlo en nuestra geografía.