20091101183959-bloqueo56.jpg

 

  • Dos votos más en la Asamblea General de Naciones Unidas a favor de Cuba y en contra del genocida Bloqueo Económico impuesto por Estados Unidos avalan la voluntad internacional de eliminar tal injusticia contra el pueblo cubano. Sin embargo, el gobierno de la Casa Blanca muerde otra vez al mundo entero y reafirma su decisión de mantenerlo.

 

Por Graciela Guerrero Garay

 

Una vez más el carácter imperialista del gobierno de Estados Unidos es evidente ante los ojos del mundo. Junto con Israel y Palau puso su grotesca mano para votar en contra de la Resolución “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos de América contra Cuba”, presentada por la Isla y en poder de los 192 países miembros, en el fórum de la ONU en su 27 sesión este pasado día 28.

 

Respaldo total a Cuba y a los cubanos, cifra records en número de países que condenan a los Estados Unidos y apoyan las verdades contundentes del informe. Incluso, esta vez se suman dos votos más a favor nuestro que en el pasado año, al totalizar 187 puntos que dan crédito a los argumentos expuestos en el documento debatido.

 

Pero la diatriba del espanto mantiene sus garras imperiales y pone en la mesa de debate su genocida injerencia. Micronesia y las Islas Marshall se abstuvieron. Sin embargo, ya ni los propios Estados Unidos pueden evitar ni esconder su aislamiento. La condena tiene la fuerza moral de nuestra resistencia, más que política, humana pues en ella está el sudor de todos, el sacrificio diario y sobre todas estas cosas que pudiera citar, ese infinito empeño de la Revolución por garantizarnos una paz verdadera, que yo resumo de una manera muy simple: la de escuchar el cantío del gallo sin miedo a despertar, abrir la puerta y mandar a nuestros hijos solitos a la escuela.

 

 

Una estocada del ánimo quizás, pero eso falta en tantas partes del mundo actual que no sorprende esta gran solidaridad. El bloqueo es un perro macabro y cada día las naciones sueñan más con parecerse a Cuba. Yo espero que se derogue más temprano que tarde. La justicia es coja, pero siempre llega.