20120930154423-cederistas-limpieza.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay

Esta noche todo el archipiélago tendrá sabor a ajiaco, caldosa, mesas cubanas. Olor a leña quemada y calderos humeantes.  La mayor organización de masas de la Isla festeja su nuevo cumpleaños. Es una tradición que se desprende de esa voluntariedad que le abrió brazos en aquellos primeros  tiempos de la Revolución.

En cada barrio un Comité… casa por casa, pueblo por pueblo… como dice una canción que hemos tarareado millones en toda Cuba, desde que se crearon  por el Comandante Fidel Castro los Comités de Defensa de la Revolución, los conocidos CDR, hace 52 años.

En la víspera, se celebra la unión de toda la familia “grande” para esperar el 28 de septiembre, una fecha que en más de medio siglo de victoria socialista une multitudes en ciudades y campos.

Es verdad que ya no es aquella sistematicidad de reuniones y maratones para repartir alimentos cuando la crisis de octubre, o ropa o zapatos – como cuentan sus fundadores a quienes éramos pequeños entonces -,  pero ese espíritu de convocatoria, de pertenencia y respuesta ante cualquier contingencia comunitaria está ahí, en cada cuadra.

Por estos días los trabajos voluntarios para dejar limpias y listas las barriadas en espera del homenaje se hicieron notar a lo largo del país, donde suman más de ocho millones los integrantes de esta organización, líder por años en la recogida de materias primas, donaciones de sangre y acciones de salud e higienización.

Las siglas CDR tienen además el mérito de ser el eje central de apoyo a la transformación de las comunidades, ya sea con aportes concretos o colaterales a todos los proyectos acontecidos en Cuba desde 1960 y tipifica esa vanguardia revolucionaria que, con la guardia en alto, cuida sus bienes y sus logros barrio a barrio, con la mayoría que la noche de este jueves 27 bailó y saboreó la  caldosa tunera, plato que ganó la aceptación nacional a partir de su elaboración primogénita en esta ciudad por los inmortales Kike y Marina, el matrimonio que popularizó el sabroso alimento, confeccionado a partir de carne de pollo y viandas cocidas.