20150128062627-homenaje-a-marti1.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay      Fotos: De la Autora

Enero trae un brillo mucho más especial que el estreno del año. Quizás, sin que no todos lo noten a fuerza de vivirlo cada día, esta semana en Las Tunas –léase Cuba en sus cuatro puntos cardinales – anda con las locuras de las muñecas negras, las bebé traviesas, el leopardo, los versos sencillos y los amigos.

Hasta Pilar estrena sus zapaticos de rosa. El almanaque va de prisa hacia el 28, fecha en que nació en 1853, en La Habana, el más universal de los cubanos, y la Organización de Pioneros José Martí, que muy bien honra su nombre,  junto a los instructores de arte en las escuelas, busca y encuentra nuevas motivaciones para recordar su presencia.

Este miércoles, por ejemplo, habrá un gran festival de las manifestaciones artísticas en el centro escolar Tony Alomá Serrano, de esta capital, donde las niñas y niños de la enseñanza primaria mostrarán sus habilidades, aprendidas bajo el precepto martiano “saber leer es saber andar. Saber escribir es saber ascender”, sin que por alguna parte exista un cartel con el anuncio de la frase. Es la esencia cotidiana de las clases, el amor al desempeño y el aprendizaje, las puertas abiertas a la comunidad y al arte…

Estuve en los ensayos, como muchos padres más. Horas dedicadas a la danza y el teatro, los “platos fuertes” con los cuales competirá la “Tony”. Pero, por todo el municipio, sucedía igual, tal como cada día la vida misma del territorio y del país con las mejoras sociales, la voluntad de borrar la ineficiencia, cambiar y rectificar, nos aviva aquello de que “es preferible el bien de muchos a la opulencia de pocos”.

Justo lo que la Sociedad Cultural José Martí autopropone como el mayor desafío para el 2015: difundir su ideario a través de las diferentes manifestaciones artísticas y enseñar, con las instituciones adscriptas al Ministerio de Cultura, el conocimiento de la vida y obra del prócer, especialmente entre los más pequeños y jóvenes. 

Este gran festival de los pioneros en Las Tunas es una muestra loable de que el Apóstol igual fue de previsor y pedagogo cuando escribió “en los pueblos libres el derecho ha de ser claro. En los pueblos dueños de sí mismos, el derecho ha de ser popular”. Y tuneros y tuneras, como quienes habitan esta martiana Isla de Cuba, le dan vida en sus andares aunque, como ya dije, no exista un cartel que anuncie la promesa o acuñe por terminado un compromiso.

Sencillamente fluye, de manera natural, implícita, en cada minuto de la cotidianidad y en esta enorme pasión infantil que nos legó cuando dijo “¡con el amor renace la esperanza!”.

El 28 de Enero, el día de su nacimiento, por las calles desfilaremos por él porque aprendimos la sabia de su alerta: “El primer deber de un hombre de estos días, es ser un hombre de su tiempo”.