20130701003055-recogida-cafe.jpg

 

  • La llegada del verano en Cuba incrementa los riesgos de accidentes del tránsito, un tema que está en las causas de muerte en el país y, aún cuando disminuyan, la Dirección Nacional del organismo alerta sobre la prevalencia de las infracciones del Código de Seguridad Vial.
  • El viejo mito de que la cafeína desvela se confirma en una investigación australiana, publicada por la revista British Medical Journal.

Por Graciela Guerrero Garay

En la Isla disminuyeron los accidentes del tránsito en los tres meses del actual año, sin que ello signifique un salto positivo pues, todavía, como señala la Dirección Nacional de Tránsito, continúan las infracciones del Código de Seguridad Vial, el cual entró en vigor en marzo del 2011.

Mientras prevalezca la indisciplina en calles, avenidas y carreteras se incrementa el riesgo de que los fatales indicadores se disparen y, con ellos, la secuela de dolor, invalidez, pérdidas económicas y muerte de estos eventos, los cuales superaron la cifra de los 2 mil 800 en el primer trimestre del 2013 en Cuba y trajeron aparejados 184 muertos y 2 mil 017 lesionados.

Con la llegada del verano y las llamadas vacaciones masivas – dado que la mayoría de los trabajadores y el sector estudiantil y Educación recesan- crecen los peligros de ocurrencia, al incrementarse la circulación de vehículos y la visita a lugares recreativos, donde normalmente los divertimentos están asociados a bebidas alcohólicas y exaltación emocional, causas que influyen notablemente en las desobediencias viales de los conductores.

En contrapartida a la ingestión de alcohol, un estudio realizado en Australia demostró que las sustancias con alto contenido de cafeína previenen los accidentes del tránsito, pues evita que los choferes se queden dormidos en las distancias largas, fundamentalmente en horarios nocturnos, aunque esto no suple la necesidad de dormir y sugiere deben hacerse paradas temporales para descansar de la conducción.

La investigación, primera en asociar la ingestión de café, té o bebidas energéticas a la reducción de estos sucesos lamentables, patentó además que los conductores involucrados en un choque en los últimos cinco años incrementaban, en un 81 por ciento, la probabilidad de sufrir otra colisión.

En el mundo suceden 1.2 millones de muertes anuales en accidentes del tránsito y las estadísticas señalan  que en Estados Unidos, cada 15 segundos, ocurre uno, por lo cual este lado negro de la industria automotriz ocupa la atención, en cualquier lugar del planeta, de las instituciones implicadas en crear una conciencia pública de la responsabilidad ante el timón.

Cuba mantiene una campaña permanente en ese sentido, la cual incluye  reparaciones de vías, actualización de las señales y más vigilancia por las fuerzas motorizadas para persuadir y multar a quienes, todavía, violan el Código Vial y denotan que subestiman su deber social mientras conducen.