20091030215046-camilo92.jpg

 

Texto y Foto Graciela Guerrero Garay

Es hermoso crecer con tradiciones que te hablan de amor y te llevan a querer, entre el silencio del tiempo y el ego de la memoria, a personas que no viste nunca, que nunca estuvieron en tus calles, en tu barrio, en tu escuela..pero que formaron siempre parte de tu vida. Y eso si lo sabías, lo sabes y lo sabrás.

 

Llevar flores a Camilo Cienfuegos, ese Comandante cubano que un 28 de octubre de 1959 viajaba en una avioneta hacia La Habana, desde Camagüey, y cayó al mar, es para todos los cubanos, desde mi misma generación, que fue la que nació justamente el año de la victoria revolucionaria, ha sido parte íntegra de este día del décimo mes..

 

Ciencuenta años después de aquel momento que consternó al pueblo cubano, hoy las flores bañan esos ríos, no importa su caudal ni la ciudad, ni sus funciones acuíferas.. lo que importa es que son para Camilo..el eterno Heroe de Yaguajay, el de sonrisa amplia y sombrero alón...

El Camilo que es historia nuestra y lo amamos todos.