20141222010725-montajeopinion.jpg

 

Texto y Fotos Graciela Guerrero Garay

Los Técnicos en Reparación e Instalación Telefónica Antonio Enrique de la Paz Socarrás y Manuel de la Rosa Silva no pudieron esconder la emoción de sus ojos cuando dijeron a 26 que al mediodía de este miércoles, un 17 de diciembre para siempre histórico, no “cabía ni un trabajador más de ETECSA en el Salón, donde está el televisor y generalmente pasamos ese intermedio de descanso”.

“Es un hecho histórico, único, la llegada de Antonio, Ramón y Gerardo y el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con los Estados Unidos”, agrega Antonio, mientras Manuel cuenta que su esposa lo llamó por teléfono para comunicarle la comparecencia de Raúl y así, de una manera u otra, “quienes estábamos trabajando lo supimos y fue “connotable esta noticia dentro del país y el mundo entero. Histórico y sorprendente”.  Para Antonio, “no hay como calificar lo sucedido. Es fantástico. Otra batalla ganada, enorme como la de Elián”.

En la Óptica Buena Vista, la Licenciada en Optometría y Óptica Yordanka López Quesada siente que “es algo grande en la vida. Lo esperábamos porque nuestro Comandante lo dijo y aquí están”. A su lado, las compañeras de trabajo tampoco renunciaron a decir “saltamos de alegría, gritamos, aplaudimos…hoy trabajamos mejor que ayer, contentas, erizadas. En Cuba hay corazón y nada más”, puntualizó Yordanka y el gesto de todas no dejó lugar a dudas.

Viviana Menéndez Sánchez, recepcionista del Departamento de Ultrasonido del policlínico Gustavo Aldereguía, confesó: “fue una emoción muy grande y hasta lloré. Todos los cubanos sentimos igual y me acordé mucho del Comandante y me alegré, de corazón, de que viera este triunfo y el regreso de sus hijos a la Patria. Es lindo, lo mejor que ha pasado. Maravilloso”.

“Hoy se ha vivido un día diferente. Sabíamos que los CINCO regresarían, pero nunca creí fuera tan rápido. Jamás he olvidado las palabras de Fidel en el 2001, dándonos la confianza de que volverían. El pueblo manifestó sus emociones, con lágrimas de felicidad. Para los educadores es un enorme regalo en esta jornada de homenaje que estén Gerardo, Antonio y Ramón también aquí y el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos.  Nos queda la batalla del bloqueo que tanto daño nos hace y por eso hay que trabajar duro, pero este día es de mucho júbilo, inolvidable”, declaró Daymé Suárez Linton, jefa del Departamento de la Educación Preuniversitaria del MINED en este municipio.

Estrella Ramírez Reyes no quiere tampoco guardar sus sentimientos entre las paredes de la casa. Su voz denota cuánto significa este momento y repite una y otra vez “yo oré mucho por eso, pensando en el dolor de esas madres y esas familias. Hace dos años y medio que no veo a mi hijo y hoy sentí como si hubiera sido él. Es la mayor felicidad que hemos recibido para este fin de año. Me alegro mucho por ellos, su familia, Fidel y Cuba entera. Les doy Gracias al Comandante, a Raúl, a Obama y todos los que hicieron suya esta justa causa nuestra”.

Enorme este 17 de diciembre en toda la provincia. Llamadas telefónicas de amigos, lectores, personas que nos cruzaron por las calles, mi vecina Marisel Rodríguez, los niños en las escuelas, los vespertinos de la tarde de estudiantes y trabajadores, expresando esa patriótica euforia. Cuba en cada tunero y viceversa, porque amamos lo que somos y nos viene al alma la pena y la gloria de los otros y no engañamos cuando decimos Patria es Humanidad.