20120706140143-playa-cuba.jpg

 

 

Por Graciela Guerrero Garay     Foto: 26 Digital

Aunque todavía no se puede hablar de vacaciones masivas, fenómeno que acontece fundamentalmente en el octavo mes del año en Cuba, son muchas las familias que disfrutan ya del verano y las multintegrales  opciones que promocionan las instituciones culturales y los espacios de recreación permanentes como el campismo, las playas, los cines y teatros.

Esa tentación irresistible que significan las finas arenas y las saladas aguas de los azules balnearios naturales de todo el archipiélago, la frescura de los ríos y las piscinas que adornan las instalaciones hoteleras, el entorno urbano y las bases de Campismo están entre las preferencias de la mayoría, que aprovechan las intensas temperaturas de la etapa y la oportunidad de compartir con todos, incluidas las mascotas.

De esta forma el esperado receso escolar y laboral deviene encuentro con un esparcimiento necesario, saludable y renovador que se proyecta desde casa y para el cual, institucionalmente y de manera comunitaria y doméstica, se preparan las condiciones logísticas para que dentro de los modos individuales y colectivos puedan vencerse las dificultades objetivas existentes y potenciar las ofertas, con una visión de accesibilidad en correspondencia a la demanda.

Los libros, con su mundo de fantasías, realidades y enseñanzas imprescindibles, estarán entre las propuestas que con sentido estético y cultural, sin fronteras de edades, sugieren un disfrute sano en las bibliotecas y los proyectos comunitarios rectorados por sus especialistas, al tiempo que por toda la Isla mañana arrancará la nueva campaña a favor de la lectura, con lo que es ya una tradición estival con la Noche de los Libros.

En el Campismo Popular encontrarán más de 300 mil cubanos su manera de pasarla bien, ya sea en las remozadas cabañas de las bases populares, en tiendas de campaña o excursiones por un día, mientras carteleras deportivas, museos, Casas de Cultura, cines, teatros, parques, pistas de baile, ferias, festivales, centros gastronómicos, tertulias, galerías, exposiciones  y los Joven Club de Computación están abiertos ya y desde mañana con ofertas veraniegas de estreno para que las familias, en pleno, encuentren su lugar en la temporada  2012 que arde bajo las altas temperaturas y promete ser mejor.