20150207014603-muebles-ludema.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay

El sello de calidad y la garantía de la fabricación de muebles en este territorio no se encuentran, exactamente, en las listas de marketing de LUDEMA o de una Expo-Feria para mostrar el potencial productivo de las industrias cubanas. Los clientes, principalmente los tuneros, dan las palmas al surtido que sale de los talleres de la Unidad Empresarial de Base enclavada en la zona industrial en el oeste de esta capital, Balcón del Oriente de Cuba.

La aceptación es evidente en las tiendas Recaudadoras de Divisas (TRD) donde, incluso sin llevar el producto, las personas reconocen en voz alta la funcionabilidad de los diseños, la buena terminación y la variedad de piezas sea en conjuntos específicos o individuales, positivo efecto que tiene igual el mobiliario destinado a las instalaciones del Turismo y el mercado industrial.

Esta fábrica de muebles (LUDEMA), como la identifica popularmente la población local, por años fortalece su prestigio entre los clientes y asume en el presente año un plan de producción y ventas superior a los 13 millones 800 mil pesos, al tiempo que cuenta con un mejor aseguramiento para ejecutarlo y seguir entre las industrias líderes de la Isla y la provincia.

Con talleres en Bayamo, Manzanillo y los radicados en esta capital – con dos destinados a trabajar el metal-, la industria igual hace cunas y elabora con recortería y materias primas vírgenes juegos de sala, comedor, camas, mesas de noche y para computadoras, con muy alta demanda aún cuando los precios son partes blandas para los consumidores por el nivel adquisitivo actual, donde las solvencias económicas domésticas, a pesar de los incrementos salariales, están todavía por debajo del alcance real de las ofertas y las necesidades.

El actual 2015 es otro año de retos y mucho laboreo para este colectivo tunero, empeñado en elevar su productividad y eficiencia en el uso de los recursos, como los portadores energéticos, las materias primas y los presupuestos en aras de mejorar la infraestructura y las condiciones de los talleres, donde se hace la magia del talento y la creatividad y se defiende ese bien merecido aplauso que tiene LUDEMA en Las Tunas y el país.