20120709213235-jardinb.jpg

Por Graciela Guerrero Garay

Una colección de más de 150 especies oriundas de África, la zona del Caribe y América Central y del Norte figura entre las novedosas ofertas que pone a disposición del público el Jardín Botánico de Las Tunas, enclavado en el área turístico –recreativa de El Cornito donde se celebran las tradicionales fiestas del campesinado iberoamericano, están las ruinas de la casa de El Cucalambé, un parque de diversiones infantil y el zoológico.

Los vacacionistas locales y foráneos encontrarán este ambiente exótico y natural en la llamada nave de cactáceas y suculentas, donde también existen especies de la flora cubana en peligro de extinción, que allí se conservan con amor sostenido y devienen muestra de los esfuerzos que se realizan en Cuba por preservar la naturaleza y el medio ambiente.

Para este verano que se entrega bajo un ardiente sol y altas temperaturas, disfrutar de este atractivo entorno florístico y vegetal, enmarcado en más de 50 hectáreas de tierra, es una opción saludable y reconfortante, pues junto al deleite de miles de variedades ornamentales, medicinales, árboles frutales y maderables, crecen decenas de especies amenazadas y propias de otras regiones del mundo.

Descubrimiento y aprendizaje de los encantos y beneficios de ese mundo verde con colores propios tendrán como recompensa quienes visiten el Jardín Botánico de Las Tunas, que forma parte de la red nacional de este tipo de instalaciones y se empeña por estos meses de ocio convertir todas su áreas, parques y colecciones en un recuerdo inolvidable  para los vacionistas.