20121130175556-400-oftalmologa.jpg

Las Tunas generalizará primer estudio cubano de glaucoma neo-vascular

Por Graciela Guerrero Garay    Foto: Tomada de Tiempo21

El primer estudio de la Salud Pública en Cuba referido a identificar el glaucoma neo-vascular se generalizará en esta oriental provincia de Las Tunas, luego que la doctora camagüeyana Matilde Landín Sorí asumiera la importante investigación por las consecuencias negativas de esta patología, la cual en grados avanzados obliga a realizar una cirugía radical del globo ocular.

La experiencia se aplicará igualmente en Ciego de Ávila y proyecta lograr un registro de la enfermedad, la que todavía no se contempla dentro de las normas de ese Ministerio, especialmente en la disciplina de Oftalmología, y busca caracterizar cada caso concreto al margen de otras dolencias o padecimientos oculares, a fin de contabilizar el índice de prevalencia en el país y cómo se comporta.

Landín Sorí, nominada por este trabajo al Premio del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente en Camagüey,    en entrevista a la Agencia Cubana de Noticias (AIN) dijo que es baja la incidencia del glaucoma neo-vascular en el territorio, pero sus implicaciones individuales y a nivel social meritan la búsqueda de una información privativa para poder aplicar alternativas médicas, que eleven la calidad de vida en quienes se les diagnostica.

Este glaucoma secundario  lo provocan otras enfermedades como la diabetes mellitus y las oclusiones de la vena central de la retina o de la arteria carótida, sobre todo en personas mayores de 60 años aunque puede aparecer en edades tempranas debido a retinopatías de prematuridad, isquemias o traumatismos.

Encontrar tratamientos oportunos que eviten el desencadenamiento de esa patología es la esencia de generalizar la experiencia en estas tres provincias de la zona centro- oriental de Cuba, pues los enfermos sufren de fuertes dolores por la alta presión intraocular, la escasa visión o su pérdida total, llevando, en un grado límite, a extirpar el ojo.

Durante el año 2001 comenzó este valioso estudio y  de los 99 afectados, luego de atenderse bajo un enfoque integrador y multidisciplinario, únicamente cinco fueron sometidos a una cirugía radical antes del 2005 y, de aquí a estos días, ningún enfermo ha recurrido a ella gracias a las terapias con láser y otros métodos convencionales que permiten conservar el globo ocular, hecho de relevancia para la medicina en la Isla y los cubanos y cubanas con esa limitación oftalmológica.