20140531000238-bebidas-cana-de-azucar.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay   Foto: Tomada de Tiempo21.cu

Le gusta tomar y aunque hace años vive en el lejano Tenerife, España, ama su tierra y sigue buscando sus rones y vinos, como disfruta del campo donde nació y de las aguas del río de la finca del abuelo. Esta vez quedó impresionado por la calidad del ron que encontró en el mercado de Las Tunas y, más, al saber que están acuñadas en lo que recuerda como “la pequeña fabriquita de Bartle”.

La apreciación nada tiene que ver con sus posibles fisuras como catador y, menos, con esa adicción crónica que lleva a muchos a tomar cualquier tipo de alcohol con tal de satisfacer el vicio. Estas bebidas tuneras tienen un sello de calidad, reconocido nacional e internacionalmente y Omar, un experimentado barman dentro y fuera de la Isla, lo avaló al degustar el primer sorbo de una botella de Decano.

Más de 30 renglones se producen en la industria de Las Tunas, apuntalada con el reordenamiento del  sistema empresarial en Cuba  y perteneciente a la Empresa de bebidas y refrescos de la provincia de Camagüey. Renombrada hoy como Área técnico productiva Bartle, elabora también 9 tipos de ron Arecha y  el añejo reserva está valorado como uno de los mejores del país.

El comercio de bebidas, vinos y licores en la Isla desde siempre ha tenido marcas muy reconocidas en el contexto nacional y foráneo, además de una alta demanda dentro de los predios locales, el turismo y la exportación y para los habitantes del poblado rural de Bartle significa, en particular, un patrimonio propio, una tradición cultural y una fuente de ingreso económico, tanto para el territorio como para la nación.

Etiquetas que anuncian al Paisano, Bartolomé de la Isla, Cucalambé y Decano como rones refinos, entre otros, así como los gustados vinos Maniabo, de anoncillo y pasa (embotellados) y el de clavo de canela (a granel), enorgullecen al colectivo, merecedor nueve veces de la condición de Vanguardia Nacional de la Industria Alimentaria y avalado por la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) como centro de Proeza Laboral.