20120215000144-presentaciones.jpg

Una cubanía siempre alerta 

Por Graciela Guerrero Garay     Foto: Cortesía de Lorenzo Suárez 

Nuevamente los envíos de Lorenzo Suárez hablan de amor y poesía, cosas que jamás faltan en la cotidianidad de los cubanos. Esta vez nos cuenta que celebraron el 14 de Febrero, Día de San Valentín, el defensor de los enamorados, y que el local queda estrecho ante tanto público, en las noches sabatinas a orillas del río Guamá. 

Sus palabras son elocuentes: “La malara ha sido siempre la expresión por excelencia del canto existencial de los poetas que, en los abismos del subconsciente han desafiado los postulados del protoidioma, bebido desde la leche materna y en los sueños a veces incompresibles y sorprendentes”. 

Y entre el amor y el verso, la décima y la identidad de esta Isla que se abre, paso a paso, al cambio por una sociedad mejor, estuvo otro detalle inherente al cubano, recordar a los amigos que se van del plano físico, pero quedan ahí en los corazones, con sus huellas inmortales, sus defectos y virtudes. “A la sombra de los guanos el homenaje póstumo a los poetas fallecidos recientemente, Pablo León, Inocente Iznaga, el Jilguero de Cienfuegos,  Adolfo Alfonso, figuras altas de la música y el verso improvisado en nuestro país”, dice su nota. 

Luego resalta que el amor vibró entre “las motivaciones de regocijo de tener esa noche en el Ranchón una delegación de profesores universitarios procedentes de Brasil e Italia, atraídos por las propuestas socioculturales de este Parnaso pinareño donde toda una comunidad disfruta de un regalo de trascendente valor social”. 

Y si fuera poco, digo yo, se presentó el cuaderno de malaras “Pulsando el verso”, del profesor Félix Pacheco Serradé, así como la Revista Norte, entre otros textos, procedentes del Frente de Afirmación Hispanista de México. 

Y he aquí algunas de las décimas de esa noche. 

Del Amor

Lorenzo Suárez Crespo  

Una mano que se tiende,

La sonrisa, un no te olvido,

un ¿cómo estás?, un latido

del corazón que sorprende.

Un beso en alas de un duende

disfrazado de una flor,

una caricia, el temblor

tras el adiós de un te espero.

Un te admiro o un te quiero...

Todo eso es el amor.

 

Blanca Rosa Capote

La dama del Ranchón  

El amor está en los ojos,

La mirada que sorprenda,

En la mano que se tienda

Para quebrar los enojos.

Yo lo siento en los sonrojos

Que la caricia procura,

Amor es paz y es ternura,

Es verso, libro, canción,

Amor es la comunión

Que vierte el alma más pura.

 

Cándido Arronte Margoyes  

Yo siento que la alegría

Tiene un sábado por nombre,

Tiene de mujer, de hombre

Y tiene de poesía

Tiene canto y melodía

Como de luz y de guano,

Tiene de punto cubano

De corazón y de flor

La alegría es el amor

En el Ranchón de Montano.