20141002204836-pionerosescuela1.jpg

 

Texto y Fotos Graciela Guerrero Garay

Cuatro días después en estas tierras del Balcón Oriental de Cuba anda en los ojos pioneriles el brillo que distinguió el lunes último, cuando de manera consciente, democrática y segura levantaron sus manos curiosas para proponer a sus compañeros –líderes, en el proceso eleccionario constitutivo en las escuelas de la educación primaria, secundaria básica y especial de las estructuras de base que guiarán el trabajo de la organización infantil en el actual año docente.

El liderazgo se nota en acciones perceptibles en los más pequeños como exigir la disciplina interna de las aulas, apoyar a la maestra en repartir los materiales de estudios, distribuir tareas cotidianas como la limpieza y orden de las áreas, activar el movimiento de alumnos monitores y asumir otros roles que interactúan a favor de la formación de la personalidad y el carácter, necesarios abonos para la vida futura.

Los matutinos, habitualmente realizados por los pioneros bajo la conducción de los maestros y especialistas, devienen canales para encontrar habilidades y demoler puntos negativos del miedo escénico o la inseguridad, al tiempo que trillan responsabilidades y convierten estos encuentros mañaneros en difusores del talento infantil y puentes comunicativos entre la familia y los factores de la escuela.

Esos ecos visibles del proceso eleccionario de la Organización de Pioneros José Martí (OPJM) tienen relevancia particular, si partimos de que la educación cubana perfila y trata de acercarse más a la excelencia, no solo desde la arista instructiva sino en la formación de ciudadanos con virtudes y valores que sean legítimos protagonistas de una sociedad y mundo mejores, una meta permanente en la Isla bajo la convocatoria de con todos y para el bien de todos.

A pesar de que amaneció nublado y simulaba no abriría el caliente sol de Cuba, el jueves estrenó la mañana con ese brillo innato en los ojos de los más noveles habitantes de estas tierras orientales y al subir el día, cuando la estrella dorada respira fuego, los pioneros tuneros ejercen sus roles de liderazgo en sus planteles, donde las elecciones pioneriles corroboran la madurez del otorgamiento de los votos y auguran que niñas y niños de Las Tunas están mejor preparados para el requerimiento de los tiempos que viven y disfrutan.