20090102062558-50aniversario6.jpg

Millones de cubanas y cubanos han sido trabajadores, estudiantes, soldados, o simultáneamente las tres cosas”

·                    Afirmó Raúl Castro Ruz, Presidente del Consejo de Estado y de Ministros de Cuba, en las palabras centrales del Acto Nacional por el 50 Aniversario del Triunfo de la Revolución, efectuado en la ciudad de Santiago de Cuba

·                    Niños, jóvenes y combatientes ratificaron a la Revolución su apoyo incondicional durante las distintas intervenciones que sucedieron en el histórico homenaje

·                    Los cubanos, representados en el Parque Céspedes de la Ciudad Héroe por más de tres mil santiagueros, siguieron el homenaje y las festividades por el triunfo revolucionario del Primero de Enero de 1959 a través de la trasmisión en vivo por los canales nacionales de la Radio y la Televisión

Por Graciela Guerrero Garay

LAS TUNAS, CUBA (1 de Enero) – Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, sentenció que “millones de cubanas y cubanos han sido trabajadores, estudiantes, soldados, o simultáneamente las tres cosas, cuantas veces las circunstancias lo han exigido”, en el Acto Central Nacional por el 50 Aniversario del Triunfo de la Revolución.

La histórica conmemoración por el medio siglo del triunfo de las ideas revolucionarias en la Isla, efectuada en el Parque Céspedes de Santiago de Cuba, estuvo marcada por el reconocimiento a la histórica resistencia del pueblo cubano frente a todo tipo de riesgos y amenazas, fundamentalmente la constante agresión del imperialismo yanqui y sus representantes del gobierno de Estados Unidos.

En sus palabras a los cubanos, Raúl lo graficaba con “es una victoria doblemente meritoria, porque ha sido alcanzada a pesar del odio enfermizo y vengativo del poderoso vecino”, y argumentaba citando a Fidel, líder de la Revolución y su Comandante Invicto, cuando advirtió que  “Aquí estamos porque hemos podido resistir”. Una década después, en 1999, desde ese mismo balcón, afirmó que el período especial constituía “la más extraordinaria página de gloria y firmeza patriótica y revolucionaria, (...) cuando nos quedamos absolutamente solos en medio de Occidente a 90 millas de Estados Unidos y decidimos seguir adelante”.  Así lo repetimos hoy, destacó.

El también General de Ejército y Segundo Secretario del Partido Comunista de Cuba hizo un detallado recordatorio de las luchas libradas durante el proceso revolucionario y dedicó el pensamiento a los hermanos caídos, por el ser paradigma y símbolo del esfuerzo y el sacrificio de millones de cubanos.

Igualmente resaltó lo difícil de todos los tiempos y las encrucijadas que ha tenido que vencer el pueblo para cumplir y mantener sus conquistas revolucionarias, y puntualizó: “No, no nos hagamos ilusiones. Cuando conmemoramos este medio siglo de victorias, se impone la reflexión sobre el futuro, sobre los próximos cincuenta años que serán también de permanente lucha. Observando las actuales turbulencias del mundo contemporáneo, no podemos pensar que serán más fáciles, lo digo no para asustar a nadie, es la pura realidad”.

Luego de resaltar el papel desempeñado por Fidel en la consumación de las ideas de una revolución de los humildes y para los humildes, el Presidente de Cuba enfatizó que en Santiago de Cuba nació la Revolución y, acto seguido, testificó que “aquí fue la clarinada de La Demajagua y el 26 de Julio; aquí  desembarcamos en el Granma e iniciamos el combate en montañas y llanos, que luego se extendió a toda la isla. Como dijo Fidel en La Historia me Absolverá, aquí “cada día parece que va a ser otra vez el de Yara o el de Baire”.

Matizado por documentales que recogen la épica de la Revolución en estos 50 años de triunfo socialista, manifestaciones artísticas y cantos de marcado contenido patriótico, el acto patentizó el respaldo irrevocable de niños, jóvenes, obreros y combatientes a su proceso de victoria, demostrado en las distintas intervenciones de sus representantes.

La conmemoración, que llevó al Parque Céspedes de Santiago de Cuba a más de mil santiagueros y numerosos invitados, fue seguida por millones de cubanos a través de los canales nacionales de la Radio y la Televisión, que lo trasmitieron en vivo y continuaron luego su programación especial con los espectáculos culturales que suceden a lo largo de la Isla, como parte de las festividades por los 50 años de la Revolución Cubana.