20140928214604-salweb1.jpg

 

Texto y Foto Graciela Guerrero Garay

Leandro Feria no entiende – ni nadie en su sano juicio- que la sal que se comercializa liberada tenga tan mala calidad. De aspecto húmedo, gruesa y con partículas negras que le dan una imagen antihigiénica se cobra a $ 5.00 pesos el kilógramo, tal como cuando la venden fina, limpia y blanquita. ¿Los abastecedores  no tienen conocimiento de esta falta de respeto al pueblo? ¿Nadie controla esto?, pregunta Feria y otros muchos al salir del mercado La Unión.