20130714085004-stories-galerias-pintada-pintada1gk-is-278.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay

Cientos de miles de muchachas y chicos a lo largo de la isla de Cuba andan hoy 12 de julio, Día Internacional de la Juventud, de visita en lugares históricos, realizan sus prácticas laborales de fin de curso- en el caso de los universitarios-, disfrutan de las playas y piscinas o, simplemente, están de vacaciones, sin otras tensiones que no sean aprovechar el descanso estival o apoyar las rutinas cotidianas de sus respectivas familias.

Este panorama de los jóvenes cubanos contrasta muy fuerte con la realidad que vive la mayoría de este segmento de la población en el mundo, marcada por las tensiones del desempleo, la guerra, la vulnerabilidad de la salud y la educación y los riesgos de no encontrar equilibrios emocionales en sociedades afectadas por las políticas de choque neoliberales que traen hambre, violencia, suicidios y enfermedades que laceran esperanzas y futuro, sentimientos propios de esta noble etapa de la existencia.

La juventud en la Mayor de las Antillas está segura e incluida en todos los proyectos priorizados del país, recibe instrucción y medicación gratis, crece en libertad total bajo el tutelaje familiar y cuenta con multifacéticas opciones que les facilitan realizarse según modos y preferencias.

A diferencia del comportamiento promedio de los jóvenes en una gran parte del mundo, los cubanos acarrean otros problemas inherentes a modos de conducta o decisiones que se vinculan a excesos de paternalismo o subvaloración de las garantías y perspectivas ofrecidas de manera institucional, tal como recientemente quedó claro en la I Sesión Ordinaria de la VIII Legislatura del Parlamento.

En ese sentido pueden señalarse indisciplinas sociales, poca sistematicidad en el estudio individual, embarazo precoz y baja combatividad en sus centros de trabajo o estudio, tendencias que sin convertirse en caos dentro del contexto del país se enfrentan de manera coherente y en las que incurre un segmento minoritario, pues la mayoría destaca por su activa participación en los frentes esenciales de la nación y son protagonistas de relevantes éxitos del proyecto socialista.

Este viernes 12 de Julio, Día Internacional de la Juventud, cientos de miles despedirán la fecha con bailables en las Bases de Campismo Popular, una oferta de verano que resulta de preferencia para las familias cubanas y donde, por las 80 instalaciones de este tipo existentes en la Isla, se diseñó un programa de homenaje por la efemérides, al estar la juventud de vacaciones y venir a tono con el empeño estatal de condicionar un ocio sano, ecológico y masivo, tal como sucede en las comunidades, barrios y locaciones culturales de la nación.