20140130012658-armando-hart-enrega-el-premio-a-lacha-1-.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay     Fotos: Cortesía de Joel Lachataignerais Popa

Quizás debí titular este trabajo con un lid capsular: Recibe periodista tunero el Premio Periódico Patria. Y, en consecuencia, elaborar una información con los datos recibidos.  Pero… ¿Cómo desnudar, entonces, ese hipo extraordinario de emociones que agitaron el corazón del colega y amigo Joel Lachataignerais Popa, sin violar las normas del género periodístico?

Empero, esa es la noticia: Lacha- como le llamamos a este decano de la Radio en Las Tunas y Presidente de la Sociedad Cultural José Martí aquí – recibió recientemente tal honor de manos del Doctor Armando Hart Dávalos, en la Reunión Nacional del Comité de esa organización en Cuba, con la presencia, además, de otras relevantes personalidades como Abel Prieto y el Viceministro de Cultura Fernando Rojas.

No le pregunté si lo esperaba o no. Sencillamente, lo merecía. Es – como me confesó- “un reconocimiento a la obra de toda mi vida y lo coloco al lado de la Medalla 50 Años de la UPEC”. Por ello, se le hizo un nudo allá donde las cosas son lo más importante del mundo, bien lejos de la jactancia y la vanidad. En ese lugar hermoso que lleva el hombre para salvarse de la arrogancia y las falsas glorias.

Lacha está feliz y lleno de recuerdos. Fue, justamente Armando Hart (¿tal vez casualidad?) quien lo buscó, en el lejano 25 de enero de 1973, para preguntarle de dónde había tomado las ideas que resumía en su conferencia. En aquel momento mi colega era el Secretario Ideológico del Comité de la UJC, del Puesto de Mando de la Dirección de Oriente, ubicado en la Loma de El Yarey, en Jiguaní, de la actual provincia Granma.

Se conmemoraba el 120 aniversario del natalicio de José Martí y tuvo la idea de exponer, en voz alta, sus apreciaciones sobre el Autor Intelectual del Asalto al Moncada y el más universal de los cubanos. En medio de sus palabras, le colocan una nota en la mesa anunciando el reclamo de Hart.

Al concluir regresé a la oficina- cuenta Lacha- y ya estaba esperándome. Su pregunta me desconcertó: ¿De dónde sacaste todo lo que dijiste en tu conferencia? Luego agregó: ¿Eso está escrito? Tímidamente, se lo di.

Las memorias de más de 40 años le aprietan el pecho, mientras el mismo Hart le entrega el Premio. Sus sugerencias y aprobación de entonces les llegan como un golpe de lluvia. “…Eso que dices no está mal. Está bien, muy bien que lo digas, pero son conjeturas que debes confirmar. Te exhorto a seguir estudiando, pero también a tener mucho cuidado con lo que investigas y cuando vayas a decirlo, recuerda siempre verificar y dar a conocer de donde extraes tus ideas, que pueden ser muy tuyas, pero siempre tienen un referente…”

Desde entonces, la pasión martiana de Lacha se llenó de luz, pero comenzó mucho antes, cuando siendo un escolar de unos 10 años andaba por los murales del aula y la escuela seleccionando y copiando fragmentos del Maestro para difundir su obra.

Ahora este pergamino que reproduce la primera plana del ejemplar del Periódico Patria del 23 de Mayo de 1895, junto a la réplica del Monumento a José Martí, levantado en el Bosque de las Banderas, en el malecón de La Habana son para él una suerte de amores confesos entre sus ideas, su constante investigación, los esfuerzos y los retos.

El Premio no es el clímax  de sus sueños ni el compromiso de trabajar aún más desde la Presidencia de la Sociedad Cultural José Martí en Las Tunas.  Es, de cualquier modo, un reencuentro vital con el hombre que tiene  “más que el leopardo/ porque tengo un buen amigo”/.