20131211160033-trabajo-por-cuenta-propia.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay

Los discapacitados físicos y motores, integrados en Cuba en la ACLIFIM, encontraron alternativas de empleo mediante el Trabajo por Cuenta Propia, una modalidad de inserción social y fortaleza económica a la que se han incorporado más de 436 mil 300 cubanos y cubanas.

Uno de los mayores alcances de esa Asociación en esta oriental provincia de Las Tunas en el actual año es, justamente, saber que 300 de sus miembros encontraron en el cuentapropismo una manera de ser útiles a la sociedad y así mismos, a la vez que pueden mostrar sus habilidades y conocimientos en las artes manuales,  fundamentalmente en la artesanía.

A pesar de estos avances, todavía quedan serios problemas por resolver para facilitarles la vida en lo individual y social, como el socorrido asunto de las barreras arquitectónicas que en lugares públicos como Bancos, Comercios, Restaurantes y otros de imprescindible acceso cotidiano les dificultan sus gestiones, tema muy debatido en diferentes reuniones y eventos de la ACLIFIM aquí.

También hay consenso en que persisten demoras en la entrega de subsidios para la vivienda y en medios vitales para ellos como las sillas de rueda y triciclos manuales, aún cuando a instancias locales y del país se evidencia una mejoría sustancial en la atención y respuesta a las demandas de estas personas, las cuales disfrutan y tienen plenos derechos como todos los cubanos a los beneficios constitucionales, sin exclusión alguna..

La Asociación de Limitados Físicos y Motores (ACLIFIM) agrupa en Las Tunas a más de mil 400 integrantes, quienes cada vez con más fuerza se suman a los proyectos sociales que sintetizan a nivel territorial y nacional las nuevas alamedas del cambio que acontece en la Isla, fundamentado en los Lineamientos para la Política Económica y Social de la Revolución en pos de una nación mejor y un socialismo próspero y sustentable.