20130103195424-ciudad-las-tunas-5.jpg

Por Graciela Guerrero Garay

Con una cálida mañana de aires invernales y un sol que borra, suavemente, la frialdad del amanecer del tercer día del año 2013, los habitantes de este oriental terruño de Las Tunas se reincorporaron a sus labores habituales luego de un temporal descanso festivo para despedir el viejo calendario y celebrar el aniversario 54 de la Revolución,  el cual desgrana ahora sus memorias martianas sobre los pasos renovadores de un proceso indetenible y concatenado en la dialéctica de su propia historia.

De esta suerte de ser contra viento y marea, el mes de enero comenzó en Cuba con el espíritu vivo de las ideas de José Martí, autor de la excelente obra La Edad de Oro y un verdadero Maestro que supo legar, en todas las esferas del pensamiento, la acción independentista y la palabra escrita esa esencia libertadora innata de la cultura nacional y latinoamericana, inspiradora hoy  de la justa batalla de los pueblos por alcanzar la auténtica emancipación.  

Las niñas, niños, jóvenes, intelectuales, docentes, investigadores y la sociedad – como conjunto- en esta Isla rememoran su fructífera vida revolucionaria, en el aniversario 160 de su natalicio, el 28 del presente mes, fecha que motiva aquí la realización de los desfiles martianos en los 168 municipios del país trayendo a la impronta de estos tiempos cómo se materializa el concepto Patria de Martí y sus ideas políticas en el quehacer de la nación, desde el pasado al presente.

En esta ocasión también se suma al homenaje el recorrido que, desde el día primero y hasta el 27, llevan a vías de hecho los jóvenes cubanos, quienes portan una llama encendida que abarcará el periplo de las principales ciudades cubanas y partió desde el cementerio de Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba, donde reposan los restos del Apóstol, para culminar en la escalinata de la Universidad de La Habana, en la cual comenzará, entonces, la también histórica Marcha de las Antorchas, en su 60 aniversario en este 2013.