20161126021037-f0004751.jpg

Por Graciela Guerrero Garay       Foto: Granma

 El proyecto de Ley de Aguas  Terrestres, que busca ordenar la gestión integral y sostenible de este recurso, lo debatieron diputados de las provincias de La Habana, Mayabeque, el municipio especial  Isla de  la Juventud y los electos  en otras regiones del país residentes en la capital, destaca una información de Granma.

Este proceso se realizó en otros territorios cubanos y tiene como objetivo enriquecer el cuerpo legal con la rectificación, esclarecimiento y nuevos aportes para su mejoramiento.  En el análisis acontecido en la capital de Cuba estuvo Esteban Lazo Hernández, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) y miembro del Buró Político.

 El carácter general de la Ley trazará grandes directrices para el control del recurso de las aguas terrestres – indica Granma-, luego de agregar que la norma se corresponde con los principios de la Política Nacional del Agua, además que permitirá organizar y perfeccionar lo legislado hasta hoy sobre el tema, en consonancia con los Lineamientos de la Política Económica y Social.

En ese sentido el legajo jurídico aborda lo referido a la responsabilidad de los órganos y organismos del Estado con este recurso, al patrimonio hidráulico y su utilización, la protección de las aguas terrestres, su régimen económico, la reutilización y el reciclaje, la prevención y respuesta a las inundaciones y sequías y la adaptación al cambio climático, dice la noticia.

La importancia de dar una correcta divulgación a la Ley se destacó en el debate, así como que se comprenda el valor de este recurso y de su  uso racional, en tiempos en los que la sequía está presente en muchas zonas del país. Las Tunas, por ejemplo, padece de una intensa escasez  de agua  y está registrada como la provincia más seca de Cuba, con un nivel de precipitaciones de mil 038 milímetros anualmente, a lo que se suma que los embalses se encuentran al  21 por ciento de su capacidad y varios ya colapsaron.