20140306151601-fmc5.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay     Fotos: Chela

Desde Maisí hasta la Punta de San Antonio las cubanas preparan, ante la cercanía del 8 de Marzo, los aseguramientos mínimos necesarios para festejar el Día Internacional de la Mujer, ahora bajo las emociones y retos que presupone la celebración del IX Congreso de la FMC, la organización rectora del trabajo femenino en Cuba.

En los Bloques y Delegaciones, con el apoyo de los Grupos Comunitarios y el Delegado del Consejo Popular, las tuneras, por ejemplo, se apoyan en las potencialidades culturales que existen en la vecindad entre niños, niñas, adolescentes y jóvenes para montar los espectáculos artísticos, al tiempo que se convocan a las miembros, desde las quinceañeras hasta las abuelas, para mostrar sus oficios domésticos y exponerlos en los actos.

Poemas, poesías, remembranzas sobre la vida de Vilma Espín, líder revolucionaria y fundadora de la Federación de Mujeres Cubanas, exposiciones, conversatorios y tradiciones, históricas y culinarias, resaltarán la celebración de la fecha mundial femenina en este territorio y el país, donde el sexo femenino marca las estadísticas como la población predominante, al totalizar cinco millones 596 mil 500 contra los cinco millones 570 mil 825 de varones existentes, según datos del Censo del 2012.

Por las escuelas y centros de trabajo no es menor el entusiasmo por reconocer la ingente labor intelectual y social de las cubanas, quienes superan más del 65 por ciento de la fuerza técnica y profesional de la Isla y desde 1959 con el triunfo de la Revolución, de manera gradual y progresiva, ganan espacios cada vez más destacados en la sociedad.

Las rosas, la música y la alegría andarán de manos, junto con la natural elegancia de la mujer en la Mayor de las Antillas, el próximo 8 de Marzo, donde la jornada también marcará la solidaridad con todas las congéneres del mundo y devendrá compromiso colectivo en ese largo, pero hermoso camino, de crear vida y hacer más por el género y sus espacios vitales, empezando por el eje central, la familia.