20130606173619-1ro-de-mayo-2012-7.jpg

Por Graciela Guerrero Garay

Es difícil encontrar indiferencia en un cubano ante cualquier avecilla que vuele libre por los jardines, otro de los detalles que en la Isla revitaliza por doquier el amor natural y masivo hacia las plantas, sean ornamentales, florales o maderables.

Aún cuando Cuba es muy vulnerable a los cambios climáticos por ser una ínsula, las políticas ambientalistas protegen de manera integral – e integrada por la concepción grupal de participación -, los ejemplares endémicos de la flora y la fauna, al tiempo que promueve una cultura ambientalista, fortalecida en los últimos años y con marcado énfasis en el contexto  escolar.

Estas proyecciones y esencias estarán de manera profunda, periférica, tácita o explícita en los diferentes Congresos que sesionarán en el Palacio de las Convenciones, de La Habana, como parte de la IX Convención Internacional sobre Medio Ambiente y Desarrollo, en los días comprendidos entre el 8 y el 12 de julio próximo.

Los logros obtenidos por todo el archipiélago en áreas protegidas y la salvaguarda de especies en peligro de extinción denotan los esfuerzos que se hacen, sobre todo en los conocidos Jardines Botánicos territoriales donde se contrarrestan las amenazas naturales del cambio climático y los embates desmedidos, que pudieron recibir de los depredadores en determinados momentos.

Esta institución en Las Tunas tipifica esa labor selectiva, constante y priorizada con ejemplares autóctonos,  sean nacionales, locales o de otras regiones del planeta, como es el caso de una colección de más de 150 especies oriundas de África, el área del Caribe y América Central y del Norte. O la vigilancia y siembra en viveros del manajú, un árbol endémico en riesgo de desaparecer y muy efectivo para combatir el asma, enfermedad que afecta a un millón de cubanos y en la cual esta provincia reporta la más baja tasa de mortalidad en el país.

Durante el 2012, los tuneros ganaron la categoría de Destacados en la emulación nacional en la protección del Medio Ambiente, que se celebrará el próximo 5 de Junio en todo el planeta, por los resultados contables alcanzados en temas como la gestión de las zonas costeras, el incremento de áreas boscosas y las positivas acciones de varios organismos e instituciones en el quehacer cotidiano por hacer cumplir las políticas y estrategias ambientalistas, un serio problema que hoy afecta a la tierra y demanda del hombre una respuesta global y responsable.