20140312002239-barritosespinillas.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay     Foto: Lloansy Díaz Guerrero

La belleza es algo más que un rostro bonito, pero no hay dudas de que unas facciones agradables y una piel sana surten un efecto muy positivo para esa primera vez que encontramos a alguien, sin quitarle valor a que nos pueden abrir las puertas frente a un empleo competitivo y  una gerencia importante, al tiempo que nos facilitan ganar admiradores en cualquier lugar si le sumamos el buen gusto al vestir, una educación correcta y un carácter afable y solidario.

Si tienes todo esto eres ya una persona con muchas posibilidades de éxito social. Sin embargo, en determinados momentos, esta imagen cautivadora puede desdibujarse por culpa de los molestos y feos barros o pápulas que salen en la cara. No más asoman esos inflamados puntos, dolientes por demás, y comienza la tragedia. Tu vida, al mirarte al espejo, es una angustia desde el amanecer.

Hoy te propongo la utilización de la llamada Medicina Verde para que sigas saludablemente bella. Son remedios en los que únicamente tienes que invertir tiempo y añadirle una pizca de confianza y pensamientos positivos.  Empecemos por el perejil. Esta planta limpia los poros de grasa y los desinfecta. Prepárate una infusión de la hierba tierna y aplícate compresas bien mojadas durante un cuarto de hora.

El tomillo tiene propiedades antisépticas y es utilísimo para impedir que se infecten las espinillas o sanar las partes infectadas. Te haces una infusión bien cargada con sus flores y te lavas la cara donde tengas los barros. ¿Las veces? Cuanto más lo hagas, más pronto te curarás.

La cebolla es otra amiga en estos asuntos de que hablamos. Mójate donde tengas los granos con el  líquido de una cebolla fresca machacada. Es un excelente desinfectante para la piel.

Seguro que una que otra vez tienes una col en casa para hacerte una ensalada, pues tómate unas hojas y machácalas y póntelas en forma de emplasto sobre la zona afectada. Deben estar frescas. Este vegetal es un magnífico reconstituyente si los mezclas con un poquito de aceite de oliva. De esta manera es un remedio eficaz en caso de quemaduras y ampollas. Y si alguna verruga te está causando complejos por su visibilidad, aplica el jugo de la col sobre la misma y ya verás.

El Ciprés es un árbol con propiedades astringentes que se recomienda para el tratamiento externo del acné. Elimina los puntos negros y esos granos que te salen así de repente y provocados, las más de las veces, por el estrés o respuestas del sistema inmunológico a cualquier infección que ande por tu cuerpo. La preparación es sencilla:

  • Tres cucharadas de ramitas secas trituradas
  • Un litro de agua
  • Hervir durante 10 minutos

Este líquido lo refrescas y te pones las compensas sobre el rostro.

El Arándano es antiinflamatorio y te ayudará a  desinflamar los granos, al tiempo que facilitan su cicatrización. Se hace de esta manera:

  • Tres cucharadas de frutos secos por litro de agua
  • Hervir durante 15 minutos

Límpiate el cutis o la parte dañada dos veces al día, por la mañana y por la noche. Tu piel mejorará y notarás la diferencia al mirarte al espejo.