20100823173353-montajemujeres.jpg

 

Por Graciela Guerrero Garay   Fotomontaje Chela

Firme, clara, previsora, justa y fiel a principios, derechos y convicciones lleva en el talle y el pecho la hidalguía de esos poemas épicos que no mueren. De los que se levantan y aglutinan, de los que enseñan y pelean, de los que aman, sueñan, dan esperanzas y certezas.

Llegó así, un 23 de Agosto. Con el perfume de la Sierra, las margaritas salvajes de los llanos, las letras exactas del abecedario. Traía rostro de mujer. Mambisa, rebelde, clandestina, labriega, campesina, culta, poblana y montuna. Cubana. Tocó, llamó, convocó, reunió, mostró y despertó los rosarios dormidos en las cumbres del tiempo, la humillación y el olvido.

No traía mucho ropaje. El necesario. Tres palabras y una preposición. Tres letras, como siglas, pero fue capaz de cambiarle el iris de los ojos a la carbonera, a la sirvienta, al ama de llaves, a la descreída. Llenó un baúl de perlas y las repartió a partes iguales, por el campo y la ciudad.

Era una poesía. Sigue siendo una poesía de rima perfecta, con ritmo propio, con candencia exacta.  El amor que traía en los bolsillos, hace 50 años, alcanzó para multiplicarse y universalizarse hasta hoy. Para ganar batallas cada vez más complejas. Para sumar generaciones de generaciones. No es un amasijo de recuerdos. Es la voz nacional, local, internacional de la mujer cubana, latinoamericana.

De las que denuncian. De las que se quitaron los trajes de muñeca decorativa. De las que no aceptan que le impongan normas ni códigos aberrantes. Es el sentimiento propio de un género que conquistó su esencia  dentro y fuera de las paredes estrechas de la casa. Es el espíritu vital de las que fundaron, escribieron, hicieron y enaltecen su historia: Vilma Espín.

Es la Federación de Mujeres Cubanas (FMC). Grito, lucha, fusil, libreta, azadón, industria. Maestra,  doctora, científica, literata, soldado, ingeniera, deportista. Madre, hija, nieta. Estudiante, técnica, investigadora, trabajadora social, artista. Reto, logro, perseverancia. Victoria y renacimiento. Esfuerzo y osadía. Éxtasis de fragancias y sudores. Es todo lo que es una MUJER.