20140113213457-covarrubias1.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay   Fotos: Lloansy Díaz

Resulta muy difícil que a partir de este año pueda ignorarse a Las Tunas como un fuerte potencial entre los paquetes turísticos con atractivos mayúsculos para quienes, en cualquier punto del planeta, busquen playas con finas arenas y un entorno natural idóneo para reducir el estrés y recibir un servicio integral de primera calidad.

La opción se concentra en el litoral norte de la provincia, donde ya el distinguido Hotel Brisas Covarrubias confirma sus credenciales de preferencia y crecerá con unas 245 habitaciones más, lo cual permitirá aumentar su capacidad de alojamiento y aprovechar las fortalezas de la zona, caracterizada por una belleza peculiar y un ambiente puramente ecológico.

A estos factores se suma la concepción arquitectónica de la instalación, la exquisitez del servicio y la variedad de ofertas y competencia de su empleomanía, aún cuando está alejada del centro urbano de la ciudad de Puerto Padre, la también famosa Villa Azul, y a más de cien kilómetros de la capital de la provincia.

La primigenia del turismo internacional en Las Tunas fue beneficiada igualmente con la remodelación de 43 habitaciones (Bungalow), las cuales por encontrarse en la primera línea de playa son las más solicitadas por los clientes, entre los que marcan los procedentes de Canadá y Alemania, y en el ámbito nacional los residentes en Camagüey, Holguín y el territorio.

Bares, mesa buffet, snack-bar, club house, paseos en botes, discoteca, base náutica, piscina, juegos , tienda, catamaranes, bicicletas acuáticas, show nocturno y otras distracciones para gustos y edades, en medio de una armonía estética que anima y sana por sí misma,  llevan a volver una y otra vez a Brisas Covarrubias, con muy alta demanda para fines del año 2013 y posibilidades y perspectivas reales de  estar entre las tentaciones del turismo en la Isla y del oriente cubano, en particular.